Cultura

Instrumento para una vida

  • La premiada violonchelista jerezana Sofía Torres Durán ofrecerá el 17 de julio su primer concierto en solitario

Al principio de todo fue el fútbol. Corretear el balón pasó a un segundo plano cuando en vez del pie, fue el buen oído el que hizo acto de presencia. Musicalidad, expresión, alma. Sofía Torres Durán 'agarró' el cello y ya se quedó con él "para siempre". "La verdad -confiesa- es que al principio no estaba interesada en la música, no me gustaba mucho". Pero con cinco años empezó a tocar este instrumento, animada por su madre, que observó el buen oído de la pequeña, aunque la niña prefería otros 'deportes'. "Gracias a mis padres, que me inculcaron la música como una asignatura más en la vida, empezó mi pasión. Y ahora quiero dedicarme a esto y vivir de ello. No sé cómo me di cuenta, llegó un momento en que dije: quiero hacer esto. Y ya está".

Esta joven jerezana de 15 años de edad se alzó semanas atrás con el primer premio del IX Concurso de interpretación musical 'José Salinas', en Baza (Granada), que organiza el Conservatorio Profesional de Música 'José Salinas' de dicha localidad, en la 3ª Categoría E.P.II para alumnos que estén cursando 4º, 5º ó 6º de Enseñanzas Profesionales. "La verdad es que es muy importante. Yo no me lo esperaba porque había muy buen nivel. Y por tanto esfuerzo que le dedico a este instrumento, pues para mí ganar este premio es un orgullo, una satisfacción. Y me motiva para seguir trabajando", cuenta Torres, cuya meta es "llegar lo más lejos posible. Aspiro alto..., no sé..., solista de orquesta quizás", comenta algo tímida. También se ha llevado recientemente el galardón de XXIV Ángeles Reina de Málaga y el primer premio del II Concurso de Jóvenes Intérpretes Ciudad de Sanlúcar.

En estos momentos, Sofía Torres acaba de concluir 4º de Enseñanza Profesional en el Conservatorio Joaquín Villatoro de Jerez, y también recibe clases en la Escuela de Música y Danza 'Belén Fernández'. Hija de María Jesús Durán, profesora de música y piano, y de Antonio Torres, miembro de 'La banda morisca', la pasión por este arte va en sus genes.

Y aunque es verano, Sofía dedica muchas horas diarias a tocar el cello, "un trabajo que no me parece duro, me gusta, así que no me cuesta". Lo cuenta durante sus ensayos para su primer concierto en solitario el próximo 17 de julio, en las Juventudes Musicales de Chipiona, en el Hotel Al Sur, a las 21,30 horas, acompañada al piano por el también laureado y jovencísimo Gorka Plada. "Bueno, antes de subir al escenario me pongo nerviosa, pero cuando me agarro al cello, se me quita", ríe.

Sus dos hermanas ya apuntan. Una se apasiona por el saxo y la otra por la flauta. La música es un miembro más de esta familia, "y es que me gusta mucho la clásica y también escucho bastante flamenco, aunque no lo bailo (ríe)". Y aunque ya no hay tiempo para el fútbol, busca los huecos para sumergirse en un buen libro "y, por qué no, -añade- también me imagino poniéndole música a lo que leo". Un sueño muy real.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios