'Viernes Flamenco'

Noche de buen flamenco y buena gente

  • Alfonso Carpio ‘Mijita’ y Pedro ‘El Granaíno’ protagonizan la segunda cita de los 'Viernes Flamencos' de Jerez

Buen flamenco y buena gente. Así podemos resumir y definir lo acontecido la noche del pasado viernes en el Alcázar de Jerez. La segunda de las citas de los Viernes Flamencos, que tuvo como protagonista a Alfonso Carpio ‘Mijita’ y a Pedro ‘El Granaíno’, se saldó con un resultado más que positivo sobre el escenario.

Con un patio de butacas que presentaba menos de media entrada, en torno a unos 450 espectadores, el evento coordinado por la Peña Flamenca ‘Buena Gente’ nos tenía preparado una presentación discográfica por un lado como primera parte y, tras el preceptivo descanso, la vuelta al punto de partida de un cantaor que, ahora mismo, es toda una referencia dentro del mundo de lo jondo. Alfonso Carpio ‘Mijita’ nos presentaba su último trabajo titulado ‘El Palacio de Cristal’ y Pedro Heredia ‘El Granaíno’ volvía a escasos metros del lugar donde debutara en solitario allá por el año 2012 dentro de la programación oficial del Festival de Jerez.

Con el cantaor jerezano abriendo plaza, el universo de tonás, soleares por bulerías, seguiriyas y fandangos de corte tradicional y ortodoxo marca de la casa fueron poco a poco dejando sitio a otros temas más frescos y actuales del que podemos destacar unas alegrías de puño y letra de José Gálvez que, dedicadas a Juan Moneo ‘El Torta’, juegan a medio camino entre sus letras más conocidas del genio plazuelero y las estructuras melódicas de sabor marinero.

El mayor de ‘Los Mijita’, que nos  prometía a los presentes nuevos registros más frescos, tanto por las letras como por la compenetración entre cante, toque, coros y palmas, consiguió conectar con un público que, tanto en las alegrías, como las postreras bulerías en las que participó con el baile su hija Marta, terminó acogiendo con muy buen agrado lo expuesto por el mayor de ‘Los Mijitas’.

Por su parte, como segundo acto, ocupaba el escenario Pedro Heredia ‘El Granaíno’ en lo que se pudo considerar como una ‘vuelta a casa’ o más bien al punto de partida y lanzadera. Volvía a pisar el Alcázar pero, esta vez, a escasos metros de la Sala Salvador Díez, lugar donde el cantaor granaíno afincado en Sevilla puso la primera de las muchas piedras con las que está construyendo una torre de oro y marfil que lo está elevando a lo más alto del escalafón cantaor flamenco actual. Como él mismo reconoció, para el “Jerez es una tierra muy especial porque aquí empecé a caminar en solitario” y en la noche del viernes, volvió a refrendar ese estatus de primer espada.

Con Diego Amaya a la guitarra, templó la soleá tirándola hacia atrás todo lo que se puede – o más bien hasta el límite que Alcalá consiente y Juan Talega admite- colocando el cierre de Manolito el de María ‘’en su sitio y como Dios manda’’ que diría un castizo. Los tientos se han convertido en un clásico en su repertorio y tirando de ‘La Leyenda’ sacó el rajo camaronero que le persigue y que es tan del gusto del respetable y nuestro.

Además, conocedor de que en Jerez hay que tirar la moneda siempre al aire, jugándosela a cara o cruz se bajó al inframundo para luchar de poder a poder en la seguiriya con su escudero a la bajañí y, por bulerías, se agarró de nuevo el referente que tiene en San Fernando y bajo el que camina con total seguridad. 

Para concluir, los fandangos fueron los propicios, justos y necesarios para poner la guinda a una intervención redonda, a la que puso colofón un fin de fiesta en el que participaron, junto a él, gran parte de la familia ‘Mijita’, con el patriarca – Alfonso padre- al frente.

La próxima semana será el turno del Centro Cultural Flamenco ‘Don Antonio Chacón’ el que esté al frente de la tercera cita de los Viernes Flamencos de Jerez con un elenco compuesto por Antonio Malena, Tomás Rubichi, Alfonso Núñez ‘El Purili’, Coral de los Reyes, Ana de los Reyes y Eva Rubichi, al cante, Rocío Martín, al baile, a la guitarra, Domingo Rubichi e Ismael Heredia y a las palmas, Ali de la Tota y José Rubichi.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios