Día Mundial Contra la Obesidad

Manuel Aguilar: “La obesidad es un problema serio que no se resuelve fácilmente”

  • El jefe de la Unidad de Endocrinología y Nutrición del Hospital Puerta del Mar afirma que es necesario un cambio en el estilo de vida, lo que requiere que se produzcan modificaciones importantes en nuestra sociedad

  • En Cádiz, la tasa de obesidad en adultos está en el 30% y en la población infantil se encuentra casi en el 20%

Este jueves se celebra el Día Mundial Contra la Obesidad. Este jueves se celebra el Día Mundial Contra la Obesidad.

Este jueves se celebra el Día Mundial Contra la Obesidad. / Archivo

Este jueves se celebra el Día Mundial Contra la Obesidad, un problema que, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), ha alcanzado proporciones epidémicas en el ámbito internacional.

En Cádiz, la prevalencia de la obesidad es alta, tanto en adultos como en niños. Según el director de la Unidad de Endocrinología y Nutrición del Hospital Puerta del Mar de la capital gaditana, Manuel Aguilar, aquí, la tasa de obesidad en los adultos está en el 30% (es decir, uno de cada tres es obeso) y en la población infantil se encuentra ya casi en el 20% (uno de cada cinco niños está obeso).

Pero ¿qué es la obesidad? ¿Cuándo se considera que una persona es obesa? Manuel Aguilar define la obesidad como un incremento anómalo de la masa grasa corporal. Explica que los especialistas lo valoran en relación con el peso, "salvo que una persona tenga unas circunstancias especiales". El índice de masa corporal "es igual a los kilos divididos por la altura expresada en metros elevada al cuadrado", precisa. De este modo, hay obesidad cuando el índice de masa corporal es igual o superior a 30 respecto a la proporción anterior. Aguilar apunta que los profesionales realizan "una corrección añadida", y es que miden el perímetro de la cintura de las personas, que permite definir la grasa abdominal o visceral, "que es lo realmente malo". Así, la medida de la cintura debe ser inferior a 102 centímetros en varones y 88 centímetros en mujeres.

La importancia de mantener a raya la grasa abdominal estriba en que su acumulación predispone al desarrollo de patologías como diabetes, hipertensión o trastorno del colesterol y los triglicéridos, "suponiendo así una acumulación de factores de riesgo para la enfermedad cardiovascular, que es la principal causa de muerte en nuestro entorno, por encima del cáncer", argumenta el director de la Unidad de Endocrinología y Nutrición del Puerta del Mar.

En este punto, Manuel Aguilar hace una distinción entre la persona con obesidad sana y con obesidad enferma. La obesidad sana, o "tipo pera", es cuando la grasa se acumula en los glúteos y las piernas, esto suele darse en las mujeres y no es perjudicial desde el punto de vista de la salud; mientras que la obesidad que causa enfermedad es la "tipo manzana", es decir, cuando la grasa se acumula en el abdomen, una circunstancia que suele darse más en los hombres.

Este profesional destaca el aumento de la obesidad infantil en los últimos años, que está relacionado con las condiciones sociológicas: "Los niños ahora tienen unos hábitos más sedentarios, tienen una ingesta alimentaria mayor, acceden más a productos precocinados, que tienen un mayor aporte calórico, y todo ello influye notablemente en la prevalencia de la obesidad".

¿Y qué habría que hacer para corregir el problema de la obesidad en general? "Algo tan complejo como cambiar el estilo de vida. La obesidad es un problema serio que no se resuelve fácilmente", sentencia Aguilar. Y es que insiste en que está muy relacionado con el tipo de sociedad en la que vivimos, de forma que "los países desarrollados tienen una tasa de obesidad muy baja, mientras que en los países en vías de desarrollo es más alta".

Así, afirma que para solucionar el problema de la obesidad, "necesitamos incrementar notablemente el nivel educativo y formativo en salud de nuestra sociedad, al mismo tiempo que el nivel económico, si no, no se va a corregir la tasa de obesidad. Porque hay que tener información sobre la importancia de una alimentación adecuada, pero los alimentos con mayor densidad calórica son más baratos, así que además de tener conocimientos hay que tener también recursos para poder alimentarse adecuadamente". A esto hay que añadir la realización de alguna actividad física.

En definitiva, manifiesta que en la obesidad, "las medidas de prevención son las mismas que el tratamiento: cambiar el estilo de vida. Si continuamos con los mismos hábitos, el problema seguirá aumentando".

Pero un cambio en el estilo de vida "requiere que antes se realicen modificaciones importantes en nuestra sociedad, como aumentar la educación en salud, sensibilizar a la población en la importancia de la alimentación saludable, aumentar el nivel social y económico de la población, aumentar la tasa de empleo y los recursos de la población para que pueda educarse y comprar alimentos más sanos, que son más caros… eso es un problema que trasciende a la actividad médica asistencial".

Sostiene que para que se realicen estas modificaciones en la sociedad, es necesaria la implicación de muchos agentes, como las autoridades políticas, sanitarias y educativas, y la propia industria alimentaria.

Factor de riesgo ante la covid

Ante la pandemia de covid-19 que estamos viviendo, Manuel Aguilar destaca que la obesidad es un factor de riesgo añadido a esta patología, "porque se asocia a otras enfermedades. Además, la persona obesa tiene más predisposición a enfermar por cualquier proceso, entre ellos el covid, y tiene una respuesta más pobre a los tratamientos que se instauran. Por eso, las personas obesas enferman más y más gravemente de covid". Subraya que "está reconocido que es uno de los factores más importantes en la previsión desfavorable de los pacientes covid".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios