Pinacoteca de papel

Germán Álvarez de Algeciras (II). Del rigor escénico y compositivo

'En la sacristía', de Germán Álvarez de Algeciras.

'En la sacristía', de Germán Álvarez de Algeciras.

El trabajo de nuestro artista está caracterizado, casi en su totalidad, por una disciplina dibujística y colorista sorprendente, tanto en perspectiva como en composición y forma, logrando un equilibrio casi perfecto entre luz y color, gracias a la paciente observación, virtud ésta desarrollada por las enseñanzas recibidas y las rigurosas exigencias de sus docentes Rodríguez de Barcaza y el también jerezano Joaquín Manuel Fernández Cruzado hijo, este último, del primer director de la Escuela de Nobles Artes de Cádiz, el escultor José Fernández Guerrero. En 1862, con solo 14 años, expone dos obras en la exposición jerezana.

En 1871, dos años después de su ingreso en la Academia de BB. AA de Cádiz, Germán Álvarez de Algeciras presenta su obra 'La vuelta del Gólgota' a la Exposición Nacional. Ese año, tal como apuntamos en nuestro anterior artículo, la Diputación Provincial de Cádiz le concede estipendio para continuar sus estudios y ampliar conocimientos en Roma. Allí tomará contacto con la numerosa colonia de pintores españoles que, tras las huellas de Fortuny, inundaba la Ciudad Eterna, y en particular con la colonia andaluza, nutrido grupo con el que compartir ilusiones y nuevas experiencias.

Y allí volverá a exponer sus trabajos realizados en el taller del acuarelista Chigi de Via Margutta, el Circulo Internacional de BB.AA. o en el Palazzo delle Esposizioni, en Via Nazionale, donde también fue expuesto el cuadro de Barbudo 'La última escena de Hamlet' antes de ser enviado a España para su presentación en la Exposición Nacional de Bellas Artes de 1884 en Madrid, donde fue galardonada con segunda medalla y adquirida por el Estado para su colección del Museo Nacional del Prado.

Ya en 1876, nuestro paisano decide dar por terminada su enriquecedora etapa en Roma y vuelve a España instalándose provisionalmente en Sevilla. Más tarde vuelve definitivamente a Jerez donde realizará la mayor parte de sus obras y dedicándose a la docencia artística.

En 1877 concurre a la Exposición Nacional de Sevilla con dos obras, 'Después de los postres', de magnifica factura, pintado en Roma, y 'El último ensayo de un drama' que adquiere el rey Alfonso XII por 10.000 pesetas para regalar a su madre y que hoy se encuentra en el Salón de Recuerdos del Palacio Real de Riofrío, en Segovia propiedad de Patrimonio Nacional. Germán nunca quiso desprenderse de este cuadro, nunca pensó en esa posibilidad, así que decidió hacer una réplica del mismo, quizás más soberbia que el adquirido por el rey y que tituló 'Teatro de aficionados'. 

En 1885 fue nombrado director de la Academia de BB.AA de Santo Domingo hasta 1901. En 1897 fue nombrado presidente de la sección de BB.AA del Ateneo Artístico Científico y Literario de Jerez hasta 1900,  el nuevo siglo XX. Fue director Honorario de la Academia de BB.AA de Jerez hasta su muerte acaecida en nuestra ciudad en 1912 a los 64 años, dejándonos un gran legado artístico. 

Sobrino y heredero de quien fuera ministro de Hacienda bajo la regencia de María Cristina, madre de Isabel II, el liberal D. Juan Álvarez Méndez, Mendizábal, famoso por su Desamortización, nuestro artista contrae matrimonio con Encarnación Álvarez Delgado,  hija de Rafael Álvarez el médico de Jimena de la Frontera, hermano de Juan A. Mendizábal y del padre de Germán. Por tanto, primos hermanos. Tuvieron dos hijos que murieron muy jóvenes.

Sin descendencia directa, sí nos deja legado artístico a través de su sobrino Germán Álvarez Beigbeder, famoso músico y compositor jerezano y del hijo de éste, Manuel Álvarez-Beigbeder Perez, mas conocido como Manuel Alejandro,  director de orquesta, compositor, poeta , letrista, hijo predilecto de Andalucía y de Jerez y en 2014, medalla de oro a las Bellas Artes. Toda una saga.

Tras su boda, Germán Álvarez de Algeciras viaja con frecuencia a  Jimena donde pasa largas temporadas y pinta muchas de sus obras como 'Juegos infantiles', 'Los primeros pasos', 'Salida de la misa', de exquisita composición.

Entre los admiradores, amigos y clientes del pintor se encontraba el médico jerezano Fermín Aranda, poseedor de una interesante colección compuesta, entre otros, por diez soberbios oleos de formato medio y dos acuarelas animalistas de agradable factura, pintados por nuestro artista. Pasado el tiempo, dicha colección es adquirida por el Banco de Jerez y expuesta permanentemente en la primera planta de la entidad bancaria en la alameda de Cristina.

 

 

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios