Artistas de Jerez

MANUEL DEL VALLE. El hacedor de inquietudes

Una de las obras de Manuel del Valle. Una de las obras de Manuel del Valle.

Una de las obras de Manuel del Valle.

Manuel del Valle es, sin duda, uno de nuestros más singulares artistas. Pintor, dibujante de cómic, grabador, practicante de la pintura xieyi -un método conectado con la contemplación y el zen mediante el cual sólo se utiliza un pincel, tinta china negra y dejas que fluya el acto de pintar-, músico, amante de la meditación oriental..., Manolo del Valle es un artista distinto; es sereno, de pausadas actuaciones y sensatas manifestaciones.

Esta rara avis en el mundo del arte es, para todos, una persona entrañable, querida, admirada y respetada. Todo ello se hace extensible a su producción artística. En ella no hay estridencias ni voces chirriantes; todo pasa por una creación medida, ajustada, surgida de una idea artística lúcida y, además, proyectada con apasionamiento e intensidad. Yo diría que muy al modo "Manolo del Valle", genio y figura.

Manolo del Valle es hijo de gran Manolo Valle, uno de los grandes dibujantes históricos que dio Jerez para gloria de aquellas Artes Gráficas que tanta trascendencia tuvieron y desde donde salieron importantísimos autores. Entre su familia, también, hubo afortunados artistas: su abuela materna fue la pintora jerezana Aurelia Cortés; es biznieto del grabador litógrafo valenciano Gabriel Cortés, autor que, a su vez, era hermano de Germán Cortés, uno de los discípulos aventajados de Mariano Benlliure.

Por lo tanto, Manolo del Valle estaba, familiarmente, muy bien amparado en lo artístico. Con seis años, antes de entrar en la Escuela de Artes y Oficios, ya se encontraba matriculado en el Conservatorio de Música de Jerez donde Don Joaquín Villatoro le impartió clases de solfeo, canto coral, composición y flauta travesera. Las artes al completo implicadas, desde pequeño, en la vida de un joven que, con el transcurrir de los años, ingresaría en la Facultad de Bellas Artes de Sevilla para realizar la carrera, licenciándose en la especialidad de Pintura.

'Evacuación tribal', de Manuel del Valle. 'Evacuación tribal', de Manuel del Valle.

'Evacuación tribal', de Manuel del Valle.

El trabajo artístico de Manolo del Valle -ha compartido la práctica artística con la docencia, siendo, en estos momentos, Profesor en el Instituto jerezano de Santa Isabel de Hungría-, ha sido, desde un primer momento, un constante ejercicio de investigación. Nunca ha sido un artista al uso; incluso, en los tiempos de estudiante fue alumno inconformista, muy alejado de los planteamientos poco rigurosos que existían en la Facultad de la calle Laraña.

Desde su primera comparecencia expositiva, en la Sala Oriente de Sevilla, ya mostró una particular inclinación hacia posiciones novedosas donde los conceptos plásticos se fundían con ciertas ideas filosóficas. En aquella primera individual el tema elegido era la simbología arcaica, obras que salieron de su interés por los textos del filósofo español Mario Rosso de Luna. La búsqueda incesante de un modo expresión que, en primer lugar produjera su propia satisfacción y después creara la inquietud suficiente en el observante, son dos métodos indiscutibles en el desarrollo creativo de Manolo del Valle. Algo que se complementa con la asunción de distintas formas de expresión.

El autor busca encuentros multidisciplinares para que la obra sea un cúmulo de circunstancias formales al encuentro de un fin global y totalitario. Eso lo hemos visto, primero en su pintura, con las posiciones formales yuxtapuestas, fundiendo en un sólo estamento, figuración y abstracción, imágenes concretas y gestos cromáticos. Porque el credo del artista jerezano no se detiene en una sola unidad expresiva sino que acumula elementos, formas, expresiones, imágenes, textos, situaciones parartísticas, fotografías, vídeos, con el objetivo de encontrar un todo único lleno de fortaleza plástica, así como amplios y variados desenlaces.

Que Manolo del Valle es un artista de esos que, hoy, llaman multidisciplinar lo constata su variado ideario formal. A la pintura hay que unir, sin solución de continuidad, sus momentos de preclaro escultor, la fusión de la plástica y la música, la utilización de la fotografía y el vídeo y, como importante recurso expresivo, su interesante aportación al mundo performativo, a la instalación, a la intervención del espacio a través de amplias y poderosas acciones escenográficas; siempre con una correcta, acertada, convincente y sabia cimentación conceptual; sin dejar nada al azar y midiendo los tiempos escénicos para que todo sea una realidad lleno de sentido artístico y conceptual.

En las últimas exposiciones -podría decirse más bien, acciones- el artista interviene los espacios con elementos plásticos y de otras consideraciones de mucha amplitud formal, dejando que el espectador intervenga de forma activa en esa realidad personal por él creada. En la memoria de todos está "Retablo para un templo muerto", donde la pintura, el grabado, los textos, la música y una sobrecogedora videocreación intervenía por completo la antigua iglesia del Monasterio de San Miguel de Arcos.

En esa acción, la muerte aparecía en toda su variada e inquietante iconografía. También está en el recuerdo del espectador aquella otra intervención en la Sala Paul de Jerez, titulada "Boxes" (Cajas). El autor convirtió el espacio en una gran caja forrada de tela negra. La iluminación se redujo a escuetas luces rojas y en toda esa misteriosa realidad envolvente se oía la monocorde voz del Papa Juan Pablo II rezando el rosario en latín. Imágenes de tumbas, de humildes bloques de pisos, de buzones de correos, así como una serie de cajas con máscaras mortuorias nos situaban en una amplia metáfora de la existencia y la de sus dos polos naturales: la vida y la muerte.

Manolo del Valle es un artista total, abierto a todo, sabio hacedor de actuaciones inquietante y creador de verdades tangibles, no de experiencias vacías sin sentido. Un artista, en definitiva, sin complejos que conduce el acto creativo por los más inesperados, pero seguros, vericuetos.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios