Cultura

Concierto de año nuevo de 2011

Obras de la familia Strauss, Joseph Lanner, Franz Liszt y Joseph Hellmesberger. Orquesta Filarmónica de Viena. Dir: Franz Welser-Möst. Decca - 1 DVD ref: 074 3411 - 2 Cd's ref: 478 2601.

PONERSE al frente de la Orquesta Filarmónica de Viena para dirigir el concierto de año nuevo 2011 ha significado para el director austriaco Franz Welser-Möst el colofón de un periodo plagado de éxitos durante el que ha sido nombrado director general de música de la Ópera Estatal de Viena, ha dirigido a la Orquesta Filarmónica de Viena en el Festival de Salzburgo y en el Concierto nocturno del pasado verano desde el Palacio Imperial de Schönbrunn, manteniendo siempre la titularidad de la Orquesta de Cleveland.

En la última edición -la número 53 de manera consecutiva- de este acontecimiento tan arraigado en nuestra sociedad que es el concierto vienés de año nuevo, retransmitido a más de 70 países con una audiencia estimada en más de mil millones de personas, el director austriaco apenas dirigió la pieza que sirvió de introducción ('Marcha de los caballeros' de la opereta Simplicius que él mismo se encargó de dar a conocer hace unos años), dejando a los miembros de esta orquesta mítica plena libertad de articulación y autonomía en las respiraciones, donde demostraron, una vez más, la peculiaridad de una forma de interpretar y de un estilo mundialmente célebre, paradigma para la mayoría de las orquestas del planeta. Luego, poco a poco el maestro invitado, antiguo director de la Ópera de Zurich, imprimió su marca: tensión, dramatismo, pero sobre todo respetando una sonoridad idealmente forjada, aérea, desgranada sin sentimentalismo ni falsa nostalgia de los valses vieneses.

Especial atención mereció nuestros país en el programa -quizás influido por el triunfo de nuestra selección en la copa del mundo de fútbol- recuperando del vasto archivo de partituras de la Philharmonie algunas obras ('Marcha española' de Johan Strauss, hijo, 'La perla de Iberia de Joseph Hellmesberger II' y el 'Cachucha-Galopp' del Johann Strauss, padre) que por sus ritmos y la significativa presencia de las castañuelas no pudieron abstraerse del tópico folklórico de nuestra música.

Importante fue, asimismo, el homenaje, bien escogido, a Franz Liszt, compositor húngaro del que este año se cumple el bicentenario de su nacimiento. Los espectadores que siguieron en directo la retransmisión (se puede ver, igualmente, en el DVD) pudieron ver simultáneamente, mientras sonaba el Walz Mephisto número 1, imágenes de la casa natal del compositor, situada en Raiding (hoy en el Burgenland austriaco y antaño perteneciente a Hungría). Welser-Möst esculpió con fineza extrema, sin por ello restar un ápice de dramatismo a esta pieza conmovedora sembrada de destellos y trazos diabólicos.

No fue casualidad que antes de esta obra sonara el 'Furioso-Galopp sobre motivos de Liszt', compuesto por el creador de la saga Strauss como muestra de admiración y amistad hacia el autor de 'Los preludios'.

Como suele ser costumbre, las intervenciones del ballet se realizaron en decorados naturales, entre ellos en el hermoso castillo de Schloss Laudon, situado en uno de los distritos de Viena.

Gran concierto con un programa acertado y ameno del que ya podemos disfrutar en los soportes audiovisuales habituales. Viena y su legendaria Filarmónica siguen erigiéndose como la inigualable cita para la celebración del primer día del año.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios