CÁDIZ CREER CREAR 3 Vinos de la Tierra de Cádiz

Aventura enológica de jóvenes portuenses

  • Salen al mercado 'Atlántida'y 'Vara y Pulgar', vinos de Tintilla producidos en El Puerto

Ya ha salido al mercado la segunda añada del vino tinto seco de Cádiz Atlántida 2012 y ve la luz por primera vez su hermano Vara y Pulgar 2012, ambos elaborados con tintilla 100% y producidos por la Compañía de Vinos del Atlántico, cuya sede se encuentra en El Puerto de Santa María.

La idea de hacer un tinto seco monovarietal de tintilla se enmarca dentro del proyecto de Cría de Vinos de Atlántico. Un plan para recuperar o favorecer la creación de vinos de variedades autóctonas en zonas tan distintas de la geografía española como Rioja, Yecla o Galicia. En estas regiones cuenta, entre otros vinos, con proyectos como Calma Graciano, un vino de Rioja, 100% graciano, una uva emparentada con la tintilla y muy minoritaria en Rioja.

La elección de la tintilla en la región de Cádiz se debe a varios motivos. Es una variedad de ciclo largo, lo que significa que es una uva de maduración tardía; esto es muy beneficioso en climas cálidos porque aguanta bien la acidez. La tintilla está perfectamente adaptada a la región lo que se constata por estar datada ya en escritos del siglo XIX.

Es una uva de grano pequeño, lo que da una proporción piel-líquido bastante elevada que hace que los vinos tengan una estructura muy notable que permite un buen envejecimiento del producto. Además su racimo es muy suelto, de hecho es una de las variedades con menos producción de la zona, lo que permite que el sabor esté muy concentrado.

Por otra parte, era clave elegir una variedad plantada en suelos de albariza, únicos para la maduración de la uva porque retienen el agua, la cual es escasa en los momentos finales de maduración. Estos suelos tienen una expresión muy propia que se refleja en los vinos y que le da un carácter mineral, sápido y salino.

La primera añada de este vino, Atlántida 2011, contó con tan sólo 66 botellas para el mercado español, y unas 600 botellas para el exclusivo mercado de EEUU, principalmente, Nueva York, donde obtuvo excelentes críticas, como la de Josh Reynolds, de la revista profesional de vinos International WineCeller (IWC), quien le dio en su primera edición una alta puntuación. En esta añada, y después del éxito obtenido, se han elaborado 2.500 botellas de Atlántida 2012 y 14.500 de Vara y Pulgar 2012, y se destinarán al mercado español 480 y 1.800 botellas, respectivamente.

Atlántida 2011 fue el primer vino monovarietal seco que se comercializó de esta uva andaluza histórica, ya nombrada por el célebre Simón Rojas Clemente en el siglo XIX como una de las variedades de la zona de Jerez; y fue el primer vino de estas características que se comercializó por la ciudad de la Gran Manzana.

Alberto se ocupa de la selección del vino y de la parte enológica en España y Patrick de la parte comercial y de márketing en EEUU, de tal forma que ambos forman un perfecto tándem empresarial.

En el año 2003, Patrick y Alberto decidieron fundar otra compañía que se dedicara directamente a la producción de vino en distintas zonas de España, por lo que crearon Compañía de Vinos del Atlántico, cuya misión fundamental es descubrir nuevas zonas de producción, suelos singulares y recuperar variedades autóctonas. Una de sus ideas es recuperar la tintilla a través de estos dos grandes vinos: AtlántidayVara y Pulgar. Compañía de Vinos del Atlántico vende sus vinos en más de 10 países, siendo sus principales mercados: Estados Unidos, Alemania, Suiza y Canadá.

Este joven enólogo es titulado en enología y viticultura por la Universidad Politécnica de Madrid y licenciado en derecho por la Universidad Complutense de Madrid y ha adquirido una gran experiencia en sus numerosos viajes por España trabajando estrechamente con las distintas bodegas que representa en Estados Unidos.

Unas de esas bodegas son las de la familia Osborne-Osborne que conforman el grupo de Viñedos Iberian, cuya sede principal también está en El Puerto de Santa María. Por esta relación de amistad y confianza es Iberian la que se encarga de distribuir a nivel nacional sus vinos de la Tierra de Cádiz.

LOS VINOS DE LA TIERRA Atlántida 2012: Cata: es un vino color fresa, de capa media; en nariz tiene aromas de especias, regaliz, zarzaparrilla, violeta y mineral salino; en boca, es fresco, ágil, sápido y muy largo.

Elaboración: la uva se vendimia manualmente por la noche para que llegue lo más fresca posible a la bodega, donde se encuba en una tina de madera, el 90% de la uva con raspón y el 10% despalillado. Allí se realizan dos bazuqueos diarios y dos remontados. Se macera durante 28 días, se prensa y pasa a barricas de 500 litros de roble francés de 1º y 2º año, donde el vino hace una crianza de un año. Pasa entonces durante 8 meses más a barricas de 225 litros de 3er y 4º uso.

Pago y Suelo: la uva tintilla de Atlántida procede del pago Balbaína, que es el pago de Jerez más cercano al mar. Y dentro de este pago, las uvas que se destinan a Atlántida son las viñas del cerro que cuentan con suelos de más pureza de albariza y con más influencia del mar.

Vara y Pulgar 2012: Cata: es un vino color rojo vivo frambuesa, de capa media y aromas florares de violeta, frutos rojos silvestres, especiado y mineral; en boca, es fresco y largo, por lo que invita a beber.

Elaboración: la uva se vendimia manualmente por la noche para que llegue lo más fresca posible a la bodega. Allí se encuba en un depósito de cemento sin recubrir y en acero inoxidable. Se realizan bazuqueos diarios y remontados. Se macera durante 28 días y entonces se prensa y pasa a un deposito de cemento de 10.000 litros y a una tina de madera de 4.000 litros para su crianza. Tras un año de crianza, reposa en barricas de roble francés de 3er y 4º uso durante 10 meses más, lo que hacen una crianza total de 22 meses.

Pago y Suelo : las uvas que se destinan al vino 'Vara y Pulgar' proceden de dos viñas pertenecientes ambas al pago de Balbaína: las primeras se encuentran dentro de la parte del pago perteneciente al municipio de Jerez más cercano al mar, en las faldas de una ladera que tiene una capa organica inicial y fondo de suelo de albariza, y el otro viñedo, aunque también del pago de Balbaína, se encuentra ya en el municipio de El Puerto de Santa María.

Tradicionalmente de este pago provenían los finos y manzanillas al ser suelos más frescos, lo que permitía un buen final de maduración, daba menos grado y respetaba más la acidez del vino. Esta aventura enológica y empresarial de este joven portuense de adopción es el reflejo de su confianza en los suelos de albariza y de su fe en que estos vinos tintos pueden dar resultado, debido a la singularidad de la variedad tintilla y su perfecta adaptación al clima y a los suelos calcáreos de esta hermosa zona gaditana.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios