Provincia de Cádiz

Absuelto el trabajador de astilleros para el que pedían casi cuatro años de prisión

  • Juan Villalpando asegura que "al final estoy absuelto, pero todo esto me ha pasado factura"

Juan Villalpando Santana, el trabajador del astillero de Navantia Puerto Real acusado de participar en los disturbios del puente Carranza el pasado marzo de 2012 y para el que se pedían tres años y nueve meses de cárcel, quedó ayer absuelto de todos los cargos.

Estaba acusado de un delito de daños y de otro de desórdenes públicos tras la protesta que se produjo el mismo día de los fastos del Bicentenario, el 19 de marzo. Ayer, el trabajador recibía la noticia a primera hora de la mañana. La comunicación con su abogada fue breve pero clara: "Juan, que estás absuelto de todo", le dijo. La noticia cogió por sorpresa al trabajador de Navantia Puerto Real, no por su contenido, ya que siempre había defendido su inocencia, sino por los tiempos. Tanto él como sus compañeros de sindicato (CAT) y el resto de miembros del comité de empresa del astillero puertorrealeño esperaban que la sentencia se demorase algo más. Al menos esa era la previsión que tenían hace unos días. "Estoy muy contento pero hasta que yo no tenga la sentencia en mis manos no me lo voy a creer", decía Juan Villalpando a este periódico minutos después de recibir la llamada.

Lo primero que hizo fue dar la noticia a su familia. Después llamó al presidente de su sindicato, Juan José Peralta, y al presidente del comité de empresa puertorrealeño, Antonio Noria. Poco después, la información llegaba con alegría al astillero y corría como la pólvora.

Con la sentencia, no solo se acaba un proceso judicial en el que Villalpando se vio envuelto "de rebote", según dice. También acaban meses de angustia. Ahora, con la absolución del empleado, se termina un proceso que le ha pasado factura. "Desde entonces tengo un tratamiento para la ansiedad y tomo pastillas para poder dormir porque estoy muy nervioso. Desde que todo esto comenzó lo he pasado muy mal y, aunque ahora haya quedado absuelto, a mi me ha costado caro", lamentó.

Desde el comité de empresa de la factoría de Puerto Real se valoró ayer esta sentencia. En un comunicado, indicó que "esta sentencia absolutoria demuestra, una vez más, que la Subdelegación del Gobierno y la Guardia Civil acusaron a esta persona con falta de pruebas en unos actos en los que ni participó y que se corresponden con un intento de escarmiento a la clase trabajadora en general y a los trabajadores del astillero de Puerto Real en particular, para que no exijan más carga de trabajo con sus movilizaciones".

Hay que recordar que el juicio por esta causa se celebró a mediados del pasado mes de octubre. Entonces, defendió su inocencia y además el fiscal aceptaba como atenuante que el trabajador hubiera abonado la multa que también se le requería, 8.700 euros que se sufragaron entre todos los trabajadores del astillero, lo que rebajó la pena de prisión inicial de cuatro años a los tres años y nueve meses a los que se enfrentaba.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios