Máriam Guerra. Soprano

“Amo los retos y Verdi es uno de ellos”

  • La cantante jerezana debutará ‘Rigoletto’ el 30 de octubre en el Palacio de Congresos de La Línea

  • Será la única española en el reparto junto a la Ópera Nacional de Moldavia

La soprano jerezana Máriam Guerra, en uno de los ensayos de ‘Rigoletto’, junto al maestro Manuel Burgueras. La soprano jerezana Máriam Guerra, en uno de los ensayos de ‘Rigoletto’, junto al maestro Manuel Burgueras.

La soprano jerezana Máriam Guerra, en uno de los ensayos de ‘Rigoletto’, junto al maestro Manuel Burgueras.

–¿Cómo se siente al debutar ‘Rigoletto’?

–Desde que empecé a estudiar canto, siempre he sentido predilección por tres óperas: ‘La Flauta Mágica’ (Mozart), ‘Lucia di Lammermoor’ (Donizetti) y ‘Rigoletto’ (Verdi). Así que estoy contentísima de tener esta oportunidad. Eso sí, he tenido que estudiar mucho a Verdi, sus ideas, analizar su música y la historia detrás del personaje de Rigoletto, para llegar a entender a los demás personajes que le rodean, entre ellos Gilda, el personaje al que daré vida el próximo día 30 de octubre, en el Palacio de Congresos de La Línea. Debo de ser sincera, siempre he escuchado que cantar Verdi no es fácil y ahora entiendo el porqué. En lo que llevo de carrera me he sentido mucho más cómoda en el repertorio de Mozart, Rossini y/o Donizetti, así que montar Rigoletto ha supuesto un gran reto, pero por suerte, a mí me apasionan los retos. Debutar Gilda es toda una aventura, ya que interpretativamente hablando es un personaje que comienza la ópera siendo una niña, pero a partir del segundo acto, esa niña da paso a una mujer y, claro, todo ese cambio también ha de reflejarse en la expresión corporal y en la voz.

–¿Cómo ha trabajado la obra?

–Afortunadamente trabajo con los mejores: el maestro Manuel Burgueras (repertorista durante 24 años de la gran Montserrat Caballé) y la mezzosoprano Francesca Roig. Ellos ya conocen mi instrumento y me van acompañando y guiando durante el proceso de maduración de mi voz.

–¿Cómo le llegó la propuesta?

–A principios de este año me llamaron desde la agencia ‘Leonor Gago Artist Management’ para hacer varias funciones como Frasquita de la ópera ‘Carmen’ (Bizet). Les gusté y poco más tarde me volvieron a llamar para ofrecerme colaborar con ellos en los próximos títulos que iban a producir para el curso 2019-2020. Me dieron un listado con los nombres de las óperas y me preguntaron cuáles me apetecía hacer y el personaje que quería interpretar. ¡Así da gusto! Así que comienzo el curso con mucha ilusión y ganas por cantar mi Gilda.

–¿Qué puertas le abre este debut?

–Durante estos proyectos, voy a poder trabajar con compañeros y directores con los que nunca había trabajado, además de la oportunidad de cantar grandes títulos de óperas, acompañada por la gran orquesta del Teatro Nacional de Ópera de Moldavia y del director Nicolae Dohotaru. En esta ocasión me acompañarán Matteo Jin como Rigoletto y Alessandro Kim, como el duque de Mantua. Seré la única española del reparto, así que será una gran y enriquecedora experiencia.

–¿Cuáles son sus próximos compromisos?

–Mis próximos compromisos serán dos recitales dirigidos por el maestro Ángel Hortas, uno en Jerez y otro en Ceuta, a mediados de diciembre. Adina de ‘Elisir d’amore’ (Donizetti) en enero, Donna Anna de Don Giovanni’ (Mozart) en marzo y Musetta de ‘La Bohème’ (Puccini) en junio. Entre otras sorpresas que aún están por cerrar. Será un año movidito, el año de los debuts (ríe).

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios