Feria del Libro Jerez 2021 Trillo, cuarenta años de lucha

  • El ex dirigente presenta en los Claustros su libro 'Confesiones de un sindicalista. Cuarenta años de lucha' arropado por Mamen Sánchez, Raúl Ruiz-Berdejo, Joaquín del Valle, Pedro Alemán, José Ruiz Mata y numerosos familiares, amigos y compañeros

José Manuel Trillo firmó ejemplares de su libro en el stand de Tierra de Nadie.

José Manuel Trillo firmó ejemplares de su libro en el stand de Tierra de Nadie. / Miguel Ángel González

Arropado por Mamen Sánchez, Raúl Ruiz-Berdejo, Joaquín del Valle, Pedro Alemán, José Ruiz Mata y numerosos familiares, amigos y compañeros sindicalistas, José Manuel Trillo ha presentado en el patio exterior de los Claustros de Santo Domingo su libro 'Confesiones de un sindicalista. Cuarenta años de lucha', plato fuerte de la jornada en la Feria del Libro de Jerez. Fue un acto muy emotivo, en el que a José Manuel Trillo se le saltaron las lágrimas, y jaleado por sinceros aplausos en cada una de las palabras que le dedicaron y que él dedicó, porque como bien reflejó la alcaldesa, Trillo dedicó más tiempo a agradecimientos que a hablar de su obra. 

José Ruiz Mata, escritor y editor de Tierra de Nadie, abrió el acto explicando que el libro "no solo es fundamental para entender el fin de siglo XX y el principio del siglo XXI en Jerez", tiempos de "follones con las bodegas, el Ayuntamiento y cierre de empresas", sino también para "entender la lucha realizada" en reivindicaciones como "el Villamarta, la Universidad", y "muchas de esas luchas estuvieron capitaneadas por José Manuel Trillo y es justo que se le reconozca".

Pedro Alemán, secretario comarcal de UGT, subrayó que el libro "es la historia del sindicalismo en Jerez durante los últimos 40 años, cuatro décadas contadas directamente en primera persona, vivencias de uno de los actores fundamentales" aunque muy condensadas, porque "el cierre de la fábrica de botellas duró tres meses y en el libro son dos páginas", apuntando que "hay temario bastante amplio para una segunda parte".

Alemán añadió que el original de Trillo es "una radiografía de la sociedad jerezana que ha construido el Jerez que ahora conocemos", y tras asegurar que el libro es "muy ameno", habló de sus relaciones con Trillo y Comisiones, siete años en los que "un paso decisivo para destensar las relaciones entre UGT y Comisiones, por entonces muy tensas", fue la invitación a un fin de semana de Trillo, que "fletó un autobús lleno de gente de Comisiones. Me lo pensé pero acepté, dormimos poco y comimos mucho y ese fin de semana fue un paso decisivo" en las relaciones entre los dos sindicatos. 

Recordó el secretario comarcal que "a Jerez se le debe un plan de reindustrialización" y que "ya no hay excusas" porque "Jerez no es una ciudad conflictiva", y se alegró de la mejoría física y psíquica de Trillo, al que recordó que aunque siempre ha estado en primera fila, "desde segunda o tercera fila se pueden hacer muchas cosas", y finalizó sus palabras alabando la figura de María José, compañera sentimental de Trillo, ante lo que Trillo no pudo evitar emocionarse.

Joaquín del Valle, secretario local de Comisiones Obreras, aseguró que "hay referentes que nunca pasan", refiriéndose a Trillo, del que dijo que su lucha quedará "eternizada en el tiempo" porque "Trillo no es pasado, es presente y futuro, su labor y su lucha quedarán ligadas siempre a los movimientos sociales de esta ciudad". "Todo lo que se diga de Trillo se quedará corto por su sacrificio incondicional", añadió del Del Valle, que dijo que el autor "es todo pasión" y su libro es "su legado para generaciones venideras, una guía y referencia de la búsqueda de la justicia social".

Raúl Ruiz-Berdejo, concejal de Izquierda Unida, contó una anécdota dentro "de alguna que otra movida que hemos vivido juntos. En los años convulsos con el PP en el gobierno local, llegué un día a casa a las tres o tres y media y recibo una llamada de Trillo diciéndome que se ha encerrado en la sala de prensa del Ayuntamiento con el comité de empresa del Servicio de Ayuda a Domicilio y que me tenía que buscar la vida para meter 20 bocadillos. Para mí fue un honor que pensara en mí; los bocadillos los metimos pero lo que me llegó es que se había dejado fuera la insulina y se encerró para reivindicar los salarios sin pensar en la insulina, y cuando te encierras no sabes cuándo vas a salir y más con María José García-Pelayo de alcaldesa".

"Antepuso una reivndicación justa -añadía Ruiz-Berdejo y con gente así hay que morir, ese ha sido siempre su estímulo. Trillo es el corazón de la clase trabajadora", dándole las gracias "por tanto, por tu lucha y por la huella" que deja.  

El borrico y el búfalo

José Manuel Trillo, que se levantó para abrazar a los oradores que le precedieron y luego lo haría con Mamen Sánchez, a la que conoció cuando era delegada sindical de UGT en el Museo de los Relojes y "fue la persona que defendió mi indulto en Madrid", comenzó, en vez de hablar de su libro, una retahíla de agradecimientos que inició con Antonio de María, presidente de Horeca, vestido de smoking porque acudía a una boda pero que no quiso perderse el acto: "Más que un contrincante ha sido un amigo durante 20 años", dijo el autor.

Sí que contó un par de anécdotas el veterano sindicalista; muy aplaudida fue la de que después de una siesta, se sintió mal, con un fuerte dolor en el pecho, y tras llamar al 112 después "lo único que recuerdo es que estaba en el cielo con San Pedro. 'Yo soy José Manuel Trillo'. '¿El sindicalista rojo de Jerez? Tú aquí no, que has hecho muchas cosas malas. Como mínimo al purgatorio'. Raro en mí, hice caso, pero el encargado del purgatorio me dijo que 'aquí no, tú has hecho muchas cosas malas, vete al infierno'. Me fui y salió Lucifer. Le dije 'soy Trillo' y me preguntó '¿El de Jerez? Aquí no entras, hace unos meses vino un gran amigo tuyo, el que más te enseñó, Juan Pérez, y de los tres hornos que tengo me ha parado dos; si entras tú, me paráis los tres, así que vete a confesarte".

También contó Trillo el intento de derribar la estatua de "un dictador innombrable" y que al no conseguirlo, de noche al emprender un viaje le echó un bote de pintura por encima, antes de recordar que los promotores de la Plataforma Pro Campus fueron Pepe Buitrago, Luis Valle y Manuel Luis Martín, "al que la ciudad le debe un homenaje" que ya está en marcha, porque un polideportivo de Jerez llevará su nombre.

Trillo desveló haber recibido intentos de soborno "de bastante dinero", dijo ser amigo de Pedro Pacheco aunque "jamás estuve en sus listas" y que "cuando se ponía testarudo yo era el primero en hacerle frente", añadiendo que Pacheco "me llamaba 'el borrico' por una patada que le di a su puerta porque no quería recibirme". Otra pincelada del libro es la huelga de la vid, "la mejor organizada en la historia de Jerez y eso que no había móviles. Teníamos unos walkie-talkies con los que estábamos conectados, yo era el búfalo".

Como no podía ser de otra manera, Trillo, que dijo que "yo he sido un granito de arena en esa montaña de solidaridad, compromiso y lucha que significan los movimientos sociales", acabó sus palabras acordándose de los suyos: "Esto no hubiera sido posible sin mis hijos y dos mujeres, mi compañera María José y mi madre Francisca Marín. Salud y república".

Cerró la presentación Mamen Sánchez, que lo hizo "no como alcaldesa -intentó sin conseguirlo que no fuera ella la última en hablar- sino como amiga de una persona que merece un gran reconocimiento", asegurando que Trillo es "un ejemplo de sindicalista comprometido con la justicia social para que los derechos de los trabajadores se conviertan en derechos reales".

Añadió la regidora que "cada capítulo del libro son vivencias de esta ciudad", recomendando su lectura porque "es historia de la ciudad, historia para nuestros jóvenes, la conciencia social es importante" y de eso "habla el libro, no solo de conflictos laborales" sino que Trillo "se pringaba por la ronda este, por conseguir el grupo Greco" y demás, "abriendo las puertas a otros sindicalistas".

"Trillo se comprometía para conquistar pequeñas y grandes cosas. Y como él, otros referentes sindicales a los que la ciudad les debe tanto. Algunos, como él, se enfrentaron a la cárcel. Por circunstancias, en el Congreso, yo llevaba muchos indultos de esta provincia; me llamaban madres porque sus hijos estaban en prisión por droga y estaban privados de libertad. En aquella etapa, me comprometí con esa tarea de poner rostro a esas personas condenadas, rostro, nombres, familias, vidas, y mi esfuerzo perseguía que se supiera que había detrás de cada caso. Recuerdo el sufrimiento de la madre de Trillo, igual que otras muchas madres”, explicaba la alcaldesa. "Este libro nos ha servido para recuperar a Trillo. Ha vuelto su autoestima y ha revivido su legado, y así lo queremos dispuesto a seguir dando la batalla por una ciudad que le necesita. Ayer me dedicó el libro, y en de sus páginas destacaría la carta de sus hijos, que han sido protagonistas también de su historia. Sandra y José Manuel están orgullosos de su padre y entienden su lucha y todo lo que implicó. Por todo ello, este libro también enseña sobre el futuro de Jerez. Ahí se reconoce que todas esas horas que le robaste a tu vida personal, tuvieron sentido y un profundo valor, la defensa de los derechos y la justicia social".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios