Impulsa El Puerto / Suelo Industrial

El procedimiento para vender los terrenos de Plasticur queda desierto

  • Ninguna empresa ha realizado oferta económica a Impulsa por las instalaciones

  • La nave está siendo vandalizada, a causa del abandono y la poca vigilancia

Una imagen retrospectiva de la entrada a los terrenos de la antigua Visteon. Una imagen retrospectiva de la entrada a los terrenos de la antigua Visteon.

Una imagen retrospectiva de la entrada a los terrenos de la antigua Visteon. / Fito Carreto

Finalmente, el proceso de licitación abierto por la empresa municipal Impulsa El Puerto para poner a la venta los terrenos de la antigua Cádiz Electrónica (posteriormente Visteon) que pasaron después a ser propiedad de la empresa Plasticur Reciclados, ha quedado desierto.

El plazo para las empresas que quisieran realizar alguna oferta se cerró ayer lunes, 2 de marzo, a las tres de la tarde, sin que se hubiera presentado ninguna. El procedimiento para sacar a licitación la antigua nave y terrenos aledaños propiedad de Plasticur se abrió por parte de Impulsa El Puerto ante las expectativas de que podría haber alguna firma interesada en hacerse con estos suelos para instalar alguna actividad productiva, ya que Plasticur no ha dado utilidad alguna a la nave y parcela que adquirió a la empresa municipal a un precio menor al de mercado.

Los interesados debían depositar una fianza de 500.000 euros sobre los terrenos, que son objeto de litigio

Ya a finales de la semana pasada no se había producido ninguna oferta, con lo que todo indicaba que el desenlace del procedimiento para vender estos terrenos sería el que se ha producido.

En este caso, se trataba de una compraventa condicionada a la previa recuperación de los suelos por parte de la empresa Impulsa, ya que la mercantil no ha recobrado todavía su titularidad, y mantiene un litigio con Plasticur para que los terrenos y la nave reviertan a la empresa municipal, por haber incumplido los términos del contrato en virtud del cual adquirió estas instalaciones a Impulsa en el año 2013.

La empresa municipal Impulsa El Puerto vendió los terrenos a Plasticur (70.000 metros cuadrados donde estaba previsto que instalaran la nueva fábrica), por poco más de cuatro millones de euros, comprometiéndose a generar hasta 100 puestos de trabajo directos en los cinco primeros años. Por cada empleo de menos que se creara respecto a ese compromiso, se establecía una penalización sobre la empresa de reciclados de plásticos de 10.000 euros.

Además de la creación de los puestos de trabajo, se establecían otra serie de condicionantes que Plasticur también habría incumplido. Al entender que se estaban vulnerando los compromisos adquiridos en el año 2013, Impulsa acudió a los tribunales, habiendo fijado el Juzgado número 2 de El Puerto para el próximo lunes, 9 de marzo, una vista previa como parte del procedimiento contra Plasticur, que está declarada en rebeldía en el proceso.

La antigua nave de Visteon, actualmente de Plasticur, está siendo objeto de robos y vandalismo. La antigua nave de Visteon, actualmente de Plasticur, está siendo objeto de robos y vandalismo.

La antigua nave de Visteon, actualmente de Plasticur, está siendo objeto de robos y vandalismo.

Tras no haberse presentado ninguna empresa para optar a la propiedad de los terrenos, Impulsa deberá analizar ahora los motivos de que haya quedado desierto el procedimiento.

Confiando en que el litigio se resuelva pronto, Impulsa decidió sacar a licitación estos terrenos, fijando un precio de 1,8 millones de euros para las empresas aspirantes, así como depositar una fianza de 500.000 euros. En el pliego de condiciones, que este diario adelantó días atrás, se establece que la contratación queda condicionada a que, en el plazo de seis meses desde la adjudicación, Impulsa pueda inscribir la propiedad a su nombre, por haber obtenido mandamiento judicial que le faculte para ello, y por lo tanto recuperado la titularidad de los terrenos.

Cabe señalar que en la actualidad, según denuncian testigos presenciales, la nave de Plasticur está siendo objeto de robos y vandalismo, producto al parecer de haberse relajado la vigilancia sobre la misma.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios