Mundo

Berlusconi exige a su esposa una disculpa por sus acusaciones

  • El primer ministro italiano asegura que Verónica Lario fue "víctima de una trampa mediática de la izquierda"

El primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, exigió ayer una disculpa pública de su despechada mujer, Verónica Lario, por "caer en una trampa mediática" que la llevó a pedir el divorcio.

"Verónica tendrá que disculparse públicamente, y no sé si eso será suficiente", dijo Berlusconi al diario Corriere della Sera. La ruptura entre el mandatario italiano, de 72 años, y la actriz retirada, de 52 años, ha convulsionado a todo el país.

Berlusconi emitió ese comentario un día después de que Lario anunciara que tenía intención de poner fin a los 30 años de convivencia con el magnate mediático y político.

A la pregunta del rotativo italiano de si la reconciliación con su mujer es aún posible, Berlusconi respondió: "No lo creo. No sé si esta vez quiero".

Todo comenzó cuando Lario reprendió a Berlusconi la semana pasada por incluir para las elecciones europeas en las listas de su partido, el conservador Pueblo de la Libertad, a varias jóvenes ex modelos y actrices.

Berlusconi tachó de "crímenes mediáticos" los reportajes difundidos por diversos periódicos que sugieren que las aspirantes a candidatas fueron elegidas más bien por su aspecto y su "cercanía" al Il Cavaliere que por sus habilidades políticas.

De las seis mujeres tildadas por Lario como "escoria desvergonzada", sin nombrarlas directamente, finalmente tres no han sido incluidas en las listas de candidatos, entre ellas una ex concursante de la versión italiana del reality show Gran Hermano.

"Son todas buenas chicas con una excelente cualificación educativa", señaló Berlusconi al Corriere della Sera.

La semana pasada Lario atacó en un e-mail enviado a las principales agencias de noticias italianas a su marido por asistir a la fiesta del 18 cumpleaños de una aspirante a chica de espectáculo, Noemi Letizia, que también ha aparecido en varias revistas y periódicos fotografiada con biquinis diminutos.

Berlusconi afirmó al Corriere della Sera que acudió a la fiesta a instancias del padre de la joven, "un viejo amigo".

El primer ministro y Lario tienen tres hijos. El político, además, tiene dos hijos de un matrimonio anterior.

"Verónica ha caído en una trampa", ha sido víctima de la "propaganda de izquierda", denunció Berlusconi, quien a pesar de ello se manifestó ofuscado. "Es la tercera vez que me juega una de estas malas pasadas en medio de una campaña electoral".

Aún así, el conflicto matrimonial no parece afectar las perspectivas del mandatario en los comicios europeos de junio, según coinciden los institutos demoscópicos, que auguran un triunfo para el Pueblo de la Libertad del primer ministro italiano.

La gresca de los Berlusconi ha dividido las opiniones en el ámbito político italiano. El democristiano Pier Ferdinando Casini y el ex fiscal y presidente del partido Italia de los Valores, Antonio di Pietro, pidieron que se respetase la decisión de Lario pero también comprensión para con la situación de Berlusconi y de los tres hijos comunes.

El jefe de la oposición, Dario Franceschini, advirtió a Berlusconi que no atribuyera todos sus problemas a un complot de los partidos de izquierda, mientras que el líder de la Liga Norte, Umberto Bossi, se solidarizó con la esposa del primer ministro. "Cuando se tiene mujer e hijos hay que velar porque estén bien".

Lario exigió en el pasado disculpas públicas de su marido. En enero de 2007, dio una entrevista al diario liberal de izquierdas La Repubblica en la que demandaba un mea culpa de su esposo por haber flirteado delante de cámaras con una modelo. El magnate le susurró al oído: "Me casaría de inmediato contigo si no estuviese casado".

La showgirl era Mara Carfagna, hoy en día ministra de Igualdad de Oportunidades del Gobierno de Berlusconi.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios