Manuel Gavira Florentino | Candidato número uno por la provincia de Cádiz de Vox

“Si no hay políticas de cambio real, Cádiz será una provincia en descomposición”

  • l El parlamentario gaditano insiste en la intención de entrar en el ejecutivo andaluz porque “el PP se ha conformado con hacerlo un poco mejor que los gobiernos de Chaves, Griñán y Susana Díaz”

Manuel Gavira, durante su entrevista con Diario de Cádiz.

Manuel Gavira, durante su entrevista con Diario de Cádiz. / Jesús Marín

–Encaramos la recta final de la campaña, ¿cómo ve las elecciones del domingo?

–Seguimos viéndolas con el mismo espíritu con el que empezamos la campaña, con la idea de que es posible que Vox gane las elecciones, para ello hemos traído de Madrid a la persona más formada y más preparada, Macarena Olona, que es la líder que necesita Andalucía para afrontar los retos que tiene nuestra tierra. Afrontamos estos días con mucho optimismo y con ganas de seguir trasladando a los andaluces para que nos conozcan sin ningún tipo de interferencia.

–¿A qué aspira su partido?

–Como todos los partidos, nosotros nos presentamos a las elecciones con la idea de ganarlas y de gobernar en solitario.

–Las encuestas hablan de que Moreno Bonilla tendrá una amplia mayoría, pero insuficiente para gobernar en solitario. ¿Sigue Vox con el convencimiento de exigir entrar en ese gobierno si el PP quiere sus votos?

–Por supuesto. Y la razón es fácil de entender: el gobierno del Partido Popular y Ciudadanos, que en diciembre de 2018 llegó con la vitola del cambio, no se ha notado en la realidad de Andalucía. Se han dedicado básicamente a gestionar la herencia socialista, las mismas políticas que los socialistas. Por tanto, si Andalucía pretende mejorar algo, una décima, alguna cifra macroeconómica insignificante, no es un cambio real. Un cambio real es traer a Andalucía políticas que esta región necesita, y que pasan por el empleo, por una atención sanitaria mejor, por una educación mucho más cercana y menos adoctrinadora, por seguir protegiendo el mundo rural, el sector primario, la agricultura, la ganadería, la pesca... sectores que han tenido siempre en nuestra región mucha riqueza y mucho empleo.

–¿Están dispuestos entonces a que se repitan incluso las elecciones si el PP no acepta su entrada en el gobierno andaluz?

–Esa pregunta la tiene que resolver el Partido Popular. Tiene que decidirse si gobierna con la abstención del Partido Socialista corrupto que ha arruinado esta tierra, o si gobierna con Vox si se da ese escenario. Desde luego lo que no vamos a hacer es favorecer de ninguna manera un gobierno del Partido Popular para que siga gestionando y siga realizando las mismas políticas que los socialistas. No lo vamos a hacer porque ya llevamos tres años y medio de experiencia.

–Plantean un escenario similar al de Castilla y León. ¿Cómo funciona ese gobierno?

–Tengo la oportunidad de hablar con Juan García Gallardo, el vicepresidente de Castilla y León, y conozco también a los consejeros, que son grandes profesionales y expertos en las materias de las que son máximos responsables; y las conversaciones que tengo me reafirman que el escenario es muy positivo. Están tomando medidas que en Castilla y León, con tantos años de gobierno del Partido Popular, no se habían puesto en práctica. Desde luego, no está sucediendo lo que algunos agoreros vaticinaban el día después de las elecciones. A nosotros lo que nos preocupa principalmente son las personas e intentar hacer la vida lo más fácil posible y que no tengan que estar en una constante lucha con las administraciones. Facilitamos la vida bajando impuestos, reduciendo burocracia, desterrar el papeleo y hacer la relación con la administración lo más sencilla posible. Y está funcionando bastante bien.

–Hablando de estos tres años y medio, ¿cuál es su balance de la gestión de Moreno Bonilla?

–El Partido Popular se ha conformado con hacerlo un poco mejor que los gobiernos de Chaves, Griñán y Susana Díaz; un poquito mejor. Se ha echado al socialismo de Andalucía, pero siguen vigentes las mismas políticas en Andalucía. Y eso es lo que significa para nosotros un cambio real: desterrar todas esas políticas que han condenado a Andalucía.

–¿Y del PSOE qué puede decirme? ¿Cómo ve al partido hoy? ¿Se ha notado en algo, para bien o para mal, el cambio de Susana Díaz por Juan Espadas?

–El Partido Socialista ha cambiado de líder, pero siguen los mismos que estaban antes. El señor Espadas ha sido consejero de los gobiernos corruptos de Andalucía. El señor Espadas se ha aprovechado de la administración de Andalucía para enchufar a la mujer. Difícilmente los andaluces pueden ver un cambio en Andalucía teniendo un candidato como Espadas, que representa a la vieja política socialista. Y difícilmente ningún candidato con ese bagaje pueda conseguir llamar la atención de los andaluces.

–A este análisis del PSOE se le une una izquierda que llega excesivamente fragmentada a estas elecciones. ¿Eso es bueno para la derecha?

–El escenario de la izquierda es resultado de la propia división que existe entre ellos. He vivido estos tres años en el Parlamento andaluz y he visto las tensiones que hay entre ellos. Veíamos cómo el sector que lideraba Teresa Rodríguez tenía escondido, en la nevera, al sector de Izquierda Unida; y cuando se produce la salida de esta facción de la coalición de Adelante Andalucía, el grupo estalla en mil pedazos. Hemos visto cómo ni siquiera Podemos es capaz de presentar la documentación oportuna para ir a las elecciones. Las políticas de la extrema izquierda son un desastre y eso lo notamos mucho, cada vez más, los andaluces; proponen un modelo caduco y fallido en cualquier parte del mundo donde se haya aplicado.

–En este escenario a un lado y a otro, Vox participa con Macarena Olona como candidata, que no ha estado exenta de polémica. ¿Hacía falta traer a alguien de fuera?

–Macarena no es nacida en Andalucía, efectivamente. Todos lo sabemos. Como también sabemos todos su vinculación con Andalucía y sus antecedentes familiares. Que Vox destine a Macarena Olona a Andalucía es una prueba de la importancia que Vox le da a esta tierra. No estamos hablando de una persona que ha sido ajena a Andalucía, ella vive Andalucía, y desde que es diputada nacional la conoce muy de primera mano, y ahí están sus iniciativas en el Congreso. El aire que respira Macarena es aire andaluz, y su compromiso con Andalucía es total. La polémica es un intento más del bipartidismo, PP y Psoe, de tratar de demonizar y criminalizar la figura de Macarena Olona.

–Centrándonos en la provincia, ¿a qué resultado aspira el domingo Manuel Gavira?

–El partido no personaliza el resultado de las elecciones, en este caso en Manuel Gavira. Lo que queremos es tener la confianza de los gaditanos, trasladarles que la realidad de Andalucía y de la provincia no ha mejorado en los últimos tres años y medio. De hecho vemos a diario cómo los medios de comunicación hablan de lo que es la provincia de Cádiz, que es la de mayor diferencia entre generaciones de toda España, lo que significa que nuestros hijos se tienen que ir lejos de la provincia para tener un proyecto de vida estable. Hemos vivido como en ningún otro sitio lo que es la falta de industria, y por eso reclamamos la reindustrialización; vivimos como en ningún otro sitio el daño que se le está haciendo a sectores muy vinculados a la provincia como la pesca, la agricultura y la ganadería, muy castigados por estas políticas que vienen de Bruselas que solo ponen trabas, nuevas regulaciones y nuevos impuestos. Y si no se hacen políticas de cambio real, Cádiz será una provincia en descomposición. Nosotros lo que planteamos es un cambio que haga que Cádiz sea una provincia próspera para vivir, donde los gaditanos tengamos posibilidades para vivir aquí y no tener que irnos fuera.

–En las últimas andaluzas obtuvieron dos diputados. ¿El objetivo es repetir resultado o mejorar?

–El objetivo es sacar un mejor resultado que el de diciembre de 2018, evidentemente. Tenemos una experiencia que no teníamos antes, y un mayor grado de conocimiento de lo que es la realidad de Andalucía y del Parlamento andaluz, y estamos capacitados para adoptar las medidas oportunas para revertir la situación de la provincia. Insisto, este año 2022 va a terminar Andalucía con más de un 21% de paro, los mismos datos que dejaron los socialistas, lo que quiere decir que las políticas de empleo del gobierno de Moreno Bonilla no han hecho absolutamente nada para revertir la situación de la provincia.

–Estas elecciones sitúan también en la rampa de salida las municipales del próximo año. ¿Cómo se plantea Vox esa convocatoria de mayo de 2023?

–Llevamos unos meses engrasando la maquinaria para estas elecciones autonómicas, para las municipales y para las posibles generales que vengan después. Los equipos locales de cada municipio se encuentran preparados y además esta campaña está sirviendo de experiencia para esos comicios. Estamos en constante campaña electoral. De hecho, en estos últimos meses como portavoz he procurado recorrer los 45 municipios de la provincia y he comprobado in situ la solidez y el trabajo que están haciendo los coordinadores locales.

–Es decir, que Vox estará en todos los municipios de la provincia en mayo de 2023.

–Efectivamente, el compromiso de Vox en la provincia es presentar lista en los 45 municipios. Y por supuesto en cada ELA cada vez haya elecciones.

–¿Y cuándo se conocerán los candidatos?

–Normalmente solemos designar a los candidatos en el último momento, cuando falta un mes o mes y medio. En el caso de las autonómicas, esperamos a que se convoque, y en las municipales esperamos que meses antes se vayan conociendo los candidatos de los municipios más grandes de la provincia. Pero aún es precipitado, ahora lo que toca es las autonómicas, y ya se verá. Después del verano, entiendo yo, ya empezaremos a conocer a los candidatos.

–El reto de las municipales es grande, ya que apenas tuvo presencia Vox en las de 2019.

–Sí. Fíjese que esas últimas municipales coincidieron con las europeas, y si trasladamos los resultados habríamos tenido varios concejales, en el caso de Cádiz capital. Lo que intentamos ahora es trasladar el mensaje de Vox a los gaditanos e intentar tener el mejor resultado posible.

–¿Es Vox una fuerza en ascenso en la provincia de Cádiz?

–Sin ninguna duda. Y pongo ejemplos: en las últimas elecciones, que fueron las generales, Vox fue la fuerza más votada en algunas partes de la provincia, como la zona del Campo de Gibraltar, como también en algunos pueblos de lo que es la Cádiz profunda, como a mí me gusta decir. En Alcalá de los Gazules, cuna del socialismo andaluz, Vox fue la segunda fuerza más votada; en Puerto Serrano también éramos la segunda fuerza política. El mensaje está calando cada vez más en nuestra provincia.

–Eso no evita la tensión y la polémica que siempre suele rodear al partido ¿Cómo se lleva eso?

–Este tipo de circunstancias nos acompañan por culpa sobre todo del consenso progre y los medios de comunicación afines a él, porque en el momento en que el discurso se traslada sin interferencias, hay personas que entienden que el partido que defiende a la clase trabajadora es Vox. Cuando no hay interferencias, el cariño, el aprecio y el respeto de la gente es grande, porque conocen el mensaje de primera mano. Lo que ocurre es lo que todos conocemos, que el bipartidismo nos demoniza y eso tiene como consecuencia que tengamos que sufrir agresiones, amenazas e insultos cuando hacemos cualquier tipo de mesa informativa con la que pretendemos hacer llegar el mensaje de Vox a la calle. Y quiero recordar que hace una semana unos compañeros en El Puerto de Santa María sufrieron las agresiones de unos cobardes que fueron a vejarlas. Esto es consecuencia de esa demonización y los ataques de lo progre y de los medios.

–Uno de los motivos de tanta polémica es su posicionamiento sobre la cuestión de género...

–Vox es el partido que defiende a las mujeres, porque ni las infraestructuras ni la legislación que criminaliza a los hombres, ni todos los medios que estamos destinando y que no llegan nunca a las víctimas están resolviendo el problema. Y la izquierda ni siquiera es capaz de entrar en ningún tipo de debate, como el endurecimiento de las penas o hacer que todos esos recursos lleguen efectivamente a todas las víctimas que sufren violencia, porque no solo hay víctimas de violencia de los hombres hacia la mujer, sino que hay otros tipos de violencia.

–¿Y qué propone Vox respecto a la Memoria Democrática, otra de las grandes polémicas que rodean al discurso de su partido?

–Por supuesto la derogación de la ley de memoria democrática de Andalucía. Vemos cómo el Partido Popular y Ciudadanos se ponen de perfil cuando ocurre cualquier episodio como el de Cádiz con Pemán. En vez de tener la oportunidad que tienen ahora de cambiar las leyes, lo que hacen es mantener las leyes ideológicas del Partido Socialista. Eso es lo que hacen PP y Ciudadanos.

–¿Y usted aboga por derogar la ley para cambiarla por otra?

–Nosotros acordamos con el Partido Popular presentar una ley de concordia, que es algo que está fuera de lo que nosotros pensamos. Para nosotros, la memoria tiene que ser libre. Y por supuesto que todo el mundo tiene derecho a enterrar a sus familiares con dignidad. Por supuesto. Todo el mundo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios