Cultura

Humanismo expresionista

Humanismo expresionista Humanismo expresionista

Humanismo expresionista

Alberto Lorca es un artista de difícil adscripción; difícil por ser un profesional atípico - comparte la creación artística con la faceta de urólogo importante y de reconocimiento -; difícil al unir la pintura a la videocreación, propuestas ambas en las que es un sumado autor, difícil porque su trabajo es de compleja posición estética y difícil porque realiza una figuración poderosa con la ilustración de lo concreto prácticamente diluida en una justa y solvente maraña expresiva. Es, en definitiva, un hacedor entusiasta que no tiene a la práctica artística como un entretenimiento y una manera de romper con los ajetreos de su ejercicio médico; todo los contrario, es un artista apasionado por la creación, metódico de principio a fin e incansable trabajador de un Arte al que ama con fuerza desmedida. Su carrera artística ya está jalonada de muchas comparecencias en España y fuera de nuestras fronteras. Nacido en Málaga, reside en El Puerto y ejerce su profesión médica en el Hospital Puerta del Mar de Cádiz.

Ahora, presenta su obra en la sede de la Radiotelevisión pública andaluza en la Isla de la Cartuja sevillana y nos deja una muy bien cuidada muestra protagonizada por esa pintura que, ya, posee un lenguaje tremendamente personal; una pintura que plantea una figuración sujeta a unos parámetros particulares, con una humanidad que diluye sus contornos representativos y potencia al máximo el expresionismo de la forma.

ALBERTO LORCASede de RTVASEVILLA

La exposición, titulada "Parejas, retratos y versiones", nos conduce por ese lenguaje poderoso que deja entrever una figura enigmática, contundente a veces, frágil en ocasiones, determinante siempre; una figura sola o en pareja que esboza mínimamente la representación, abriendo al tiempo todas las compuertas de un contundente expresionismo figurativo que potencia la realidad mediatizando y dando valor a sus concreciones más definitorias.

La humanidad de Alberto Lorca, dentro de sus mediatas posiciones, transita por una realidad que ha maximizado sus circunstancias formales, dejando atisbar muchas de sus circunstancias. El artista malagueño aboceta lo real para que, desde lo más mínimo, se consiga un aumento manifiesto de la expresión; ésta surge clara dentro de su esquematismo representativo, poderosa en su estructura constitutiva, sugeridora desde sus escuetos registros. De esta manera, sus parejas, sus retratos y todo su universo evocador que nos plantea, nos sitúan en un bello capítulo de expresionismo figurativo, ese que se magnifica desde una realidad estética esencial donde, una vez más, con muy poco se llega a máximos representativos de absoluta contundencia expresiva.

La pasión creativa de Alberto Lorca vuelve a posicionarnos en los convincentes espacios pictóricos de un artista entusiasta que está en posesión de un lenguaje personal en el que lo humano manifiesta sus escuetas posiciones formales que hace grande el expresionismo de la figura y sus circunstancias.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios