Provincia de Cádiz

La instrucción de Bahía Competitiva entra en su fase final después de 5 años

  • La juez del caso pretende acabar la investigación antes del 6 de junio El fiscal no descarta solicitar la declaración de macrocausa

La instrucción del caso Bahía Competitiva entra en su fase final después de cinco años. La titular del Juzgado de Instrucción número 4 de Cádiz, Lourdes del Río, ha manifestado su intención de concluir esta investigación que comenzó en 2011 y que ha dado como resultado 31 personas investigadas (antes imputadas) por el supuesto fraude de 25 millones de euros procedentes de las ayudas a la reindustrialización, destinadas a proyectos empresariales que nunca vieron la luz.

Así, la instrucción de Bahía Competitiva podría acabar antes del 6 de junio de este año. El motivo por el que se fija esta fecha como tope para su finalización radica en la reciente reforma de la Ley de Enjuiciamiento Criminal (Lecrim), que entró en vigor el pasado 6 de diciembre de 2015.

Y es que la modificación de la Lecrim impone a los jueces plazos para instruir: seis meses para las causas sencillas y para las ya abiertas; y 18 para las complejas. Por lo tanto, Bahía Competitiva -en principio, un procedimiento sencillo- cumpliría esos seis meses que contempla la nueva ley el próximo 6 de junio.

La magistrada Lourdes del Río ha explicado que aún quedan diligencias por practicar, información que analizar y recursos que resolver, si bien aún restan tres meses para liquidar los requerimientos pendientes e incluso para seguir realizando las pesquisas que fueran necesarias para dar por concluida la investigación.

La titular de Instrucción 4 no descarta siquiera que la pieza principal de Bahía Competitiva quede cerrada a mediados de año mientras que la pieza que se ha creado aparte para tratar los temas relacionados con el blanqueo de capitales siga abierta.

Ahora bien, podría ocurrir que la instrucción de Bahía Competitiva siguiera adelante. Si desde la Fiscalía Anticorrupción deciden solicitar la declaración de causa compleja en este caso, la investigación continuaría sus pasos como lo ha hecho hasta ahora.

Según las fuentes judiciales consultadas, el fiscal aún no ha tomado ninguna decisión al respecto, si bien la petición de macrocausa se baraja como posibilidad.

A tenor de lo expuesto, los próximos meses serán clave para aclarar si la instrucción de Bahía Competitiva toca a su fin después de un lustro, encarando ya la apertura del juicio oral; o si el caso sigue adelante en sus indagaciones.

Angelines Ortiz, ex delegada en Cádiz de la Consejería de Economía, Ciencia, Innovación y Empleo y ex directora de Economía Social de la Junta, solicitó el archivo de la causa, sobreseimiento que la juez ha desestimado. Por lo tanto, Ortiz sigue figurando como investigada en el caso Bahía Competitiva.

En un principio Ortiz pasó por los Juzgados de San José en calidad de testigo en febrero de 2014; aunque dos meses más tarde declaró de nuevo en Los Balbos, esta vez, como imputada.

Cuando el abogado de Ortiz planteó el archivo de la causa respecto a su representada, el fiscal del caso se opuso al sobreseimiento, ya que entendía que la ex delegada "tenía conocimiento de lo irreal de los proyectos de inversión, a pesar de lo cual no hizo nada por impedir su aprobación".

Según el fiscal, consta que Teodoro Clavijo, técnico de la Diputación de Cádiz y miembro de la comisión de evaluación de las ayudas del plan Bahía Competitiva, le envió un correo a Ortiz poniendo de manifiesto "el riesgo que conllevaba la aprobación de determinados proyectos". Es más, dice el fiscal que Angelines Ortiz solicitó este correo a Clavijo a sabiendas de que la Comisión de Madrid, donde ella acudía en representación de la Junta, tenía reservas sobre algunos expedientes para su aprobación definitiva.

La juez Lourdes del Río, por su parte, desestimó el recurso de la ex directora de Economía Social al considerar -al igual que el fiscal- que "hay datos que parecen confirmar el conocimiento por la señora Ortiz de que en relación con las empresas relacionadas con el programa Reindus existía una serie de reservas y objeciones, las cuales no fueron comunicadas por su parte al Ministerio de Industria, siendo dicha señora delegada provincial de Innovación, Ciencia y Empleo".

En definitiva, para Del Río la ex delegada de la Junta era consciente de la "dudosa efectividad" de los proyectos empresariales a los que se les habían otorgado ayudas millonarias.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios