Provincia de Cádiz

El TS ordena a la Audiencia repetir un juicio por violación

  • Considera que el tribunal debió admitir el examen psiquiátrico que solicitó la defensa

El Tribunal Supremo ha ordenado a la Audiencia Provincial de Cádiz que repita el juicio que sentó en el banquillo a un vecino de Sanlúcar acusado de detener ilegalmente y agredir sexualmente a su ex pareja en mayo de 2006, tres meses después de que rompiesen la convivencia y la relación que habían mantenido durante unos seis años. El procesado fue condenado a seis años y dos meses de prisión. El Supremo considera que el tribunal debió admitir que le fuese practicado al acusado un examen psiquiátrico que la defensa solicitó en su escrito de calificación, antes del juicio, y que fue denegado por extemporáneo.

La decisión del Supremo de repetir el juicio responde al recurso presentado por la defensa, que ha sido estimado. La resolución estima que la petición del examen médico se ajustó a la Ley de Enjuiciamiento Criminal y que buscaba reforzar la tesis absolutoria.

El abogado defensor quería que la prueba informase si las facultades volitivas y cognoscitivas del procesado pudieran haberse visto afectadas por el consumo excesivo de alcohol y cocaína e incluso si podía haber actuado bajo el síndrome de abstinencia.

La sentencia de la Sección Tercera de la Audiencia consideró que no había datos que permitiesen afirmar que el procesado se hallase con sus facultades perturbadas.

El tribunal anotaba que antes de ser detenido, el acusado tuvo tiempo de desanudar unos pañuelos, con los que le había atado las manos a la espalda a su ex pareja, y guardarlos perfectamente doblados en el bolsillo.

La sentencia anulada indica que un día, en el domicilio de la pareja, el procesado le ató las manos a la víctima con una brida de plástico y con dos pañuelos de tela anudados por los extremos. La mujer llegó a temer por su vida y decidió fingir y decirle que aceptaba reanudar la relación, relata la resolución, de modo que consiguió salir con él a la calle y trató de huir. El acusado, añade, se lo impidió y cuando la arrastraba hacia la casa, ella gritó, pidió auxilio y fue ayudada por un hombre que pasaba por la zona en su coche y que se detuvo y avisó a la Policía, que al poco detuvo al acusado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios