Flamenco

El Aula de Flamenco de la UCA celebra con éxito su homenaje a Javier Molina

  • Durante dos días se ha analizado en profundidad su aportación artística y musical a la guitarra

Un momento del encuentro entre Manuel Morao, Manolo Sanlúcar y José Luis Balao Un momento del encuentro entre Manuel Morao, Manolo Sanlúcar y José Luis Balao

Un momento del encuentro entre Manuel Morao, Manolo Sanlúcar y José Luis Balao / Manuel Aranda

Las IV Jornadas de Estudio de Cante que organiza la Universidad de Cádiz en colaboración con José María Castaño y el equipo de compañeros de ‘Los Caminos del Cante’ (Alfredo Benítez y Juan María de los Ríos) clausuró ayer la edición de este año, dedicadas al guitarrista Javier Molina, al cumplirse el 150 aniversario de su nacimiento.

A lo largo de dos días se ha analizado por completo la figura de un artista al que muchos consideran como el padre de la actual escuela de guitarra jerezana.

El viernes, el periodista Fran Pereira y el musicólogo Marcelo Gálvez ahondaron en la biografía de Javier Molina. Durante casi dos horas, el público pudo conocer en profundidad la vida y obra del guitarrista desde un punto de vista riguroso y con la introducción de anécdotas y detalles desconocidos hasta el momento.

Ayer, por su parte, el día comenzó con el acercamiento al toque de Molina, algo que recayó en la persona de Paco Escobar, profesor de la Universidad de Sevilla, que conferenció de manera magnífica ilustrando cada una de sus explicaciones con su guitarra.

Manuel Morao, Manolo Sanlúcar y José Luis Balao protagonizaron un encuentro histórico para aportar sus vivencias con Molina

Seguidamente, los asistentes, que casi llenaban el salón del Museo Arqueológico, pudieron conocer de primera mano las vivencias de dos de los alumnos del tocaor, Manuel Morao y José Luis Balao, además del maestro Manolo Sanlúcar, que aprendió de su padre, Isidro Sanlúcar, que había sido alumno también del guitarrista. Fue sin duda un encuentro histórico en el que se pudieron conocer más datos interesantes sobre la figura de Javier Molina.

Tras un agradable almuerzo en las instalaciones de la Peña Tío José de Paula, excelente anfitriona de las jornadas, la tarde concluyó con un análisis de las únicas grabaciones que se conservan de Molina, dos seguiriyas y dos soleás grabadas con Manuel Torre en 1930. Éstas han sido editadas para la ocasión por la UCA gracias a la aportación de Carlos Martín Ballester, que ha cedido las mejores grabaciones que se conservan.José María Castaño, Alfredo Benítez y Juan María de los Ríos fueron los encargados de ello. Esta cita adelantó su horario ante la indisposición de Gerardo Núñez, que por enfermedad no pudo acudir a la charla que tenía programado ofrecer sobre la figura de otro de los discípulos de Molina, el jerezano Rafael del Águila.

En definitiva, unas jornadas completas y rigurosas que han venido a dignificar con mayúsculas la figura de Javier Molina. 

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios