"Interpretar a alguien como la 'Niña de los Peines' es todo un honor"

Ana Morales y Hugo López. Solistas

R. R.

13 de enero 2014 - 12:56

Rafaela Carrasco ha apostado por unos bailaores y bailaoras con una preparación técnica muy completa que les proporcione la mayor calidad e igualdad, de cara a realizar la labor de cuerpo de baile y que, a su vez, sean fuertes personalidades sobre el escenario, contundentes y llamativas; capaces de desarrollar cualquier papel de solista en caso necesario. Y quiere que este proyecto sirva como plataforma donde mostrar a estos nuevos artistas emergentes pertenecientes a una generación muy preparada y con un potencial importante.

Una de las bailaoras es Ana Morales que, en el espectáculo será la Niña de los Peines. Posee compañía propia y es una de las solistas del elenco. “Ha sido una experiencia con una gran aportación positiva, conocer gente nueva, intercambiar ideas frescas, además de la posibilidad de interpretar bailando a una señora del flamenco como la Niña de los Peines es todo un honor”, explica. En su curriculum, ostenta experiencias como la de haber sido cuerpo de baile del Ballet Andaluz bajo la dirección de José Antonio: “Volver de manera solista al Ballet ha sido una maravilla”, comenta. Sobre su trabajo explica que interpretar bailando la voz de la Niña de los Peines ha sido “todo un reto; la tengo visualizada de una forma muy actual, porque yo vivo en esta época, no en 1922, y siento el flamenco a mi forma y modo, imprimiendo mi sello persona, con todo el respeto posible a este mito del flamenco”.

Ana Morales inició sus estudios de danza en el conservatorio de Barcelona. A los 16 años se traslada a Sevilla, becada durante tres años por la Compañía Andaluza de Danza (dirigida y coordinada por José Antonio Ruiz), donde continúa su formación de flamenco. Toma clases con profesores de la talla de Rafael Campallo, Alejandro Granados, Juana Amaya, Eva la Yerbabuena. Isabel Bayón, Andrés Marín, etc. Debutó profesionalmente en el teatro Maestranza, en la Bienal del año 2000, en el espectáculo Puntales, bajo la dirección de Antonio El Pipa.

Otro de los solistas que consiguió el puesto a través de las audiciones es Hugo López. En 2011, logra el primer premio en la modalidad de baile del II Certamen Andaluz Jóvenes Flamencos Desencaja, lo que le permite realizar una gira de espectáculos por toda Andalucía con el ciclo Flamenco viene del Sur. Es Manuel Torres en la obra e interpreta la seguiriya. “Lo mejor de trabajar con Rafaela Carrasco es la libertad que nos da. Te enseña a hacer y a trabajar el personaje y la técnica”, asegura.

Lo último