Provincia de Cádiz

Colapso en el CIE y los centros de menores al aumentar las pateras

  • Por la comisaría de Algeciras han pasado 180 personas en unas horas

  • El hogar de La Línea ha acogido 102 menores con solo 24 plazas

  • Los migrantes marroquíes son trasladados a Ceuta

El centro de internamiento de extranjeros de Tarifa, situado en un espacio protegido, la Isla de las Palomas.

El centro de internamiento de extranjeros de Tarifa, situado en un espacio protegido, la Isla de las Palomas. / erasmo fenoy

Era cuestión de tiempo, cronológico y meteorológico, pero se sabía que iba a ocurrir. El centro de internamiento de extranjeros y los de acogida de menores de La Línea y Algeciras están desbordados ante el pico en la llegada de pateras que se está viviendo en las dos últimas semanas. Solo en los últimos cuatro días se ha rescatado a más de 660 personas en el Estrecho y el Mar de Alborán, que fueron repartidas a los espacios de acogida de distintas provincias. Y los del Campo de Gibraltar ya están sobrepasados, advierten los sindicatos, que ayer dieron la voz de alarma.

Sindicatos, ONG y los defensores del pueblo llevan años denunciando la falta de recursos necesarios para atender adecuadamente a los migrantes, con graves carencias tanto en las instalaciones como en la atención sanitaria, legal o social que reciben. Una falta de recursos que ha empeorado con el aumento de las llegadas (+70% en lo que va de año) impulsado por el cierre o recrudecimiento de otras rutas migratorias. Y lo peor estaba por venir, advertían las organizaciones: con el buen tiempo el número de pateras iba a crecer exponencialmente y el sistema de acogida rozaría el colapso.

Así ha sido. Veintitrés embarcaciones habían sido rescatadas en las costas andaluzas desde el pasado sábado hasta la tarde de ayer con casi 700 personas en ellas. En la provincia de Cádiz 167 migrantes llegaron a Tarifa y Algeciras y en el mismo periodo, 193 a Barbate, 180 a Almería y 123 a Motril.

En el Centro de Internamiento de Extranjeros de Algeciras y su extensión de Tarifa -únicos en la provincia- ya no cabe una sola persona más, advierte el Sindicato Unificado de Policía (SUP). En la antigua cárcel de La Piñera solo hay una treintena de plazas, ya que el mal estado del edificio obligó a clausurar parte de las instalaciones y suprimir el ala dedicada a las mujeres, que desde entonces no son internadas en Algeciras. En Tarifa hay unas 60 plazas. Y en ambos lugares están más que cubiertas, con la dificultad añadida, explica el secretario general del SUP algecireño, Antonio Olivencia, de que "se ha retirado personal de los centros para dedicarlos a labores de seguridad ciudadana".

La presión migratoria también se ha reflejado en los calabozos de la Policía Nacional de Algeciras. El lunes llegaron a pasar unas 180 personas llegadas en pateras, apunta el policía. La comisaría cuenta con un espacio específico para atender a estas personas, con varios calabozos de gran capacidad en los que los recién llegados esperan un máximo de 72 horas a ser llevados ante el juez para dictar su internamiento o puesta en libertad. Sobre estas dependencias también alertaba el Defensor del Pueblo en su último informe por la falta de espacio suficiente para atender al elevado número de migrantes que llegan, que tienen que sentarse o descansar en el suelo por no haber espacio suficiente en los poyetes.

Ante la situación actual de colapso, asegura Olivencia, algunos de los extranjeros (subsaharianos) están quedando en libertad en lugar de ir a un CIE. En las mujeres, puntualiza el presidente de Algeciras Acoge, José Villahoz, eso ocurre de vez en cuando desde que el CIE de Algeciras dejó de acogerlas. En el caso de los marroquíes, se están trasladando a Ceuta para su devolución a Marruecos al existir convenio de repatriación de inmigrantes irregulares.

Más difícil si cabe es la situación de los menores extranjeros no acompañados. En el Campo de Gibraltar hay dos centros públicos de acogida inmediata, en Algeciras y La Línea, además de plazas concertadas con la Fundación SAMU en Jimena de la Frontera. Y ambos están desbordados, denunciaba ayer UGT.

El centro de La Línea tiene 24 plazas para alojar a los menores que van llegando de forma temporal, mientras se tramita su acogimiento en un centro residencial. Pero esos trámites se alargan, los menores permanecen y siguen llegando jóvenes. El lunes llegaron a encontrarse 102 menores en el centro de La Línea y el día antes dormían en él (con colchones en el suelo) hasta 67. En lo que va de mes al centro de La Concepción han llegado más de 200 personas y en lo que va de año más de 500.

"Estos menores no están en condiciones en un centro tan pequeño. Los comedores, baños y dormitorios están preparados para 24 personas, para dormir se usan colchones por los suelos, ocupando pasillos, comedores, e incluso con falta de colchones", denuncia UGT. Parte de los menores se están trasladando al centro de El Cobre, en Algeciras, que tiene solo 16 plazas y que se encuentra en muy mal estado.

Desde UGT recuerdan que "a finales del mes de enero nos reunimos con el viceconsejero de Igualdad en Sevilla y reconoció el estado en el que se encontraban estos centros y la situación por la que estaban pasando los trabajadores, trabajadores que vuelven a estar sobrecargados". "Esto acaba de empezar y los gobernantes y responsables de esta autonomía deben poner soluciones a este desbordamiento", reclama la FeSP-UGT.

Desde la Consejería de Igualdad rechaza que se hable de colapso y apunta que la situación en los centros de menores responde a "llegadas puntuales que se solventan en el menor tiempo posible con la derivación a otros recursos, incluso de otras provincias si fuera necesario".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios