XXI Congreso de la Fundación Caballero Bonald

“Saber leer y tener humor son dos formas de resistencia”

  • Rafael Reig ofrece una brillante conferencia sobre tres formas de ‘ver’ la literatura

XXI Congreso Bonald

XXI Congreso Bonald / Miguel Ángel González (Jerez)

El escritor Rafael Reig ofreció este jueves en la Fundación Caballero Bonald una conferencia sobre ‘Humor en defensa propia’. Lo hizo “entre amigos, no como si estuviera en una fundación”. Y habló de tres temas: óptica, entropía y comunismo internacional.

Principio óptico. Partidario del humor inteligente, “hay que decir algo con lo que no se pueda estar de acuerdo, opinar sobre algo discutible. Decir algo con lo que estáis todos de acuerdo es muy totalitario”, a lo que añadió que hay que tener “la oportunidad de equivocarse, no decir las cosas siempre para llevar razón”.

Se confesó cansado de que el humor se reserve para los bares y el mal humor para casa. “El humor fuera del matrimonio, ni de broma. No se debe hacer humor sólo para congraciarse con la gente”, dijo, a modo de aperitivo, antes de meterse de lleno en la literatura, “No me interesa la literatura que es sólo de humor, al menos como literatura, porque depende de un efecto corporal. Pero sin humor no hay literatura ni vida. Toda la literatura tiene humor, pero si sólo tiene humor es otra cosa”.

Reig, un tipo moderado, que va pensado poco a poco, dice que el humor “hay que verlo desde fuera, porque cuando el humor le pasa a uno, ya no tiene gracia. El humor está en los detalles. Ver las cosas desde fuera que le pasan a otro y verlas desde dentro también, son las dos grandes cosas de la inteligencia humana: el humor y la compasión”.

Entropía. “La escritura hay que hacerla en estéreo, de forma esteroscópica. No sólo desde dentro, sino también desde fuera. Yo pregunto a veces, ¿para qué lees? Esta sociedad lo que tiene es que aprender a leer porque todo lo que sabemos sobre nosotros mismos es de forma narrativa. La capacidad de almacenar y transmitir información es nuestra capacidad evolutiva, sin eso, nos extinguiríamos”, advirtió.

“Hemos inventado formas específicas de transmitir información decisiva para nosotros como especie: una fórmula matemática, una partitura.... Todo lo que sabemos está en la historia de la literatura, y eso se extiende a todo”.

Así que, saber leer y tener humor “son dos formas de defenderse, de no creerse las historias que nos cuentan, los anuncios de la tele, lo que te dice tu jefe... Es la única forma de resistencia a todos esos mensajes que llegan del otro lado. Lo básico es saber leer”.

Comunismo internacional. “El desorden como forma de conocimiento para descubrir otras cosas. El humor tiene que ver con desordenar la realidad. Como cuando alguien te cambia de sitio la figura de la pastorcita y te das cuenta que detrás de la pastorcita había un libro estupendo que no habías visto”. Dijo Reig en su brillante conferencia (se ganó lo que le pagaban) que vive “para parecerme a mis héroes de películas y libros. Porque hay novelas que se basan en la realidad y realidad en ficción. Lo importante es que siga habiendo esa corriente, que esa pila del corazón del lector funcione, que haya corriente entre la realidad y la ficción. El humor establece esa circulación paralela entre la visión desde fuera y desde dentro”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios