Mundo

Merkel insta a la UE a vetar en bloque la venta de armas a Riad

  • Berlín pide una "postura europea común" tras prohibir las exportaciones a Arabia Saudí y mandar un mensaje firme por el asesinato de Khashoggi

Merkel participa en un acto de la CDU en Kassel. Merkel participa en un acto de la CDU en Kassel.

Merkel participa en un acto de la CDU en Kassel. / Armando Babani / Efe

El Gobierno de Berlín pidió ayer una “postura europea común" en la cuestión de la venta de armas a Arabia Saudí a raíz del asesinato del periodista Jamal Khashoggi, un día después de que la canciller alemana, Angela Merkel, anunciase la suspensión de las exportaciones a Riad. El ministro alemán de Economía, Peter Altmaier, consideró “importante", en declaraciones a la televisión pública ZDF, que los países miembros de la UE pudieran “llegar a una posición europea" conjunta para enviar un mensaje contundente a Arabia Saudí. “Sólo si todos los ministros europeos de Exteriores están de acuerdo, entonces eso impresiona al Gobierno en Riad", opinó.

Altmaier añadió que no tendría ningún sentido ni efecto que Alemania suspendiese las ventas de armas a Arabia Saudí y que, “al mismo tiempo, otros países" del continente llenasen “ese vacío". El ministro, uno de los miembros del gabinete más cercanos a Merkel, hizo estas declaraciones un día después de que la canciller anunciase que “en este momento" no se pueden realizar “exportaciones de armas" alemanas a Riad.

El titular de Exteriores, Heiko Maas, ya había estimado que “no hay de momento una base que permita aprobar exportaciones de armas a Arabia Saudí". Merkel y Maas han condenado con total contundencia la muerte de Khashoggi en el consulado saudí en Estambul, a la espera de que se confirme si, como se ha apuntado desde diferentes fuentes, fue asesinado por un equipo saudí que viajó expresamente a la ciudad turca para matarlo y que seguía órdenes del príncipe heredero, Mohamed ben Salman. “Condenamos el hecho de la manera más enérgica. Esperamos transparencia de parte de Arabia Saudí con respecto a las circunstancias de la muerte. Los responsables tienen que ser llamados a rendir cuentas", según el comunicado conjunto.

La canciller y su ministro de Exteriores tildaron además de insuficientes las explicaciones aportadas hasta la fecha por Riad y expresaron sus condolencias a la novia del periodista, a sus parientes y a sus amigos, “cuyos temores se han visto tristemente confirmados" con el reconocimiento de Arabia Saudí de que el informador murió en el consulado.

Por otra parte, el presidente del gigante industrial germano Siemens, Joe Kaeser, anunció ayer su decisión de no participar en el foro económico saudí que abre hoy sus puertas hasta que no se esclarezca la muerte de Khashoggi, sumándose a una serie de empresarios y políticos, alemanes y occidentales que han cancelado su participación en esta cita, entre ellos el propio Maas. El foro ha visto reducida notablemente la presencia de personalidades del mundo de la política y los negocios.

Pese a la decisión de Berlín, los lazos políticos y comerciales entre Alemania y Arabia Saudí no se han suspendido totalmente, aclaró el portavoz del Ejecutivo en Berlín, Steffen Seibert, que habló de “relaciones con matices" con un “actor inmensamente importante" en Oriente Próximo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios