Artistas de Jerez

Fernando Toro. Una pintura de mucho rigor

Fernando Toro. Una pintura de mucho rigor Fernando Toro. Una pintura de mucho rigor

Fernando Toro. Una pintura de mucho rigor

Obra de Fernando Toro. Obra de Fernando Toro.

Obra de Fernando Toro.

El nombre de Fernando Toro ocupa un lugar señalado en la historia reciente de la pintura de esta ciudad. Es más, su apellido es referencia en Jerez. Hijo, hermano y padre de artistas, Fernando Toro no es ni mejor ni peor que ellos; es totalmente diferente. Posee la conciencia artística que era consustancial en tan afortunada saga pero no se ha dejado deslumbrar y ha seguido una línea por él marcada donde su realidad les es propia y sigue una constante ilusionada por un arte en el que cree, del que vive y con el que es crítico cuando ha de serlo y amable en las circunstancias agradables, pero siempre tratándolo con rigor y sapiencia.

Conocí a Fernando Toro en la década de los años ochenta en un viejo estudio de una casa muy antigua, que ya no existe, en la calle Sevilla, cercana al Mamelón. Allí encontré a un joven que hacía una figuración distinta, con un planteamiento compositivo lleno de gestualidades y concediendo a la pincelada una máxima potestad. Llamaba la atención sobre el pintor su sabio tratamiento del color, que expandía con un criterio muy particular y lleno de atractivo personal. Su pintura era figurativa, siempre lo ha sido, pero se ha decantado por una línea en la que las marcas habituales de lo real aparecían desarrolladas con nuevos registros, con valientes pinceladas, con ritmos cromáticos poderosos con los que marcaba posiciones tangentes a lo que la mirada descubría.

La pintura de Fernando Toro ha sido siempre muy personal, muy suya, sabiamente gestionada desde un conocimiento profundo y dominador de la profesión y unos solventes desarrollos y desenlaces de la forma plástica. En sus obras la realidad ha marcado siempre una dinámica que no se correspondía con lo que existía en los ambientes usuales de la figuración. En sus cuadros lo real transcribe circunstancias únicas, conceptos muy bien pensados que, luego, en los soportes, aparecen muy acertada y valientemente constituidos.

Obra de Fernando Toro. Obra de Fernando Toro.

Obra de Fernando Toro.

La trayectoria de Fernando Toro ha estado marcada por un ejercicio artístico de amplias y variadas circunstancias expresivas. Su trabajo no se ha reducido a un único camino sino que su pintura compartía escenario con las matéricas y siempre difíciles manifestaciones del grabado y los amplios principios de la escultura; una escultura de muy buen sustento conceptual que tenía un, también, buen recorrido plástico y formal. Todo ello hacía descubrir a un artista de amplios desarrollos y buenos registros.

Además, el trabajo de Fernando Toro no quedaba sujeto a un sólo episodio representativo sino que su pintura abarcaba muchas situaciones, dejando que cada una de ellas impusiera su particular criterio artístico, con lo cual su obra es amplia en continente y contenido, no se para en formulaciones solitarias aunque estas hayan proyectado situaciones de éxito; su línea creativa está abierta y es consecuente con muchos de los criterios que configuran la actual pintura.

Por sus lienzos pasa una sociedad que él cuestiona plástica y artísticamente e impone un sello personal que la distingue del maremágnum en el que está situado el ejercicio artístico contemporáneo. También plantea escenografías donde la humanidad muestra muchos de sus aspectos, siempre cuestionando lo real para extraerle su más adecuada dimensión. Últimamente su pintura se ha decantado por los argumentos amplísimos del territorio de lo flamenco, consiguiendo un personalísimo sistema interpretativo que desentraña una pintura personal e intransferible.

Además, Fernando Toro desarrolla imágenes que ponen en entredicho el propio sistema representativo de lo real creando un universo propio con un particular registro identificativo.

En este mundo artístico donde existen infinitos planteamientos estéticos, formales, compositivos ... es fácil sucumbir a ciertos postulados donde la pintura se toma muy a la ligera y cualquiera se cree en posesión de la verdad absoluta. Ésta, en lo artístico, es difícil de argumentar pero sí existen muchos creadores que son artistas artistas, que poseen los medios necesarios para afrontar la creación con dinamismo, esencia y, por supuesto, solvencia creativa. Fernando Toro es uno de ellos. Su dinámico transcurrir, su creencia en el arte, su conocimiento aprendido, fomentado y positivamente puesto en valor, lo acredita como un artista con el que hay que contar; un artista que sabe andar con soltura por los intrincados caminos del arte contemporáneo y que además, sabe estructurar una realidad plástica con un lenguaje muy personal construido con rigor y verdad.

En la obra de Fernando Toro la pintura se ha hecho más pintura; su análisis sistemático de lo real lo lleva a plantear una obra más esencial, con mayores argumentos, con una línea descriptiva segura y una disposición total a buscar nuevos estamentos donde la figuración quede adecuadamente sustentada para que marque la preclara realidad de lo que el artista pretende. Es Fernando Toro un artista sin lastre alguno, en plena madurez creativa y con los horizontes límpidos donde poder mirar con entusiasmo y efectividad.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios