La recreación histórica de los bandoleros se cierra con 15.000 asistentes

grazalema

El alcalde sostiene que este evento provoca una extraordinaria inyección económica para el pueblo

Un momento de la recreación 'Sangre y amor en la Sierra'.
Un momento de la recreación 'Sangre y amor en la Sierra'. / F.M.
Redacción

10 de octubre 2017 - 02:13

Grazalema/Cientos de personas llegadas desde todos los puntos de la provincia de Cádiz pero también de distintas provincias de Andalucía y de otros lugares de España, han logrado llenar Grazalema este fin de semana, participando en la XI edición de la consolidada recreación histórica, 'Sangre y Amor en la Sierra', que recuerda el bautizo en la localidad del hijo de uno de los más famosos bandoleros andaluces, José María Hinojosa, 'El Tempranillo'. Ocurrió en 1832 y en torno a esos hechos se ha fraguado esta celebración. Este evento "esencialmente turístico", en palabras del alcalde, Carlos Javier García, "ha logrado convertirse por méritos propios en una de las citas anuales ineludibles en el conjunto de la provincia de Cádiz", siendo cada año miles las personas que llegan a la localidad, muchas de las cuales pernoctan durante todo el fin de semana en Grazalema "e incluso en pueblos de nuestro entorno", refirió el regidor.

Según datos de la Policía Local, se han contabilizado en la localidad unos 2.000 vehículos este fin de semana, que han utilizado de forma rotatoria los aparcamientos dispuestos; a ellos hay que sumar unos 70 autobuses y un número similar de caravanas y autocaravanas. Los autobuses lanzadera dispuestos para la ocasión entre los aparcamientos alejados y el centro de la localidad han transportado a unas 3.000 visitantes. Así, en total, en la fiesta han participado unas 15.000 personas. Eso ha provocado que viernes y sábado la totalidad de los alojamientos que existen en Grazalema, entre ellos los siete hoteles con que cuenta la población y las más de 60 casas rurales registradas, hayan estado ocupados. "La inyección económica de este evento es extraordinaria para un pueblo que vive del turismo, y que ha logrado un producto único, que permite una experiencia global que se ve, se escucha, se huele y se saborea. La recreación de la antigua Grazalema y el poblado que construimos cada año, junto a las escenas teatrales y los atavíos de época, son el sello de identidad de esta recreación", dice el alcalde.

Lo último

stats