Provincia de Cádiz

Cádiz anhela los 200.000 metros cúbicos de arena

  • A tres días del inicio de la temporada baja sus playas siguen con los daños de los temporales

Aspecto que presenta la playa de La Victoria de Cádiz, donde los temporales han dejado al descubierto muretes y hasta una alcantarilla.

Aspecto que presenta la playa de La Victoria de Cádiz, donde los temporales han dejado al descubierto muretes y hasta una alcantarilla. / jesús marín

Las playas de Cádiz son su mejor tarjeta de visita. Es innegable. Sí, la historia, la gastronomía, la gracia de sus gentes -de algunas de sus gentes- son reclamos igual de válidos, pero sin esos arenales despejados y rectilíneos sería complicado hallar la fórmula secreta de un enclave que cada vez enamora a más visitantes. Por eso, a escasos cuatro días del inicio de la temporada baja estival, es momento de analizar en qué estado se encuentran no sólo las playas sino también el Paseo Marítimo.

La impresión general es que los embates de temporales sucesivos han hecho una mella muy importante en las playas. Por eso, es imperativo que este año lleguen esos anhelados 200.000 metros cúbicos de arena que el Gobierno ha prometido. La zona que se observa más dañada es Santa María del Mar y el inicio de la Victoria. En la conocida como playita de Las Mujeres hay rocas que llevaban decenas de años sin ver la luz del sol y que ahora en la bajamar sacan la cabeza con muy poquita timidez. Es una imagen inédita y hermosa, pero que resta muchos metros de arena cuando la marea dice aquí estoy yo.

En el mencionado arranque de la playa más extensa de la ciudad la pérdida de arena se hace muy evidente. Hay filas enteras de bloques al descubierto, alcantarillas antes enterradas y que ahora levantan metro y medio del suelo, incontables piedras que convierten la arena en garrapiñada en bajamar y bloques enormes del horrible emisario submarino construido hace años y que ha sido completamente destruido por la furia del mar, embravecido quizá ante tamaña aberración.

En la zona frente al cementerio, la arena ha sido redistribuida por la maquinaria municipal y ya no se ven tantos escalones como en semanas anteriores, si bien la necesidad del aporte de arena es palpable también en esta zona.

Una vez pasado el hotel Playa Victoria, hay muchas piedras y algunas desniveles en el terreno que forman lagunas con la bajamar. Esto provocará problemas si no se remedia cuando lleguen los miles de veraneantes que visitan Cádiz cada verano y suba la marea.

Por último la parte más cercana a la muralla de Cortadura era un pedregal hasta hace unos días en que los operarios la han limpiado y ahora presenta mejora aspecto.

El Paseo Marítimo también intenta ponerse guapo. La Delegación de Mantenimiento Urbano ha empezado a pintar de blanco las farolas, aunque a un ritmo algo cansino, por lo que todavía quedan bastantes que exhiben manchas de óxido.

El murete blanco del tramo que van del hotel Playa a Cortadura también necesita una buena mano de pintura. El pasado año ya se le dio un repaso, tanto al muro como a las rejas rojas, pero el efecto del mar, este año más si cabe por los fuertes temporales, hace necesario volver a invertir en la puesta a punto de una zona recorrida a diario por miles de turistas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios