Concierto en Jerez 2020, un año importante para El Barrio

  • Selu Figuereo llena durante dos noches seguidas el pabellón de Deportes de Chapín con un concierto centrado en su nuevo trabajo: ‘El danzar de las mariposas’

El Barrio, durante el concierto. El Barrio, durante el concierto.

El Barrio, durante el concierto. / Manuel Aranda

El sábado 18 fue el segundo de los conciertos programados en Jerez para la presentación del último trabajo de El Barrio, El danzar de las mariposas, y el polideportivo de Chapín estuvo lleno hasta arriba, igual que el día anterior. Y eso que la climatología nos trajo cantidad de agua, incitando a cualquiera a quedarse recogidito en casa al calorcito y viendo alguna serie o película en la televisión.

Gorros, muchos gorros de barrieros en la pista y en las gradas de Chapín, aunque tras 24 años de conciertos, giras, 14 discos, y triunfando una y otra vez en el Wizink Center de Madrid (antes el Palacio de los Deportes de Goya), una parte importante del público que va a los conciertos de El Barrio no oculta la ausencia capilar en sus cabezas, síntoma de haber superado con creces muchas crisis cuarentañeras…En fin, seguidores de todas las edades y condiciones se dieron cita en Jerez para pasarlo bien en un concierto rebosante de sonido gaditano y andaluz.

Selu Figuereo acaba de empezar este 2020 con el convencimiento de que va a ser un año barriero, no como el 2019 donde estuvo presente, pero menos… El espectáculo que acompaña la presentación de este último trabajo, anuncia un gran año ya que se trata de un montaje espectacular, tanto en lo visual como en lo musical. Una puesta en escena cuidadísima, empezando por la puntualidad con la que empieza.

El danzar de la mariposas es un trabajo donde Selu ha afinado bastante en la dirección de actualizar su sonido barriero a los últimos avances de la tecnología musical. Sin renunciar a su base de sonido gaditano de coplas llenas de flamenco, al trasluz de la brisa de la Bahía. Coplas y canciones cargadas de alegría y también de compromiso social, como Custodia, el ‘temazo’ que habla de una realidad cantada tal como es, sin pelos en la lengua, sin mochilas políticas, pero diciéndole al público: súbete a mi barco y verás que mis canciones nacen de ti de lo que te conozco.

Otras dos canciones sobresalen del resto en el trabajo de estas mariposas azules barrieras: Agua fresca, que nos transporta a los mejores momentos de Niña Pastori, acariciándonos las fibras más sensibles de nuestra esencia cultural. Y la otra canción, es la que da nombre al disco El danzar de las mariposas, donde la alegría del verano nos inunda en estéreo, doblando las voces y con un importante trabajo de guitarras eléctricas y teclados, que le dan frescura y profundidad.

Lleno en el pabellón de los deportes de Chapín. Lleno en el pabellón de los deportes de Chapín.

Lleno en el pabellón de los deportes de Chapín. / Manuel Aranda

Más de 20 temas cantó Selu ante su público, la mayoría del último disco, pero también algunas del anterior Las costuras del alma, como el estupendo acústico que se marcó, solo con la guitarra de la canción de este disco, Ojalá amiga. Y un medley de otros discos, ya en la recta final del concierto para subir la adrenalina de los asistentes. Momento mágico resultó el de la interpretación de Ángel de amor donde el público cantó tanto o más que Selu.

La penúltima canción fue El danzar de las mariposas, pero el honor de cerrar el concierto lo reservó, como no podía ser de otra manera, para Orgullo, verdadera seña de identidad de los seguidores de El Barrio.Un impresionante concierto de Selu y El Barrio, que sumó por momentos hasta por 12 músicos en el escenario, donde todo estuvo muy cuidado de principio a fin y donde un público de todas edades y condición disfrutó de una noche pletórica de música, alegría y vitalidad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios