Tribunales

La defensa de uno de los encarcelados tras los asesinatos de Barbate recusa a la jueza

Uno de los detenidos tras las muertes de Barbate pasa a disposición judicial.

Uno de los detenidos tras las muertes de Barbate pasa a disposición judicial. / D.C.

El abogado defensor de uno de los seis encarcelados tras el asesinato de los dos guardias civiles que fueron arrollados por una narcolancha en el puerto de Barbate el pasado febrero ha recusado a la jueza que instruye la causa en el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de la localidad.

Los hechos que han dado lugar a este incidente de recusación ocurrieron el pasado lunes en sede judicial, durante la práctica de una prueba testifical prevista dentro de la fase de instrucción. Ese día estaban citados para declarar en calidad de testigos los agentes de la Guardia Civil que detuvieron a Kiko 'El Cabra' y a cinco sospechosos más en los municipios de La Línea y San Roque como supuestos responsables de la embestida mortal emprendida con una embarcación con cuatro motores fueraborda; una autoría ésta que, sin embargo, después quedó descartada por la propia Guardia Civil en un informe que concluyó que la narcolancha que pilotaba 'El Cabra' y en la que viajaban el resto de encarcelados no era la que atacó a la zódiac del Instituto Armado.

Cuando comenzó a prestar declaración uno de los agentes que intervino en los arrestos, el primero de seis, un abogado defensor se percató de que la magistrada portaba en el brazo izquierdo una pulsera con el emblema de la Guardia Civil. Fuentes consultadas por este medio señalan que la pulsera en cuestión incluía un distintivo del Grupo de Acción Rápida (GAR), precisamente la unidad a la que pertenecía David Pérez, uno de los agentes asesinados el pasado febrero en Barbate.

En ese momento, el letrado solicitó la intervención del Letrado de la Administración de Justicia (LAJ) del Juzgado para que constatase su advertencia sobre la referida pulsera. 

Acto seguido, el abogado manifestó en sala su intención de recusar a la magistrada de Barbate, una incidencia que formalizó por escrito el pasado miércoles. Esa defensa, según las mismas fuentes consultadas, ve incompatible que la jueza siga instruyendo este procedimiento habida cuenta su afinidad manifiesta con los testigos que prestaban declaración ese día, así como con el cuerpo de la Guardia Civil en general. 

Tras lo ocurrido, la jueza instructora de Barbate optó por suspender las declaraciones previstas para esa jornada, de manera que los agentes que debían testificar en sede judicial no lo hicieron.

Una vez abierto el incidente de recusación, hay que dar traslado a las partes para que indiquen en el plazo de tres días si se adhieren al mismo o si, por contra, impugnan esa recusación. Después debe nombrarse a un nuevo juez que determine si la instructora de Barbate es competente o no para seguir tramitando el caso.

Kiko 'El Cabra' y varios tripulantes que viajaban en una narcolancha la noche que asesinaron a los agentes han solicitado su puesta en libertad tanto a la jueza instructora de Barbate como a la Audiencia Provincial de Cádiz. Para ello se han respaldado en el informe de Guardia Civil que determinó que su embarcación no fue la que atacó mortalmente a la patrullera del Instituto Armado en el puerto de la localidad jandeña. Sin embargo, ni la magistrada ni la Audiencia han atendido sus reclamaciones, por cuanto han decidido mantenerlos en prisión como responsables de un delito de contrabando en el que concurre la agravante de pertenencia a organización criminal, tal y como planteó la Fiscalía.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios