Mundo

Un musulmán acaricia la Alcaldía de Londres

  • Los primeros resultados anticipan la victoria del laborista Sadiq Khan, que sería el primer alcalde musulmán de una gran ciudad europea.

El líder del Partido Laborista británico, Jermy Corbyn, dio por hecha la victoria de Sadiq Khan a la alcaldía de Londres al felicitarle a través de su cuenta de Twitter. "No puedo esperar a trabajar contigo para crear un Londres más justo para todos", tuiteó Corbyn, a la espera de conocerse el resultado oficial sobre la alcaldía de la capital británica. La cadena SkyNews ya ha dado por confirmada la victoria del candidato laborista, que se convertirá en el primer alcalde musulmán que tiene Londres, una capital con más de ocho millones de habitantes. De ser éste el resultado, Khan habrá vencido al conservador Zac Goldsmith, actual diputado en el Parlamento de Westminster por la circunscripción de Richmond Park (al suroeste de Londres).

El escrutinio definitivo se conocerá una vez concluido el recuento de la primera y segunda preferencia. Para ganar en la primera preferencia, el candidato debe obtener el 50% de respaldo, de lo contrario se considerará la lista de la segunda preferencia, en la que quedan los dos candidatos con el mayor nivel de respaldo mientras que el resto estaría eliminado. Así, será elegido alcalde el candidato que haya obtenido el mayor porcentaje de apoyo en este segunda preferencia.

En unas declaraciones este viernes, Corbyn sugirió que la campaña "difamatoria" que ha realizado el candidato conservador, Zac Goldmith, a las elecciones por la alcaldía de la capital contra Khan ha contribuido a ayudar al Laborismo en estos comicios. Corbyn se refirió al hecho de que Goldsmith -procedente de una acaudalada familia de tradición financiera y de origen judío- estableció vínculos entre el aspirante laborista, de procedencia humilde y musulmán, con los "musulmanes extremistas".

Los comicios locales y regionales se han visto eclipsados e influidos por el referéndum de pertenencia a la Unión Europea, que se celebrará el 23 de junio y que en los últimos meses ha acaparado la atención mediática. El debate ha difuminado el mensaje de los candidatos en esta cita democrática, creando cierta confusión entre el electorado, según señalaba algún votante en las puertas de los colegios electorales de la capital.

Khan, hijo de inmigrantes paquistaníes y criado en vivienda social, y Goldsmith, heredero de una dinastía financiera, representan los polos opuestos de la sociedad londinense, castigada por sueldos y condiciones laborales precarios y alquileres astronómicos. "Votaré a Khan para detener el aumento del precio del transporte y los recortes a las ayudas sociales", declara Ziaur Rahman, camarero de un restaurante del barrio de Vauxhall, que llegó de Bangladesh hace diez años. Por contra, Elizabeth James, fisioterapeuta en el Servicio Nacional de Salud (NHS), está desilusionada con el laborismo y con Corbyn, al que ve un líder "débil", y por lo que decidió votar a Goldsmith, pues cree que representará mejor a Londres. "Los conservadores dominan más la economía y tienen más sentido común", apostilla por su parte Liz Baumes, ex periodista de 55 años, que señala como temas que más le preocupan "la vivienda, la pobreza, las escuelas y el NHS".

La inmigración es uno de los asuntos claves en el debate sobre el referéndum de la UE y, para algunas personas, también a nivel local, como en el caso de Veronica Moran, ex funcionaria de 66 años que lamenta que "en Londres ya nadie habla inglés". Antigua simpatizante laborista, Moran votará por el candidato a la alcaldía del eurófobo y xenófobo Partido de la Independencia del Reino Unido (UKIP), al considerar, que los laboristas "ignoran el problema". "Está ciudad está atestada, hemos perdido nuestra cultura y la gente ya ni hace fila para el autobús", argumenta tras depositar su voto en el deprimido distrito de Tower Hamlets, y adelanta que también votará por el Brexit en junio. "Quiero salir de la UE y que el Reino Unido tome sus propias decisiones", asevera.

Nicholas Krentel, un abogado de 29 años que normalmente vota a liberaldemócratas, emitirá esta vez "un voto de protesta" contra los partidos convencionales, por la candidata del minoritario Partido de la Igualdad de las Mujeres, con el que comparte "los principios", si bien entregará su papeleta de segunda preferencia a Khan. Miembro de la comunidad judía, Krentel asegura que las acusaciones sobre presunto antisemitismo que han salpicado a los laboristas no le pesan a la hora de decidir su voto, aunque advierte que pueden influir en las filas sionistas. John Smith, laborista acérrimo, teme que esa polémica, que considera que fue "fabricada" por los enemigos de Corbyn, afecte el rendimiento del laborismo, y avisa de que el líder lo tiene "difícil" para convencer a sus críticos, a menos que logre "un resultado espectacular". Según Smith, al menos si gana Sadiq Khan en Londres -a pesar de que se ha distanciado del liderazgo "por falta de principios y temor a perder votos"-, los laboristas podrán reclamar el máximo trofeo de estas elecciones: el Ayuntamiento de la capital.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios