San Fernando

Un paseo por la construcción del Museo Camarón

  • Las obras del edificio que se construye junto a la Venta de Vargas avanzan a buen ritmo 

  • El trabajo museográfico está ya hecho en un 85%

El Museo Camarón, en obras. El Museo Camarón, en obras.

El Museo Camarón, en obras. / Román Ríos

Los visitantes observan con responsables de la obra los planos del edificio del Museo Camarón. Aquí irá el tabique móvil, señalan para que la alcaldesa, Patricia Cavada; la concejala de Turismo, Regla Moreno; y la concejala de Cultura, María José Foncubierta, se sitúen sobre el terreno. La concejala de Desarrollo Urbano, Claudia Márquez, también ofrece alguna información sobre los trabajos que quedan por delante. "Esta parte llevará la solería que abre hacia la plaza, porque el paramento de la fachada también se abre", comenta la regidora a los periodistas que siguen de cerca los detalles de la construcción. Su ejecución se encuentra, según las estimaciones, en un 65%, por lo que la planificación se está cumpliendo, lo que puede llevar a que la intervención esté terminada a finales del mes de abril, puesto que el trabajo museográfico también está avanzado.

"Aunque no se vea, obviamente se está trabajando en el proyecto museográfico. Se está haciendo un trabajo impecable, por el grupo de expertos –no solo en flamenco, sino también en la figura de Camarón de La Isla y su entorno– que la empresa Bauen contrató para tener el museo más detallado, más cuidado y más veraz posible", comenta Cavada. En talleres esa actuación está ya al 85%. De hecho, el coche de Camarón fue retirado de la Toyota donde estaba en depósito el pasado 17 de enero para su restauración y el material que forma parte del legado cedido por la familia de José Monje Cruz, Camarón de La Isla, en el que hay camisas, discos o guitarras se entregó el 10 de enero.

Mientras tanto, ese trabajo que sí se ve en la plaza Juan Vargas está a un 65%, después de que la empresa Bauen retomara en octubre la intervención tras la cesión del contrato que paralizó en verano la primera adjudicataria por problemas internos. Entonces estaba a un 30%, puntualiza la alcaldesa.

"La fase de cimentación fue compleja", reconoce la responsable de Urbanismo. Cuando se inició se encontraron con una placa de hormigón armado de grandes dimensiones, con cimentación de naves anteriores e incluso una tubería de Defensa –no inventariada– que motivó que se realizaran tareas no previstas, y obligó a realizar un modificado de proyecto para solventar la situación. A esa parte siguió la estructura. "Como hemos podido ver, está realizado el trabajo de instalaciones, como la climatización, con los tubos instalados", abunda Márquez sobre qué acciones estaban ya concluidas.

Ahora se trabaja en la solería de la planta baja, donde "ya se está colocando el eurogranito y marcando la zona que va con pavimento con grises de distintas tonalidades que se apropiarán de la plaza", describe sobre la intención de dar continuidad hacia el exterior y por tanto de sensación de que el Museo Camarón está abierto hacia la plaza. En la primera planta el suelo ya está acabado, a falta de la coloración.

Obras en la planta baja del Museo Camarón. Obras en la planta baja del Museo Camarón.

Obras en la planta baja del Museo Camarón. / Román Ríos

Precisamente, el juego de colores y tonalidades en uno de los recursos que más se está estudiando "para que todo el complejo tenga sintonía": desde la museografía, con las imágenes que se expondrán, hasta cada uno de los materiales. "Se buscan los tonos exactos para que sea un espacio atractivo, potente, con el blanco y el negro de Camarón, con tonos rojos oscuros, muy de él también", detalla la concejala de Desarrollo Urbano. La fachada será blanca rompedora, en la que asomarán los ventanales con tonos de colores potentes, oscuros, y en los que se mostrarán imágenes de Camarón.

De la primera planta, donde Cavada apunta hacia el lugar donde irá el coche cubierto con un techo acristalado y toda la pared para las proyecciones que corresponderá con la parte del recorrido conocido como Origen, la visita prosigue en la primera planta donde indica cuál es el recorrido que se planea. Aquí ha tenido que cambiarse la idea inicial de los expositores, reconocen desde la empresa.

La cubierta, aprovechable para actuaciones, está pendiente de rematar con el pavimento continuo correspondiente y el enfoscado. El amplio espacio disponible se protege con parapetos elevados por cuestiones de seguridad, que sin embargo dejan ver las vistas del entorno: la subida de la calle Real o La Magdalena, entre algunos de esos espacios reconocibles. "Tendrá dos ambientes, uno para las actuaciones, aquí delante,y otro, detrás, con una barra para dar servicio de hostelería, que estará cubierto", explica la alcaldesa.

"Se está poniendo el pladul para los revestimientos, para dar soporte a los elementos de la museografía, que tendrá que traerse de los talleres para ir colocándolos. Faltará la pintura y los remates de los acabados", menciona Claudia Márquez, mientras los operarios continúan trabajando en el interior y exterior del edificio sin descanso.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios