Cultura

Alfredo Sanzol recibe el Premio Nacional de LIteratura Dramática por 'La respiración'

  • El jurado destaca la "trama compacta y abierta" y la "renovada sentimentalidad" que fluye en el texto

Imagen de Alfredo Sanzol.

Imagen de Alfredo Sanzol. / juan carlos vázquez

El escritor y director teatral Alfredo Sanzol (Pamplona, 1972) obtuvo ayer el Premio Nacional de Literatura Dramática, dotado con 20.000 euros, por su obra La respiración, la historia en clave de comedia triste -marca de la casa Sanzol- de una mujer recién divorciada que trata de de recuperar su autoestima y rehacerse apoyándose en su madre, una señora de intensa y formidable vida amorosa que la guiará en un duro proceso de curación interior que acabará siendo toda una aventura existencial. El jurado del galardón elogió especialmente la estructura de la pieza, con "una trama tan abierta como compacta", además de sus "personajes sólidos que evolucionan dramáticamente y que se mueven en una renovada sentimentalidad".

Licenciado en Derecho por la Universidad de Navarra y en Dirección de Escena por la Real Escuela Superior de Arte Dramático, Alfredo Sanzol fue el creador de la compañía Producciones del Callao, compañía con la que puso en pie varios textos propios, entre ellos Cous cous y churros (2001), Missing (2002), Móviles (2003), Cada seis días hay un domingo (2003), Caleidoscopio (2004) y Cómo levantar piedra sin hundirte en las aceras (2005). En su trayectoria se cuentan también las adaptaciones de clásicos más o menos contemporáneoa, como Esperando a Godot de Beckett, La cabeza del Bautista de Valle-Inclán, La importancia de llamarse Ernesto de Wilde, o antiguos, como Edipo Rey de Sófocles.

Nombre fundamental de la escena española de los últimos años, de dilatada trayectoria y marcado sello personal y tragicómico, en el que conviven con total naturalidad la risa y el pellizco más hondo con un oído agudísimo para el habla de la gente corriente, Sanzol ha recibido en tres ocasiones el Premio Max de las Artes Escénicas: en 2011 en la categoría de mejor autor en catalán o valenciano por Delicades, y en 2012 y 2013 en la categoría de mejor autor en castellano, respectivamente, por Días estupendos y por En la luna, por la que también recibió el Premio Ceres al Mejor Autor Teatral. Asimismo, obtuvo cuatro nominaciones a los Premios Max de 2009 gracias a Sí, pero no lo soy, que escribió y dirigió para el Centro Dramático Nacional, donde ejerció además como ayudante de dirección en Un enemigo del pueblo a las órdenes de Gerardo Vera, con el que ha compartido otros proyectos como La voz humana en el Teatro de la Zarzuela.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios