Vicente Soto 'Sordera'. Cantaor

"Incorporar la literatura al flamenco lo hace más grande de lo que es"

  • Después de seis años sin grabar, el jerezano Vicente Soto lanza al mercado su decimosegundo trabajo discográfico, 'Colores Distintos', un disco "fresco y acorde con los momentos que vivimos"

Seis años después de su último trabajo discográfico, Vicente Soto Barea (Jerez, 1954) vuelve a la primera línea de fuego con Colores Distintos (Del Flamenco), unn disco que acaba de presentar en Madrid de la mano del sello 'Romano Sonor'. Atrás queda un legado de once grabaciones, la primera en 1986, y una trayectoria amplia curtida a base de profesionalidad y constancia, dos de las virtudes que sobresalen en este cantaor.

-Después de seis años sin pasar por el estudio, ¿tenía ganas de grabar?

-La verdad es que sí, seis años es mucho tiempo y creo que había llegado el momento idóneo para volver a meterme. Lo hemos hecho a caballo entre Jerez y Madrid, y bueno, creo que el resultado es un disco fresco y acorde con los tiempos que vivimos y en el que no he perdido la raíz ni la línea que llevo desde hace años.

-Pero, ¿cuesta meterse a grabar después de tanto de tiempo?

-No porque ya sabes cómo va esto. Siempre he dicho que lo importante para que las cosas salgan bien en el estudio, que a poca gente le gusta, es que el ambiente sea cálido. Si estás a gusto el resultado de la grabación será buena, si no, ya se sabe.

-Si hay algo que destaca en su carrera artística es su amor e interés por la literatura. Ha adaptado textos de Pessoa, José Hierro, Valle Ynclán, Rubén Darío o Unamuno y ahora se atreve con Góngora y Cervantes. ¿Hay una explicación a ello?

-Hombre, es cierto que siempre me he identificado mucho con la literatura y porque he creído que el flamenco se hace más grande de lo que es si le incorporamos textos de estos grandes escritores. Aquí, en Colores Distintos, he querido seguir esa dinámica y he hecho algunos homenajes a poetras como Luis de Góngora, en una soleá, o al mismo Cervantes, con unas bulerías denominadas Autoretrato de Cervantes. Creo que el resultado ha sido positivo, estoy muy contento.

-Por lo que vemos en el disco, su gente ha sido el mejor apoyo para parir esta obra....

-Sí, me he rodeado de mi gente de Jerez, y han sido ellos, sobre todo los jóvenes, los que me han dado fuerza para sacarlo adelante. Luis Carrasco, por ejemplo, me ha hecho unos tangos muy frescos, mi hermano José (Sorderita) me ha compuesto una balada por bulerías en la que cuento también con la colaboración de mi hija Leli, mi primo Juañares me ha hecho una bulería y bueno, también he grabado unas letras que en su día me hizo Fernandito Terremoto y que tengo una pena grande porque no ha podido ver cómo ha quedado. En fin, todos han aportado su granito de arena y creo que el resultado, como he dicho antes, es bueno, porque aparte de cosas más frescas se siguen recogiendo el abanico de cantes que a mí me gustan. Hay variedad, por definirlo de alguna manera, y me identifico con ello.

-También ha 'renovado' su elenco guitarrístico para el disco, ¿no?

-Soy un hombre al que siempre le ha gustado rodearse de gente buena y si puedo presumir de algo es que en mis discos han participado grandes guitarristas, desde Tomatito, Enrique de Melchor, Paco Cepero, Rafael Riqueni, Manuel Parrilla, Pepe Habichuela, Moraíto o Vicente Amigo. Fíjate que cuando grabé con Vicente y Morao a finales de los ochenta casi nadie le conocía, pero a mí sí, a la vista está dónde ha llegado. Me ha gustado sacar a la gente joven y en esta ocasión he contado con Manuel Valencia, Miguel Salado y Nonito Jero, chavales muy flamencos en el toque.

-Con la que está cayendo, ¿sacar un disco es arriesgado o es la mejor arma contra la crisis?

-(Risas) La crisis nos afecta a todos, no sólo a los artistas, ahora hay hasta criaturitas que no tienen ni pa comer, pero no hay más remedio que seguir peleando. La cultura está en un momento delicado y hay que buscarse la vida como sea, y más nosotros. A la gente como yo, que ya tenemos una cierta experiencia, lo que nos cuesta, como decía Pepe Pinto, es mantenernos, por eso debemos reciclarnos y renovarnos continuamente.

-Quiere decir que se encuentra como un Longines...

-Me encuentro extraordinario, gracias a Dios estoy bien de salud y estar en mi tierra de vez en cuando me da fuerzas. Creo que he llegado a una madurez artística y eso lo noto cada vez que me subo a un escenario.

-Usted ha seguido los pasos de su padre y hoy día es el referente, junto a su hermano Enrique, de la familia Sordera. ¿Le gustaría que sus hijos le siguieran también?

-Llevar el nombre de la familia es algo que siempre lo he acatado con orgullo porque mi padre ha sido una persona honorable y un eslabón importante en el cante. Luego, que mis hijos quieran seguir mis pasos, ya se verá. Ahora mi hija Leli ha grabado conmigo en este disco, tiene una voz bonita e intento aconsejarla, pero como decía el difunto de mi padre 'lo importante es que mis hijos sean felices'. Si cantando o dedicándose a esto lo son, por mí encantado.

-¿Veremos pronto Colores Distintos por Jerez?

-Ojalá, me haría mucha ilusión actuar en el Teatro Villamarta, por ejemplo, y presentar mi disco con toda mi gente, pero vamos a ver. Ahora, después del verano, voy al Teatro de la Zarzuela, donde lo presento oficialmente, pero lo de Jerez no lo descarto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios