Cultura

Fallece Encarna Marín 'La Sallago', emblema del cante sanluqueño

  • El funeral por la cantaora, que tenía 96 años, se celebrará hoy a las 11 de la mañana en su localidad natal. El mundo del flamenco llora la pérdida de una artista "distinta e irrepetible".

Comentarios 1

Sanlúcar, y en especial el mundo del flamenco, perdió ayer a otro de sus grandes pilares, la cantaora Encarnación Marín 'La Sallago', que fallecía a primera hora de la mañana en su domicilio a la edad de 96 años.

La noticia pronto conmocionó a la localidad sanluqueña, donde La Sallago está considerada como una de sus personalidades ilustres. No en vano, las banderas del Ayuntamiento ondeaban ayer a media asta en señal de duelo.

Nacida en 1919, La Sallago, que había tomado el apelativo artístico de su madre, formaba parte de esa generación de cantaores a los que la vivencia y la necesidad había moldeado, y había dotado de una gracia innata que por desgracia ya no la hay.

Su dedicación al cante la heredó de su abuela 'La Gongue', que cantaba por marianas y hacía los pregones de Dolores La Parrala para vender pescado, según cuenta en su biografía (escrita por Mariuca Cano), de su tía Consuelo y sobre todo de su madre, cuya voz, reconocía en 2012 en la Sala Paul, donde fue invitada por el Festival de Jerez, "se parecía mucho a la de la Niña de los Peines".

De cualquier forma, fue ella la primera en dedicarse al profesionalismo en su familia-como otras tantas mujeres de la época sólo después de enviudar-, llegando a recorrer España entera compartiendo escenario con grandes como La Paquera, Manolo Caracol, Fernanda y Bernarda, la Niña de los Peines o el Príncipe Gitano, por citar a algunos.

A lo largo de su dilatada carrera destacan tres discos en solitario, además de algunos singles, para los sellos Pulidor (1972) y Zafiro (1976 y 1978). Trabajó en los famosos tablaos madrileños de Torre Bermejas, Las Brujas o Los Canasteros y participó en la película 'El amor brujo' (1949).

Entre los reconocimientos obtenidos destaca la Saeta de Oro de Sevilla en 1981, además de varios premios conseguidos en esta misma línea, algunos en Jerez, e incluso su participación en la primera edición del Concurso de Cante por Alegrías de Cádiz. Aunque muchos la califican como una saetera extraordinaria, otros la consideran como "una cantaora larga", entre ellos el flamencólogo Manuel Ríos Ruiz.

Su funeral se celebrará hoy a las 11 de la mañana en la Iglesia de San Francisco de Sanlúcar, aunque ayer por el Tanatorio sanluqueño discurrieron numerosas personalidades y artistas del mundo del flamenco, tanto de su tierra como de la provincia.

María Mezcle tuvo "el honor" de compartir escenario con La Sallago en la Bienal en 2012, un acontecimiento "que guardaré para siempre en mi corazón".

La joven cantaora, que junto a Laura Vital o su sobrina Caridad Vega están llamadas a tomar el relevo del cante sanluqueño, destacaba ayer emocionada "su gracia y sus ganas de vivir porque recuerdo que hace un par de meses, y eso que tenía los pulmones encharcados, decía que iba a hacer una gira por Cádiz, Ronda y Chipiona". "He aprendido mucho de ella, me daba consejos, me ha llenado mucho".

En esa misma línea se expresaba Laura Vital pues fue con ella "con quien empecé a cantar allá por 1992", recuerda. "Encarna ha sido un espejo para todas nosotras, por eso creo que se nos ha ido una grande del flamenco y un siglo de sabiduría".

Su adiós fue ayer todo un reguero de comentarios, desde el guitarrista Pepe Moreno que recordaba su capacidad festera, a Paco Cepero, que mostró sus condolencias en la red, David Palomar, Las Carlotas o la propia peña Puerto Lucero, una entidad muy vinculada a la carismática artista.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios