Provincia de Cádiz

Homenaje al Spiderman de La Línea de los vecinos del piso al que trepó por el incendio

  • Mohamed Zroudi se emociona tras recibir varios regalos: "No esperaba nada a cambio", afirma

Mohamed Zroudi, tercero por la derecha, junto a los vecinos del edificio donde se declaró el incendio.

Mohamed Zroudi, tercero por la derecha, junto a los vecinos del edificio donde se declaró el incendio. / e. s.

Mohamed Zroudi, el camarero del restaurante Carlos que el pasado 16 de agosto trepó hasta la tercera planta de un edificio de viviendas de la plaza Cruz Herrera para evitar que un incendio declarado en la terraza afectara al interior, recibió ayer varios obsequios por parte de los vecinos del piso.

El administrador de la comunidad de propietarios convocó a los residentes en el portal, que contactaron con Zroudi para entregarle varios regalos, entre ellos una cartera con 250 euros.

El joven marroquí, de 23 años y que lleva siete viviendo en La Línea, no ocultó su emoción e incluso se le saltaron las lágrimas cuando volvió a recibir nuevas muestras de agradecimiento. Mohamed Zroudi no quiso aceptar el dinero: "No lo hice por dinero, me salió de dentro, no esperaba nada a cambio", explicó a los residentes del edificio.

La hazaña del ya conocido como Spiderman de La Línea sigue dando coletazos más de una semana después y algunos de los vecinos piden que el alcalde, en nombre del Ayuntamiento, reconozca su acto de heroísmo y le haga un reconocimiento público.

El acto por el que recibió el agradecimiento de la comunidad vecinal tuvo lugar el jueves 16 de agosto sobre las 14:30, cuando el cañizo de un balcón de la céntrica plaza Cruz Herrera de La Línea comenzaba a arder. Mohamed Zroudi, camarero del restaurante Carlos, situado a escasos metros del lugar de suceso, natural de Marruecos y de 23 años decidió trepar por los balcones para ayudar a los agentes de la Policía Local que intentaban abrir la puerta de la vivienda porque en ese momento no había nadie en su interior. Se quitó los zapatos y subió por los balcones hasta el tercer piso. Allí entró por la ventana para abrir la puerta y ayudó a sofocar las llamas antes de que llegaran los bomberos.

Al volver a la plaza, fue recibido con aplausos por parte de los vecinos que observaron la tan heroica maniobra. "Me fui directo hacia arriba, me estaba quemando algo dentro. Mi amigo me dijo que no fuera, pero cerré los ojos y decidí subir. Mis compañeros de trabajo me dijeron que estaba loco. No me lo pensé", explicó el camarero.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios