San Fernando

Los hermanos del Rocío peregrinan por San Fernando en su camino de romería

Canto de la Salve Pastoreña ante el Simpecado de la hermandad del Rocío de San Fernando.

"¡Ya está aquí La Isla, La Isla de San Fernando!". Termina así el cante de recepción que el coro de la hermandad de la Divina Pastora brinda a los hermanos rocieros que pasean por la ciudad a modo de despedida antes de que este lunes comiencen su camino hacia la aldea del Rocío en una nueva romería.

Hace calor, y todavía queda un buen recorrido en el peregrinaje de esta jornada especial que la hermandad ha preparado con motivo del 25 aniversario de su fundación. El día ha comenzado con la tradicional misa de romero en la parroquia de la Sagrada Familia, en la barriada Bazán. Pero, este vez, la ceremonia se ha desplazado al exterior del templo y además ha sido retransmitida por Canal Sur. Los hermanos no han querido perderse esta cita, tampoco vecinos de la zona y otros fieles.

Después llegaba el momento de organizar la comitiva que precede al Simpecado, con niños y mayores jinetes a lomos de sus caballos, en una estampa muy curiosa. El sol aprieta y son constantes las preguntas hacia los más jóvenes por si se encuentran bien y están cansados. Su camino está acompañado a la música de flautas y tamboriles, en un sonido característico del paso de los romeros. 

La primera parada del paseo de este domingo extraordinario es la Pastora, la primera en los saludos que la hermandad del Rocío ofrece a las hermandades de Gloria. Las campanas del templo repican en torno a las once de la mañana, y seguirán tocando anunciando la visita. Poco a poco el entorno de Sánchez de la Campa y las calles que conducen a la plaza de la Pastora se van llenando de isleños que no quieren perderse la ocasión. 

Patricia Cavada con el hermano mayor de la Hermandad del Rocío de San Fernando. Patricia Cavada con el hermano mayor de la Hermandad del Rocío de San Fernando.

Patricia Cavada con el hermano mayor de la Hermandad del Rocío de San Fernando.

Cuando el cortejo gira en la calle Daniel González la expectación es máxima. A la entrada del Simpecado comienza a sonar las guitarras y las voces del coro de la hermandad de la Divina Pastora para anunciar que "el Rocío de San Fernando se marcha de romería", que "La Isla se hace romera tras una carreta blanca", que ha terminado el año de espera para "arrodillarse a su Santa".

En la plaza muchas personas, niños, adultos, mayores observan la llegada de los rocieros, que entran a la iglesia, mientras el Simpecado aguarda a unos pasos de sus puertas. Dentro y fuera hay alabanzas y devoción, en palabras y en cantos, siempre mezclada con la emoción. Cuando el rezo del interior termina, todos salen y llega el momento de la Salve Pastoreña y los vivas a la Reina de las Marismas, a la Blanca Paloma, a la Divina Pastora y a la Madre de Dios.

A las 12.30 horas las campanas vuelven a repicar. Despiden al Simpecado de la hermandad del Rocío que continúa su camino por San Fernando, en la Iglesia Mayor donde visita al Patrón San José y realiza las tradicionales ofrendas a las hermandades de Medinaceli y Nazareno; en el paso oficial por el Ayuntamiento y el saludo a Santa Elena en la parroquia vaticana y castrense de San Francisco. Finaliza este recorrido previsto en la Plaza del Carmen, con una convivencia en el patio del colegio Liceo Sagrado Corazón.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios