Cine

Muertos vivientes e ideales sofocados se dan cita en Venecia

  • Michele Placido recrea la versión italiana del mayo de 1968, Shirin Neshat el Irán de los tiempos del Sha y George A. Romero presenta su nuevo filme de zombis.

Los muertos vivientes y los espíritus sofocados en la lucha por la libertad se apropiaron de la programación oficial del Festival de Venecia con las tres películas a concurso.

El padre de los zombis y maestro del género, el estadounidense George A. Romero, compite por primera vez por el León de Oro con Survival of the Dead, una suerte de western de terror en el que el cineasta emprende una senda más gore. El autor de El amanecer de los muertos (1968), un clásico del género y del cine en general, aseguró que desconoce cuántas películas más hará, aunque que sí sabe que tiene muchas ideas.

El mundo postapocalíptico y la crítica social de sus anteriores trabajos queda más diluida en ésta, la sexta entrega de zombis, un género que en opinión del realizador (Nueva York, 1940) se mantiene vivo sobre todo gracias a los videojuegos. El contexto bélico de la cinta -explicó- no remite a ninguna guerra en concreto, sino que a todas las conflictos abiertos como el de Oriente Próximoo el de la discriminación racial y religiosa. "El hombre tiene la habilidad de olvidar las causas verdaderas de los conflictos", aseguró Romero, quien por su edad camina ya con cautela pero recoge su largo pelo cano en una coleta, un pequeño indicio del espíritu anticonformista que ha marcado su vida y su trabajo.

De la lucha por los ideales, la libertad y la democracia hablan la italiana Il grande sogno, de Michele Placido, y Women Without Men, de la realizadora iraní Shirin Neshat, afincada en Estados Unidos.

El director italiano Placido quiso contar su historia y cómo él vivió el crucial 1968, cuando tras participar como policía en la represión de las protestas estudiantiles se unió a ellos dejando las fuerzas de seguridad. Riccardo Scamarcio interpreta a su álter ego, mientras que Jasmine Trinca, una joven de familia acomodada y profundamente católica de la que se enamora, y Luca Argentero, uno de líderes de los manifestantes, completan el trío protagonista. Estos personajes también están basados en personas reales que el director conoció.

La película está emparentada temáticamente con Los soñadores, de Bernardo Bertolucci, así como con La meglio gioventú, de Marco Tullio Giordana. Y aunque el director rechaza que sea una película nostálgica, sí destila una añoranza por ese deseo de creer en unos ideales. El cineasta, que se declara de izquierdas, comentó que le gustaría que los jóvenes puedan tener su energía para luchar como él hizo en el año 68. Y su energía se pudo comprobar también cuando se le preguntó por qué dejaba que como hombre de izquierdas le financiase la película Medusa, la productora que pertenece al primer ministro italiano, el conservador Silvio Berlusconi. Visiblemente furioso respondió que no lo vota y que también las otras películas italianas están financiadas por Medusa, a la postre la productora más potente del país.

Más calmada fue la rueda de prensa con la iraní Shirin Neshat, que apareció con una chaqueta verde y sus compañeros con bufandas verdes, el símbolo de la revolución vivida este verano en Irán, tras las cuestionada reelección del presidente Mahmud Ahmadineyad. Basada en la novela homónima de Shahrnush Parsipur, sobre la lucha de tres mujeres por su libertad en la época del Sha de Persia, cuando también se salía a las calles para pedir democracia y libertad. Los acontecimientos de entonces, dijo Neshat, son muy parecidos a lo que ha ocurrido en Irán este año. "Los dictadores han cambiado, han cambiado de forma e ideología, pero la lucha continúa", aseguró.

Neshrat, que ahora se dedica al videoarte, afirmó que su película es un mensaje de aliento para el pueblo iraní. "Irán tiene un pasado muy oscuro, pero no cejaremos. La lucha continúa", aseguró la actriz, que tuvo que rodar la película en Marruecos. La artista dedicó su primera película, que fue bien recibida, a todas las personas que perdieron la vida desde la Revolución Constitucional en 1906 hasta el Movimiento Verde en 2009.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios