El pinfuvote, un deporte alternativo en el instituto La Bahía de San Fernando

Centros educativos de El Puerto, Jerez y Sanlúcar ponen en práctica esta disciplina adaptada del voleibol, el ping-pong, el fútbol y el tenis

El colegio Casal Carrillo retoma sus encuentros de Aulas Específicas

San Fernando impulsa un proyecto para potenciar el deporte entre personas con discapacidad

Dos equipos disputan un partido de pinfuvote, en el instituto La Bahía de San Fernando.
Dos equipos disputan un partido de pinfuvote, en el instituto La Bahía de San Fernando. / D.C.
Amaya Lanceta

08 de marzo 2024 - 06:00

San Fernando/Casi 150 estudiantes compitieron ayer entre ellos en el instituto La Bahía para alcanzar uno de los cinco premios que se concedían en una jornada de convivencia especial por dedicarse a un deporte alternativo, el pinfuvote, una disciplina que nació en Dos Hermanas en 1992 como adaptación del voleibol. Profesores miembros de la directiva de la Asociación Cultural Deportiva Amigos Pinfuvote Cádiz organizaron este evento en el que participó el centro isleño, el instituto Francisco Pacheco de Sanlúcar y La Almunia de Jerez, además de la Escuela de Formación y Deporte de El Puerto que conformaron el equipo de árbitros.

"En 1992 daba clases en un colegio y enseñaba voleibol, pero muchos niños tenían dificultades así que hice una adaptación, podían darle con la mano, el pie o la cabeza", explica Juan Lorenzo Roca Brines, el creador del pinfuvote. Cuando retomó el tema después de algunos cambios profesionales trabajó en la idea con nuevas modificaciones. Al juego le introdujo no solo el fútbol, sino que también bajo la red a la altura del tenis para beneficiar la circulación del balón. "Muchos chicos tenían problemas para sacara de fondo por la altura y por la distancia", apunta. De ahí que también adelantara el punto de saque situándolo en un círculo dentro de la pista, con la posibilidad de sacar con una o dos manos, con el pie o la cabeza. "El balón es de gomaespuma. Se permite el bote de la pelota cuando se juega. Solo uno antes de golpear", añade Ana García García, profesora del instituto La Bahía que coordinaba el evento. También tiene elementos del ping-pong.

Como en voleibol se juega a 3 o 5 set, hasta 25 puntos y el último juego se recorta a 15 puntos. Tiene una peculiaridad, lo que se denomina tripin. "El triple en baloncesto tiene un valor importante. Hace la diferencia. Aquí se contabilizan los tripins, que son puntos que se consiguen después de que un equipo haya dados los tres toques con las tres partes del cuerpos que están permitidas, con las manos, con los pies o con la cabeza", explica Roca Brines. "Son jugadas complejas, requieren su técnica y marcar", puntualiza Ana García. Por eso, se premia al equipo que más puntos de esta índole consigue.

También se da una distinción al juego limpio por detalles que también se valoran en los partidos: la puntualidad, el saludo inicial y final entre los equipos, la aceptación de los jugadores de las indicaciones del entrenador, si interfieren en las decisiones arbitrales, si hay disputa entre los miembros del equipo...

"Es una de las normas: al terminar los partidos los equipos deben saludarse. Es obligatorio", cuenta el creador. Si el juego limpio es uno de los pilares de la práctica deportiva algo de lo que se nutre esta, el pinfuvote también sobresale por ser accesible. "El objetivo es la participación", abunda la profesora del IES La Bahía. Lo consiguen al hacer las jugadas más lentas. De hecho, "tienen más éxito las dejadas que el remate".

Los estudiantes de primero y segundo de Secundaria mostraban ayer en los dos pabellones cubiertos del centro educativo isleño lo aprendido en clase. “En cada centro se han dado unidades didácticas, se ha practicado y se han elegido los integrantes de los equipos”, cuenta García. Se trata de un deporte mixto, y por tanto debe haber un chico y una chica entre los tres jugadores de cada línea –delantera y trasera–.

La idea era que jugaran todos contra todos. Es decir que cada equipo de 12 jugadores –seis en cancha– se enfrentara con los demás, por eso se optó por una sistema de liguilla y no de eliminación; y se jugaba por tiempo, en concreto 15 minutos. La ocasión se aprovechó además para fomentar hábitos de vida saludable también en la comida por lo que había disponible agua y frutas para los competidores.

"Queremos traer campeonatos intercentros provinciales", cuenta Ana García sobre los planes de la Asociación Cultural Deportiva Amigos Pinfuvote Cádiz y de los profesores que forman parte de su directiva. Buscan seguir el ejemplo de Sevilla donde este deporte adaptado está muy extendido, para expandirlo por toda Andalucía.

Lo último