Cultura

Diego González Ragel, la cámara que vio cómo se fue el oro de Moscú

  • Una exposición en Madrid saca a la luz el archivo de un fotógrafo jerezano injustamente olvidado.

Comentarios 1

 Diego González Ragel (Jerez 1893-Madrid 1951) trabajó durante 35 años como fotógrafo en Madrid. Su firma apareció en las principales publicaciones de la época: Mundo Gráfico, Heraldo Deportivo, La Esfera, ABC, Blanco y Negro, Revista Cinegética Ilustrada o Stadium, entre otras, y las extranjeras Sport im Bild, Le Sport Universel y The Ilustrated London News. Destacó ante todo como fotógrafo deportivo, especializado en hípica, caza y automovilismo, pero también desempeñó cargos oficiales, como fotógrafo personal del general republicano José Riquelme y editor de una revista bélica en los años de guerra, y como fotógrafo titular del Banco de España desde 1941 hasta su muerte, en 1951.

Pese a este importante currículum, el paso del tiempo ha hecho que fuera cayendo en el olvido, algo que ahora han querido remediar su nieto, Carlos González Ximénez y su biznieta, María Santoyo, comisaria de la exposición 'Ragel, reporter fotógrafo', que puede contemplarse hasta el 30 de mayo en el Museo de la Ciudad de Madrid.

 

Se trata de la primera exposición que se realiza con los fondos de su archivo, inédito en su práctica totalidad. La colección fue conservada y catalogada durante treinta años por el propio Carlos González Ximénez. Este también es fotógrafo y, curiosamente, no conocía a María Santoyo, historiadora del arte que trabaja en archivos fotográficos y le localizó por Internet. Una vez que se pusieron en contacto, vieron la importancia de organizar esta exposición, en la que han invertido tres años de trabajo.

Desgraciadamente, el archivo no conserva ninguna imagen de la época de la Guerra Civil, de cuya documentación y fondos tuvo que deshacerse tras la guerra debido a su actividad en el bando republicano.

 

El episodio más interesante de la biografía de Ragel es su implicación en el asunto del 'oro de Moscú'. Según explica su nieto, "en 1936 fue un funcionario del Centro Oficial de Contratación de la Moneda, Manuel Arburúa, quien le pide a Ragel que fotografíe los documentos de las transferencias del oro y la plata que se estaba enviando desde el Banco de España hasta Moscú ante la inminente llegada a Madrid de los nacionales.  Ragel ocultó los 31 clichés originales en su domicilio, que sufrió seis registros durante la guerra, y pasó una copia a la Embajada Argentina en 1937. Una vez acabada la guerra, Ragel entregó los clichés de las transferencias en el Ministerio de Hacienda , lo que permite recuperar parte del dinero en París. Gracias a esto, Ragel, un republicano a quien incluso La Pasionaria había amadrinado a una hija suya, consiguió ser funcionario gracias a una petición del propio Franco".

 

Por otra parte, Diego González Ragel mantuvo con el pintor Joaquín Sorolla y su familia una estrecha relación. Fue amigo íntimo del único hijo varón del pintor, también llamado Joaquín, al que retrató en numerosas ocasiones.

 

 Ragel realizó numerosos reportajes relacionados con la familia, como por ejemplo, una serie de todas las estancias de la casa familiar, donde se pueden contemplar numerosas pinturas, algunas todavía en proceso de ejecución, así como un reportaje familiar en la casa veraniega de Cercedilla donde el pintor se retiró tras sufrir una apoplejía en 1920. La última foto con vida del pintor es de Ragel.

 

En este sentido su nieto recuerda que el fotógrafo "estuvo muy relacionado con la aristocracia y la vida bohemia. Cuando comienza la guerra civil, antes ya colaboraba con los grabados del Banco de España. Algunas de sus fotografías sirvieron para grabados que luego se utilizan en billetes. Hay uno de 25 pesetas por ejemplo de 1935 con un grabado de Sorolla a partir de una fotografía suya".  

 

Es curioso que la placa original de un magnífico retrato fotográfico de Joaquín Sorolla, utilizado en portada del diario ABC del 12 de agosto de 1923 para anunciar la muerte del pintor, figure en el Archivo Ragel, a pesar de haber sido atribuido a Kaulak.

Diego González Ragel gustaba de la compañía de sus muchos amigos; sus fotografías hablan al espectador de una intensa vida social. Se casó en Madrid con Pilar Mellado. Del matrimonio nacieron seis hijos de los que sólo uno fue varón. Diego, fue su ayudante desde pequeño; se le puede ver en algunas fotografías sosteniendo la tela de fondo para los retratos.

 

La inauguración de la muestra fue el pasado día 16 y acudieron gran parte de los familiares del fotógrafo venidos de diversos puntos de  España. También estuvieron personalidades del mundo de la cultura como José Manuel Caballero Bonald, Eduardo Arroyo, Eugenio D´Ors, editores, historiadores,  Ian Gibson, Publio  López Mondéjar, fotógrafos como Juan Manuel Castro Pietro, y multitud de personas que llenaron la sala.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios