lolA virués. ex coordinadora provincial del IAM

"Hoy se tiene mucho cuidado en hacer valer que eres machista"

  • Es la persona que más tiempo se ha mantenido en un cargo en el Instituto Andaluz de la Mujer En 16 años, asegura, ha visto cumplidas "absolutas utopías"

"Lola, hablas con el corazón". Es una de las frases que se lleva marcada Lola Virués, coordinadora provincial del Instituto Andaluz de la Mujer durante nada menos que 16 años. "Porque me la han repetido mucho y no puedo estar más que agradecida", asegura la chiclanera, que tiene buenas palabras para cada una de las personas con las que se ha cruzado en esta etapa de su carrera. Poco antes de incorporarse como asesora de la delegada provincial del ramo en temas de inclusión, charla con este periódico sobre la mujer, las políticas de igualdad, el IAM... lo que le ha llenado, le apasiona, y parece que le seguirá apasionando.

-¿Cuándo supo que tenía que dejar su cargo como coordinadora provincial del IAM?

-Lo supe días antes de que se hiciera el comunicado. Conmigo han sido absolutamente impecables. Se dejó muy claro el porqué y he sido la persona que más tiempo he estado en el cargo en el IAM. Ni consejeros, ni consejeras, ni directores generales, ninguna coordinadora. Soy un caso único en este aspecto. He visto la historia del Instituto Andaluz de la Mujer desde que empecé con Carmen Olmedo (primera directora general del IAM), que vino a buscarme en el 98, justo hace 16 años.

-Y desde el 98 hasta ahora, ¿cómo ha cambiado el organismo, sus políticas...?

-Pues que hoy la igualdad impregna todo el Gobierno andaluz. Esa es la gran diferencia, la transversalidad. Antes el instituto era lo único, un órgano adscrito a Presidencia; y lo bueno que ha ocurrido luego es que se ha impregnado todo, con leyes que han blindado la igualdad en Andalucía, leyes que hacen que la igualdad se integre en la cotidianidad de la vida social y política; con un consejo andaluz de participación de las mujeres como órgano único de las asociaciones de mujeres donde sólo están ellas representadas... Si miro para atrás sólo veo como van creciendo las políticas de igualdad en Andalucía, y he sido protagonista, en primera línea, y testigo de utopías, de absolutas utopías.

-¿De utopías? ¿A qué se refiere?

-No le digo que soy feminista desde que nací porque es una barbaridad, pero la vida me ha hecho ser feminista. He sido la cuarta de una familia de diez hermanos, con mi madre costurera y mi padre agricultor, con seis hermanos y cuatro niñas, y he vivido cómo el hecho de ser mujer de alguna manera te marca, incluso familiarmente. Desde chica se nos decía, y yo lo veía en mi familia, quien estudia y quien no, el tú te dedicas a tus labores, tú espera a que te salga un novio, todas esas barbaridades las he vivido. Y para mí eran utopías hechos como la Ley de Igualdad, la reforma del Código Civil para que las personas del mismo sexo se puedan casar, la Ley de Dependencia, todo este tipo de igualdad oportunidades. Y en el sentido estricto del feminismo, también. He visto el feminismo en hombres que han gobernado Andalucía y he visto de verdad cómo han creído en estas políticas. El culmen para mí ha sido que una mujer sea presidenta de la Junta de Andalucía, es un momento histórico.

-Pero hay machismo todavía en nuestra sociedad, en nuestro entorno, ¿no?

-Por supuesto, no le quepa la menor duda. Pero hay algo que denota una gran diferencia, que antes lo decían a través de chistes y no había ningún tipo de problema, y hoy se tiene mucho cuidado en, de alguna manera, hacer valer que tú eres machista. Hoy se intenta pasar desapercibido. ¿Qué pasa? Que hay un nuevo machismo, un machismo donde realmente hacen ver que no son machistas pero siguen usando todos aquellos componentes de control.

-¿Entonces?

-Ahí tenemos que seguir trabajando. El patriarcado ha funcionado cientos de años, la sociedad ha estado regida por los hombres a través de la historia. De la Constitución acá estamos haciendo verdaderos ajustes para quitar aquellos desajustes que han propiciado que las mujeres tengamos un papel de inferioridad. Realmente es muy poco tiempo en la historia, y en Andalucía lo hemos hecho más rápido, con más contundencia, sin diferencia entre un gobierno y y otro, no se ha restado. Cada vez hay menos personas que se erigen como machistas sin ningún problema. Pueden tener comportamiento machistas, pero la sociedad cada vez está más concienciada para arrinconarlo.

-¿Qué ve bueno para las mujeres en Cádiz que antes no existiera?

- ¿Le digo lo que veo absolutamente afianzado? Veo las asociaciones de mujeres como motor del cambio -ahora hay unas 270 en Cádiz-. Esas tres horas que empezaron a tener libre cuando entraron en la asociación ya no es moneda de cambio para ellas, y eso ha cambiado a su familia, ha cambiado la mentalidad de su entorno y es la verdadera revolución, porque ese afianzamiento de la lucha por la igualdad no lo mueve ya nadie.

-Se ha recorrido toda la provincia en estos años, ¿nota mucha diferencia entre mujeres de una zona u otra?

-Sí, el ámbito rural no es lo mismo que el ámbito urbano, porque en los lugares pequeños todavía la cultura y la presión social ejercen más influencia. Por lo tanto hay que hacer un especial esfuerzo porque las mujeres del ámbito rural tengan cerca la información y los servicios. Le hablo por ejemplo de transportes, que puede ser un problema. Sin embargo, en lo urbano tienen otras aspiraciones y han dejado algunas reclamaciones. Son todas mujeres a las que yo les reconozco el mérito más grande que se le puede reconocer, a cada una de ellas le doy las gracias.

-Es usted de las que piensa que la crisis ha afectado más a la mujer que al hombre...

-Sí, porque afecta a la familia y al empleo, donde no tenemos consolidado nuestro espacio y somos las primeras que hemos salido. Aunque afectó a la construcción al principio, que es donde menos espacio hemos ganado, después se ha llevado más por delante y se ha ensañado con las personas más vulnerables. Por eso las políticas de igualdad son imprescindibles, porque el que tú cruces la raya y entres en la exclusión social puede ser tan fácil como no darte cuenta. No se ha recortado desde el Gobierno andaluz en igualdad, las políticas de igualdad de la Junta son imprescindibles.

-¿Asegura que la Junta no ha recortado en estas políticas?

-Lo aseguro. Mire el nuevo decreto que se aprobó en junio de inclusión social y otras medidas extraordinarias para evitar la exclusión. Ahora más que nunca hay que abrir el paraguas, no se puede cerrar, y la Junta está abriendo el paraguas. La línea vertebral del IAM es la igualdad, invertir en igualdad en todos los aspectos, porque es destruir la violencia.

-¿Podría nombrar a una mujer que le haya marcado?

-¡Madre mía! Muchísimas. Cualquier mujer que haya entrado en el programa Cualifica (programa de formación y empleo dirigido a mujeres andaluzas víctimas de violencia de género y en riesgo de exclusión). Yo he visto cómo han entrado y he visto a los nueve meses cómo han salido. No parecían las mismas, guapas por dentro y por fuera, resueltas, empoderadas. Las mujeres de la casa de acogida, que eran las primeras que tenían la oportunidad de entrar, eran mujeres que si no las habías visto antes, no las conocías luego. Así que nombrar a una y olvidarme de otras... pero a Carmen Olmedo le agradeceré toda mi vida la oportunidad que me brindó. Me he codeado con las grandes, con las feministas más importantes .

-¿Y con cuál proyecto se queda?

-Con el Cualifica. Fue un proyecto estrella de preparación para el empleo. Lo tengo en primer lugar y ojalá no hiciera falta.

-¿Tiene algún consejo para su sustituta?

-No me atrevo casi. Yo le diría que no copie a nadie, que sea ella mismo. Creo que tiene todo lo que tiene que tener para hacerlo bien y se va a entregar al proyecto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios