Literatura

"La gente me está pidiendo ya que escriba la segunda parte"

  • El autor isleño Montiel de Arnáiz presenta en la Bonald su nueva obra, ‘A la velocidad de la noche’

  • Se trata de una novela negra que parte de una historia real de la policía

Un momento de la presentación de la obra. Un momento de la presentación de la obra.

Un momento de la presentación de la obra.

'A la velocidad de la noche' es una novela negra, “un thriller”, “con mucha acción, con sorpresas, violencia, que cuenta una leyenda urbana policial de esta zona”. Las primeras palabras que el escritor isleño Montiel de Arnáiz pronuncia sobre su nueva obra sirven para animar a sumergirse en las páginas de este nuevo libro, que fue presentado este lunes en la Fundación Caballero Bonald, acompañado por el periodista Daniel Pérez y la escritora Josefa Parra. 

El autor ya tiene referencias del recibimiento de la novela entre los lectores. “Mucha gente ha flipado, les gustan los personajes y me están pidiendo que haga ya la segunda parte. Me mandan fotos, por privado o en público. Alguno me insiste en que escriba la segunda parte... a la velocidad de la noche, además”, se ríe por el juego de palabras con el título de esta obra que parte de una historia real.

Casi puede decirse que Montiel de Arnáiz pudiera hacerlo, porque está acostumbrado a trabajar con plazos, a pensar y trabajar rápido. También a escribir. “Por mi profesión”, apunta. Eso le permite, de hecho, compaginar su labor como abogado, con su vida familiar y con su afición a la escritura. “No me dedico a la literatura. Soy escritor. Es una afición que tengo desde pequeño, como la lectura”, aclara.

Sin embargo, reconoce que saca tiempo para preparar los textos: “Aunque esté muy liado, reflexiono sobre las tramas, qué voy a hacer con los personajes, cómo voy a tratar un tema y cuando voy a escribir vomito todo. Tengo claro cómo lo voy a hacer, qué va a ir en primera persona, qué va a hacer el protagonista... Hay quien para hacer diez páginas necesita diez días y yo lo hago en dos horas”.

A eso se suma que tiene la costumbre de usar cuadernos, “para la recopilación de datos, en las investigaciones de las tramas”, lo que le permite aprovechar los momentos de espera para escribir.

El segundo proceso se centra en las correcciones, que en su caso son muchas. “Si eres medianamente profesional y perfeccionista, lo corriges no una sino diez veces”, advierte. “Hay una frase que se atribuye a Borges que lo resume. Decía que él publicaba por dejar de corregir. Yo me tengo que frenar, porque en cada revisión que hago cambio cosas, amplío... me meto en más charcos. Llega un momento que digo se acabó”, desvela.

Ahora Montiel de Arnáiz se encuentra en plena promoción de su obra, que ha sido editada por Apache Libros. Para el día 19 está programada su presencia en Getafe Negro, un festival de novela policíaca.

En una de esas citas literarias conoció, precisamente, la historia que le ha servido para la novela. “Es la historia relativa al cadáver de un ahorcado que aparece en un arrabal. Los agentes lo encuentran, lo descuelgan y lo llevan a sede policial, donde el jefe les obliga a devolverlo al sitio. La mala suerte es que cuando llega el juez a descolgarlo el médico forense dice que es un asesinato porque tiene dos rozaduras de cuerda. El caso se queda en el limbo durante 30 ó 40 años”, cuenta el escritor sobre esa leyenda cierta que le entusiasmó tanto que decidió narrar.

Pero me pedía más y me meto en contar quiénes eran los policías, el fallecido y las razones para el suicidio, el juez, el forense... Le doy una vuelta de tuerca y la historia la rescata la hija de uno de los policías, ya muerto, en youtube. Todo se complica con la hija del ahorcado, que dirige una organización criminal”, detalla el autor sobre la trama, de la que está satisfecho por los personajes fascinantes que ha creado.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios