Mundo

Más de 20 detenidos en Hong Kong tras una nueva jornada de protestas

  • Decenas de miles de manifestantes vuelven a expresar su rechazo al Gobierno chino y exigieron reformas democráticas

La policía de Hong Kong dispara gases lacrimógenos contra los manifestantes. La policía de Hong Kong dispara gases lacrimógenos contra los manifestantes.

La policía de Hong Kong dispara gases lacrimógenos contra los manifestantes. / Efe

La Policía hongkonesa detuvo esta madrugada a más de 20 manifestantes por delitos como "reunión ilegal" y "provocar altercados" tras una noche de enfrentamientos, informó este domingo el cuerpo policial. Las detenciones se llevaron a cabo en los distritos hongkoneses de Tsim Sha Tsui, Mong Kok y Wong Tai Sin, donde algunos manifestantes acudieron por la noche, tras una nueva marcha para protestar contra el Gobierno hongkonés y pedir reformas democráticas.

De acuerdo con la prensa local, el caos y la violencia se extendieron hasta las 04:00 hora local (20:00 GMT), después de que cientos de personas bloquearan la salida de varios furgones policiales de la comisaría de Wong Tai Sin y atacasen a los agentes con extintores, cascos, paraguas y otros objetos.

En respuesta, la Policía utilizó gas lacrimógeno para dispersar a la multitud, provocando que algunos residentes de la zona se unieran a los manifestantes por la actitud de los policías, según el diario South China Morning Post.

La Policía, por su parte, alegó en un comunicado que algunos "manifestantes radicales" se desviaron de la ruta autorizada para la manifestación, causaron cortes de tráfico y se reunieron ilegalmente en frente a la mencionada comisaría para "prender fuego en varias zonas, dañar vehículos y lanzar objetos contra el edificio". Añadió que pidieron a los manifestantes que abandonaran el lugar, pero éstos se negaron, lo que provocó enfrentamientos que se saldaron con los más de 20 detenidos.

Decenas de miles de hongkoneses volvieron a expresar este sábado su rechazo al Gobierno y exigieron reformas democráticas en una marcha que recorrió algunas de las arterias comerciales de la ciudad. Los manifestantes ignoraron las advertencias de Pekín con sus protestas y este domingo planean otras dos marchas, en la isla de Hong Kong y en la bahía de Tseung Kwan O. Mientras tanto, miles de partidarios de Pekín, en su mayoría vestidos de blanco y portando banderas de China, se reunieron también este sábado para mostrar su apoyo al Gobierno local.

La protesta se produjo después de que miles de funcionarios públicos dieran un paso sin precedentes asistiendo el pasado viernes a una concentración en la que pidieron al Gobierno hongkonés que escuche a la gente.

La Justicia hongkonesa se erigió la semana pasada como protagonista de la crisis después de que la Policía acusase formalmente a 44 personas de "revuelta", un delito penado con entre cinco y diez años de prisión, aunque todos menos uno -que no compareció- quedaron en libertad bajo fianza hasta la próxima vista, prevista para el 25 de septiembre.

Asimismo, saltaron las alarmas entre las fuerzas prodemócratas después de que la guarnición del Ejército chino en la ciudad publicase un vídeo el pasado miércoles en el que se muestra a los soldados llevando a cabo entrenamientos antidisturbios y a uno de ellos gritando en cantonés, el idioma más utilizado en Hong Kong, "las consecuencias serán por vuestra cuenta y riesgo".

Las manifestaciones comenzaron a principios de junio en Hong Kong contra una controvertida propuesta de ley de extradición y han derivado hacia demandas más amplias sobre los mecanismos democráticos de la ciudad, cuya soberanía recuperó China en 1997 con el compromiso de mantener hasta 2047 las estructuras establecidas por los británicos.

A pesar de que la jefa del Gobierno local, Carrie Lam, dio por "muerto" el proyecto de extradición, los manifestantes no se dieron por satisfechos y han seguido inundando las calles de la ciudad durante los últimos ocho fines de semana.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios