Cultura

Especialista en el Pato Donald

  • El dibujante argentino Wanda Gattino cuenta su experiencia en Disney junto al irascible animal · Ahora compagina el trabajo con sus vacaciones en Chiclana y con unas jornadas de guión en Barcelona

Donald, el pato más carismático de Disney, tiene suerte. Y es que muchas de las aventuras que le quedan por vivir junto a su peculiar familia está en manos del dibujante, guionista y entintador Wanda Gattino, un argentino totalmente entusiasmado con su trabajo, que actualmente compagina sus vacaciones en Chiclana con unas jornadas de especialista en guión que cursa en Barcelona.

"Pensar que mis creaciones llegan a la cabeza de millones de niños es realmente fascinante", afirma el profesional especializado en el ininteligible pato.

Su relación con la compañía comenzó hace 20 años, gracias a un profesor de la escuela que le puso en contacto con el que sería su primer mentor en el mundo del cómic, el entonces dibujante de Disney Santiago Scalabroni. Fue este gran artista el encargado de transmitirle todos sus conocimientos y quien le concedió la oportunidad de recalar en la multinacional. Desde Buenos Aires comenzó entonces a trabajar para Walt Disney como entintador. "Después Disney me formó durante seis años, en los que alterné trabajo con estudios hasta que, finalmente, me introduje de lleno en la empresa", comenta.

Un vínculo que en sus comienzos se materializaba con todos los personajes de Disney, hasta que finalmente tuvo la oportunidad de elegir el suyo, el pato Donald, "que desde el principio me interesó enormemente debido a su carácter irascible, ermitaño e imprevisible, con el que me identifico", asevera.

Para darle vida al personaje se deja llevar "por la vida misma, una fuente inagotable de historias. La reacción de un niño en una plaza, sus gestos, sus actitudes improvisadas... todo me inspira a la hora de crear mis guiones".

Pero no sólo da riendas al famoso pato ataviado con camisa marinera, sino también a toda su familia. "Estos personajes secundarios son el sostén de su personalidad, sus sobrinos, por ejemplo, son como su conciencia, del mismo modo que el contrapunto a sus sentimientos los representa el tenebroso Tío Gilito, inspirado en el personaje de Dickens".

Wanda Gattino trabaja siempre vía on-line y de forma muy estructurada. "Me gusta crear por la mañana temprano, le dedico cuatro o cinco horas, realizo una pausa y por la noche termino la página, que es lo que suelo hacer al día".

Un esquema de producción perfectamente organizado desde la propia compañía. "Lo que yo hago hoy se publica un año después, está todo bajo control", comenta en clave de humor.

Su labor también supone todo un ejercicio de responsabilidad y la aplicación de las normas morales básicas "que se deberían emplear en todas las publicaciones relacionadas con los niños", dice. Un terreno en el que reconoce no tener problemas, dada su dilatada experiencia al frente de estas historietas infantiles.

Para Wanda Gattino ejercer esta profesión es todo un privilegio por varios motivos. "En primer lugar no es nada rutinaria, cada día es distinto, como si hubiera empezado ayer, pero con más ganas, porque con los años la cabeza está más preparada". A esto hay que sumar la posibilidad de dibujar y hacer el guión a mano, "un ejercicio que hoy día está casi extinguido", puntualiza. Ideas, no le faltan, como tampoco ganas. Así que, en lo que a él respecta, queda Pato Donal para rato.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios