Literatura

‘Cartacuentos’, el misterio de leer

  • El jerezano Juan Pedro García Bazán lanza un proyecto que busca incentivar la lectura en los niños

  • Cartas, cuentos y pistas sumergen al lector, de 6 a 10 años, en un mundo mágico

El jerezano Juan Pedro García Bazán, junto a algunas de sus cartas. El jerezano Juan Pedro García Bazán, junto a algunas de sus cartas.

El jerezano Juan Pedro García Bazán, junto a algunas de sus cartas.

Una pequeña, con una de las cartas. Una pequeña, con una de las cartas.

Una pequeña, con una de las cartas.

La preocupación de una madre por la falta de hábito lector de su hijo despertó en Juan Pedro García Bazán, tío del pequeño, la idea. Le creó unas cartas que incluían unos cuentos con los que había que buscar unas pistas por casa. Todo se presentaba con un aire de misterio porque el niño no sabía ni quién le escribía, ni con qué finalidad. Y resultó. “La verdad es que le enganchó bastante. Él no tenía interés ninguno por leer. Y después, llegaba del colegio y lo primero que hacía era ver si le había escrito Órbil, el personaje”, cuenta Juan Pedro sobre los inicios. Al tiempo, padre ya de dos niñas a las que sí les ha gustado leer, “aunque por rachas”, Juan Pedro utilizó la misma idea que con su sobrino. Y de nuevo acertó. Llegaban del colegio deseando ver si Órbil les había escrito.

Convencido, el autor dio el paso, lanzó el proyecto y lo convirtió en ‘Cartacuentos’. “Las primeras cartas personalizadas que hice eran muy tipo caseras, pero ahora ya son más profesionales, con ilustraciones de un ilustrador y ya tenemos página web. Todos los comentarios que vamos teniendo son muy buenos, muy positivos, de padres y abuelos encantados con la idea. Incluso algún crío me ha escrito por Facebook y me ha dicho que “odiaba” leer y que ahora le encanta. Nada más que por eso merece la pena”, confiesa.

El proyecto se inició este verano y tiene una media de peticiones de unas 100 cartas personalizadas al mes. Juan Pedro es funcionario de justicia y preparador de oposiciones, así que lo de escribir le viene de la invención de cuentos, los que cada noche relata a sus hijas, nacidos de sus imaginación que lleva al papel. ¿Cuál es el objetivo de ‘Cartacuentos’? “Sin duda, el fomento de la lectura en los niños, sobre todo, de 6 a 10 años. Pero incluso una vez una madre me comentó que su hija había perdido el miedo a dormir sola por las noches gracias a los personajes de las aventuras”, asegura.

Hay dos versiones de estas cartas personalizadas, para niño y para niña. El sentido de la diferenciación es adaptar las adjetivaciones fundamentalmente (contento/a, asustado/a...) ya que los cuentos están redactados en primera persona, para que el niño/a se meta más en el personaje. Por lo demás, ambas versiones son idénticas. Las cartas se descargan junto a unas instrucciones o guión que tienen que seguir los adultos y las pequepistas, todo siempre sin que el niño sepa qué se va cociendo detrás. Así, el adulto va gestionando cuándo tiene que ir entregando las cartas o dejarlas en el buzón, dónde ocultar las pistas (congelador, mochila...) dependiendo del ritmo de lectura del pequeño.

Esta combinación de cartas y cuentos sirve también para conocer los intereses del niño en cuanto a lectura, lo que le gusta más o menos. Los principal es que leer no sea una actividad tediosa. Aquí se añade el misterio al niño de quién me escribe, cómo sabe que he leído la carta, cómo me deja las pistas por mi casa... La idea es reforzar que la lectura es algo positivo que al niño le aporta algo extra que le gusta, que es como un juego. El personaje incluso al final de la aventura puede decirle al pequeño quién le ha estado ayudando. Y me sorprende porque yo me dirijo mucho a padres y madres, pero es que detrás hay bastantes abuelos y abuelas que se encargan de organizar el juego”.

Juan Pedro reconoce que no ve mucha apuesta similar en el mercado, cartas con cuentos personalizadas, “y ya estoy viendo que hay gente interesada. Yo, con tal de que sirva para lo que lo creé, motivar a los críos a la lectura, me doy por satisfecho. La lectura es la base de todo”.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios