Provincia de Cádiz

La Junta cree que el incendio de Algeciras fue intencionado

  • Las llamas calcinan 26 hectáreas aunque quedan controladas por el personal del Infoca · Los más de cien vecinos afectados por el fuego vuelven a sus hogares

La Junta de Andalucía, a través de la Consejería de Medio Ambiente, informó ayer que todo apunta a que el incendio de Algeciras, en Chorrosquina fue provocado. La Brigada de Investigación de Incendios del dispositivo Infoca se encontró a lo largo de todo el día de ayer en la zona para elaborar el informe definitivo que determinen las causas del inicio del fuego. Ya en la zona, durante el máximo esplendor del incendio, bomberos defendían la hipótesis de un fuego provocado.

A la vez, el dispositivo de extinción del Plan Infoca puesto en marcha logró, a las 15:50, controlar en incendio iniciado el lunes en los montes de Majadal Alto y Chorrosquina. Ante esto, el 112 autorizó minutos después de manera oficial la vuelta de las 118 personas que fueron desalojadas durante la tarde del lunes de un total de 58 casas ante el riesgo que las llamas pudieran afectar a algunas de sus viviendas. Algunos vecinos se encontraban ya desde por la mañana, por su cuenta y riesgo decidieron volver antes de la orden oficial. Por otra parte, fuentes de la Consejería aseguraron que durante la noche de ayer el fuego podía estar ya totalmente extinguido.

Una vez fue declarado controlado el incendio, se mantuvieron retenes con agentes de Medio Ambiente.Su labor consistía, sobre todo, controlar el perímetro quemado, que finalmente fueron 26 hectáreas, según señaló la propia Consejería.

Para lograr controlar el incendio y llevarlo hasta su extinción definitiva en la zona de Majadal Alto permanecieron durante la mañana 35 especialistas, 3 técnicos, así como 2 helicópteros y otro más pesado, además de una maquinaria pesada con objeto de que las viviendas de Chorrosquina no se vieran afectadas.

Entre el amplio manto gris de ceniza se divisaban desde lejos diversos puntos amarillos, eran decenas miembros de extinción de incendio de la Consejería de Medio Ambiente que se encontraba refrescando la zona para impedir un rebrote de las llamas de algunos de los recodos que aún quedaban. En algunas partes altas se levantaban unas finas columnas de humo que ponía en alerta a los operarios pero pronto desaparecían. Cualquier recodo podía hacer rebrotar el incendio.

En la zona más baja, una gran uve de color verde separaba dos grandes extensiones de tierra calcinadas, eran alcornocales que se salvaron de la quema. Son árboles que tardan más en arder y muchos resistieron al calor de las llamas; el resto, matorral y bosque bajo, tardará años en volver a estar como antes de que fueran quemado.

Fuentes de la consejería advirtieron ayer de la dificulta que se encontraron los efectivos del dispositivo para controlar el fuego. Es una zona de difícil acceso, sólo los nueve medios aéreos desplegados pudieron sofocar las llamas en lo más alto de la montaña. En tierra lo más que se pudo hacer fue evitar que las llamas se acercaran demasiado a la población.  Fuentes del Centro Operativo Provincial (COP) del dispositivo señaló que las lenguas de fuego alcanzaban hasta los 12 metros de altura, “muy peligroso para las personas del dispositivo”, añadieron.

Por su parte, fuentes de la Consejería quisieron destacar y agradecer la rapidez de actuación del Plan Infoca que permitió “no tener excesivamente descontrolado los focos” durante todo el día.

Uno de los agentes de extinción señaló además que el tendido eléctrico del cable de Tarifa que transcurre por la zona también dificultaron las labores. Los técnicos del Infoca tuvieron que cortar el suministro, ya que las llamas se encontraban debajo del cableado y suponía un riesgo para los trabajadores. El acto del corte de la electricidad tampoco fue fácil ya que la empresa quiso mantener el suministro en todo momento. Finalmente se hizo lo más apropiado para la seguridad de los trabajadores.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios