Cultura

Familia y Junta quieren un homenaje para Chano en Cádiz

  • El director de la Agencia flamenca, Francisco Perujo, informó de la intención de celebrar un concierto

La iglesia del tanatorio de la SE-30 en Sevilla se quedó pequeña para acoger a tantos allegados que quisieron dar el último adiós al cantaor gaditano Chano Lobato durante el día de ayer. El féretro del genio del tiritirán, que falleció en su domicilio hispalense el pasado domingo, no estuvo falto de manos para alzarlo ni de coronas para adornarlo. Amigos, políticos y artistas se volcaron en la capital andaluza. Ahora, la intención de la familia y la Junta de Andalucía es que el gran baluarte flamenco reciba las muestras de cariño de su ciudad con un homenaje.

"Chano obtuvo en vida muchas de las distinciones que merecía pero ahora la Junta de Andalucía, a través de la Agencia Andaluza para el Desarrollo del Flamenco, va a dedicarle en colaboración con la familia un concierto homenaje que nos gustaría que tuviera la máxima repercusión y se celebrara en su ciudad natal", según adelantó el director de la entidad, Francisco Perujo. El Teatro Falla sería, a todas luces, el escenario más idóneo para acoger semejante iniciativa en los próximos meses por lo que la propuesta está ahora en el tejado del Consistorio gaditano que gestiona este espacio escénico.

Esta firme voluntad fue expresada por Perujo durante la nutrida despedida del intérprete gaditano. Una jornada inspirada por las palabras que pronunció la bailaora Matilde Coral al finalizar el responso y antes de partir hacia el cementerio sevillano: "Y ahora salgamos de aquí no con lágrimas, sino con una sonrisa, como él hubiera querido".

"Aquí no ha faltado nadie", prosiguió la veterana artista y amiga de Chano ante personalidades entre las que se encontraban algunas de las mujeres más respetadas del flamenco actual, como Carmen Linares, Aurora Vargas y las gaditanas Carmen de la Jara y Mariana Cornejo, que ocuparon un banco junto a la alcaldesa de Cádiz, Teófila Martínez. Otros amigos de Chano Lobato como Fosforito, Pansequito y Nano de Jerez se sumaban en su despedida a bailaores de tronío y a guitarristas que lo acompañaron hasta el final como Pascual de Lorca y Antonio Carrión.

También fue numerosa la presencia de autoridades como la consejera de Cultura, Rosa Torres, y los responsables de los principales eventos y centros flamencos andaluces, como Domingo González, Francisco Perujo, Olga de la Pascua y un largo etcétera.

Así, mientras los amigos más íntimos, como Rafael El Negro, se sucedían portando hasta el cementerio de San Fernando el féretro del gran cantaor gaditano, la comitiva seguía glosando el talento de un andaluz universal que logró ser profeta en su tierra y despedirse de ella con reconocimientos tan contundentes como la Medalla de Plata de Andalucía, Hijo Predilecto de Cádiz y su provincia o el Premio Niña de los Peines.

Una gran aflicción mostraron también el poeta Antonio Murciano y el que fue su representante artístico, Antonio Benítez; amigos cuyas biografías se entrelazaban desde hacía muchos años con la de este príncipe del compás.

Tras la incineración, las cenizas de Chano Lobato se esparcirán por Sevilla y Cádiz, las dos ciudades que habitó este artista "que te transportaba con su voz a otra galaxia", como recordó Matilde Coral y confirmó Rosario Peña, la viuda del cantaor: "Eso era lo que quería Chano, una parte de él se quedará en Triana y la otra en Santa María", acertó la que fue su esposa "cansada" pero "muy agradecida a todo el mundo" tras el funeral.

También acusada por el cansancio y la pena tras una noche en vela, Charo Ramírez Sarabia, hermana del artista, tuvo palabras de elogio "para todas las personas que desde Cádiz han acudido a Sevilla". Charo no encuentra un sitio mejor en Cádiz que "la playa de los Corrales" para el descanso eterno de Chano. "Él se volvía loco por esa playa. De chico y de joven siempre se pegaba allí los baños. Le encantaba", relató Ramírez Sarabia que junto al resto de sus hermanas tienen la intención "de celebrar una misa para mi hermano después de Semana Santa". A Charo le gustaría "que fuera en la Virgen del Rosario, en Santo Domingo" para que acuda "la gente del Barrio".

Otra misa al alma del cantaor también se está preparando desde la asociación de vecinos Las Tres Torres. Su presidente, José Rodríguez, aseguró que el próximo día 16 de abril en la iglesia del Nazareno tendrá lugar la ceremonia.

Por otra parte, la Cátedra de Flamencogía de Jerez quiso hacer público también su pesar por la muerte del gran cantaor Chano Lobato, al que en el año 2003 le hizo entrega esta entidad de su Premio de Honor a la Maestría, en mérito a su dilatada vida artística, vivida siempre "en flamenco", hasta el punto de poder decirse que "Chano era el cante de Cádiz, en persona". Con su muerte desaparece una de las más auténticas figuras del genuíno cante jondo andaluz.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios