Crítica

Ainhoa Arteta y Manuel Lombo inauguran la Navidad jerezana

  • Una propuesta escénico-musical organizada por la Fundación Cajasol

Un momento de la actuación de Ainhoa Arteta y Manuel Lombo. Un momento de la actuación de Ainhoa Arteta y Manuel Lombo.

Un momento de la actuación de Ainhoa Arteta y Manuel Lombo. / Miguel Ángel González (Jerez)

El espectáculo ¡Qué suenen con alegría! volvió a Jerez por Navidad, en el Teatro Villamarta.

Este especial concierto de navidad 2018, sigue fiel a su formato, diseñado por J. P. Aladro y F. López, para pasar dos horas de alegría navideña. De eso se trata, de celebrar la Navidad, aunque este año la fiesta ha venido un poco tempranera, y nos ha cogido casi en mangas de camisa por el buen tiempo que aún hace, con los puestos de castañas asadas que todavía no encuentran apoyo en la climatología para sacar adelante el género.

Pero el Teatro Villamarta se llenó de público de Jerez, convocados por Cajasol, que anunció que la recaudación de la venta de entradas irá destinada a un fin social.

Los músicos de ¡Que suenen con alegría! han sido esta ocasión, esencialmente los mismos del año pasado, con Lucía Moreno al frente del piano y de la Dirección musical de la banda-ensemble. Entre ellos, destaca con nombre propio, el flautista sanluqueño Diego Villegas, responsable de la flauta travesera, el clarinete y la armónica. Junto a él Antonio Corrales al contrabajo y Eduardo Aguirre / Pedro Navarro a la percusión. La novedad fue Santiago Lara a la guitarra española, en una colaboración especial para esta ocasión, muy acertada, pues supo sacar sonidos a su instrumento verdaderamente adaptados a los arreglos musicales del espectáculo (también adjunto a la Dirección Musical).

Este año no hubo coros ni palmas, lo cual favoreció que el espectáculo fuera un poco menos flamenco y algo más ecléctico, amoldándose quizá también al carácter de uno de los protagonistas: Manuel Lombo, quien aborda la copla española con un carácter menos melismático que el cantaor de flamenco puro. Este talante de Lombo, le permite acercarse un poco más al estratosférico mundo de Ainhoa Arteta, cuando saca a relucir sus años de trabajo de técnica vocal y de canto operístico, que unidos a su poderosísima voz la sitúan casi en otra galaxia musical.

Pero Manuel Lombo no se achantó en ningún momento, sino todo lo contrario, y con la extraordinaria simpatía y plasticidad que posee al moverse por las tablas, le habló de tú a tú a su compañera artística de la Navidad. Y lo hizo bien, dándole al público, a su público, lo que esperaba de él, con un plus clásico que supo encarar con soltura y suficiencia en la voz, demostrando que posee una estupenda capacidad de afinación, que le permite no dudar en los dúos, transmitiendo seguridad de lo que hace en todo momento.

Los dos artistas fueron intercalando canciones navideñas tradicionales puestas al día tanto en la instrumentación, como en los arreglos musicales, más actuales y hechos ex profeso para poder ir entremezclando los dos estilos propios de cada cantante, ora Ainhoa, ora Manuel Lombo. Las intervenciones fueron en solitario y a dúo, resultando ambas muy atractivas para el público de Jerez, que acudió al Villamarta a celebrar la Navidad con predisposición totalmente interactiva, y a la mínima de cambio, arrancándose por palmas como si de una zambomba más, de las extraordinarias y numerosas, que en Navidad, se celebran en Jerez por su calles y locales.

Manuel Lombo se sintió a gusto, y encontró permanentemente el piropo del respetable, a quien supo ganarse con desparpajo, alagando en todo momento a la ciudad de Jerez y a sus gentes. No lo disimuló en absoluto, y se lo puso verdaderamente difícil a Ainhoa, que tuvo que emplearse a fondo para darle al espectáculo la tensión musical durante las dos horas que duró el mismo. Ainhoa estuvo fantástica, entonando el Ave María de Schubet y el Go Tell Il on the Mountain, canción de gospell afroamericano de John Wesley Work, ambas canciones sin micrófono, acompañada del piano.

También tuvo Lombo su momento flamenco sin micrófono, cantando la Bulería de Santa María, y lo hizo muy bien.

¡Que suenen con Alegría! Ha anunciado temprano este año la Navidad en Jerez, y lo hizo con verdadera alegría, con un público entregado, acompañando a los cantantes a las palmas, a la más mínima ocasión que se le presentaba, con verdadero espíritu de zambomba jerezana. Eso sí, actualizada, versionada, y con la elegancia y la clase que Ainhoa pone sobre las tablas cuando habla de sus muchos apellidos vascos y reivindicando su españolidad, contando y cantando cosas de su familia, e incluso arrancándose a dar alguna pataíta. Y con un Manuel Lombo que ha triunfado ante su público, derrochando empatía y simpatía, y su característico y propio estilo musical.

Ainhoa Arteta y Manuel Lombo

Diego Villegas: vientos-madera; Lucía Moreno: Piano; Santiago Lara: Guitarra; Antonio Corrales: Contrabajo; Eduardo Aguirre / Pedro Navarro: Percusión;

Dirección musical: Lucía Moreno Dirección escénica: Francisco López Concierto de navidad ¡Que suenen con alegría! Villancicos populares adaptados

Teatro Villamarta de Jerez. 05.12.2018. Aforo completo

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios