Diario de las artes

Los nuevos modos de la pintura

  • Exposición de Sebastián Menacho en el Campus de la Asunción

Obra de Sebastián Menacho Obra de Sebastián Menacho

Obra de Sebastián Menacho

NO es nuevo, ni mucho menos, en la pintura este artista de Puerto Real. Y eso se nota. Domina el marco pictórico y sabe adecuar contenido representativo con un continente lleno de sentido plástico. Por eso la exposición que se presenta en la sala de la UCA en el Campus de Jerez descubre a un pintor que juega con la materia, que se sabe situar en los recodos de una pintura estructurada desde los desarrollos poderosos del color y marcada por un apasionamiento expresivo que desentraña valores artísticos de convencida y convincente naturaleza.

La muestra de Sebastián Menacho tiene muchas lecturas. Por un lado plantea un desarrollo formal de amplia estructura, con el expresionismo colorista marcando una escena muy bien distribuida plásticamente. También, nos adentra por los esquemas diferentes de una misma vía expresiva. Por otro lado, sirve para enseñarnos las nuevas posiciones que desentrañan las modernas tecnologías. Así, nos introduce en un amplísimo estamento creativo del que se pueden sacar múltiples buenas situaciones.

Empezamos con el aspecto formal. Menacho es un artista eminentemente dominador del color; manifiesta una clara intencionalidad por los valores físicos de las gamas cromáticas. De esa manera, juega con las máximas posibilidades de un color que maneja en toda su máxima potestad, a veces planteando minuciosamente y con rigor los argumentos plásticos de cada sistema colorista, a veces dejando que el propio color, casi de forma automática, desprenda su determinante sentido, que deje actuar su mágico simbolismo, que proponga sus mediatas e inmediatas circunstancias expresivas. En este sentido, el artista genera distintas posiciones. En un primer estamento, nos adentra por un expresionismo figurativo, concediendo a la imagen una suma fortaleza plástica, dejando que el dibujo quede supeditado a la fuerza envolvente del color; incluso, diluyendo sus argumentaciones ilustrativas. Al mismo tiempo nos abre las perspectivas de una suprema abstracción con el color mostrando sus infinitas interacciones, sus contundentes fórmulas visuales, sus realidades físicas, hasta sus desenlaces emocionales llenos de íntima espiritualidad. En definitiva, lecciones absolutas de expresionismo pictórico.

Sin embargo, la exposición de Sebastián Menacho sirve, asimismo, para descubrirnos una realidad que, en estos momentos, ya no tiene vuelta de hoja. El artista puertorrealeño se vale de las nuevas tecnologías para su compacta realidad pictórica. Él es un consumado diseñador gráfico; utiliza, por tanto, como supremo elemento de trabajo el ordenador. Así, para su pintura, éste es el modo utilizado para componer sus propuestas artísticas. A modo de pincel y de paleta, el artista manipula el programa para estructurar una nueva realidad artística. Con él sólo desentraña los nuevos valores de la pintura, establece un nuevo concepto formal y nos sitúa en un estamento diferente - válido e importante - para estructurar y dar sentido plástico a la pintura, que encuentra en la moderna realidad un argumento definitivo para seguir marcando rutas de importancia en un arte que sigue manteniendo su absoluto potestad.

La exposición de Sebastián Menacho es un feliz encuentro con un nuevo sistema pictórico. Un proyecto artístico lleno de sentido plástico, fortaleza expresiva y dinamismo creativo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios