Historia

Presencia del vino de Jerez en la expedición de Magallanes-Elcano

  • Carmen Borrego Plá publica un estudio sobre el libro de armada de la preparación de esta primera circunnavegación de la Tierra

Carmen Borrego Plá, durante la presentación del libro, junto al director del Consejo Regulador, César Saldaña. Carmen Borrego Plá, durante la presentación del libro, junto al director del Consejo Regulador, César Saldaña.

Carmen Borrego Plá, durante la presentación del libro, junto al director del Consejo Regulador, César Saldaña.

“La relación entre el vino de Jerez y la expedición magallánica se inicia mucho antes de la travesía oceánica”, así lo asegura la bodeguera e historiadora Carmen Borrego Plá, quien acaba de publicar con la colaboración del Consejo Regulador y de bodegas El Maestro Sierra la obra 'Relación de gastos para la Armada de Fernando de Magallanes (1518-1519). Transcripción y Reflexiones'.

Borrego Plá explica que “se ha transcrito el libro de armada del año inmediatamente anterior a la salida de la expedición, del que podemos extraer muchísimos datos de la microhistoria que se desarrolló en el marco de la preparación de la misma: el mundo de los artesanos, del comercio, de los peones y grumetes, del transporte… y, por supuesto, del vino de Jerez”.

De hecho, la historiadora apunta que “la primera alusión concreta, con nombre, al vino de Jerez, la tenemos casi un año antes, el 26 de octubre de 1518, cuando expresamente en el libro se recoge la compra de nuestro vino para la gente que trabaja en la expedición”.

Borrego Plá destaca que el documento que se ha transcrito y estudiado, depositado en el Archivo de Indias, “es el borrador de las cuentas de la expedición durante el año previo, pero también el único documento de estas condiciones del periodo, así que su carácter es valiosísimo desde el punto de vista documental porque no se ha encontrado el original”. “Además -añade- sólo en una anterior ocasión se había transcrito de manera parcial, en 1918 por parte de la Compañía de Tabaco de Filipinas, con sede en Barcelona, pero sin atender a abreviaturas de todo tipo –nombres, apellidos, materiales-, e incluso párrafos tachados”.

Para la historiadora, "el Consejo Regulador ha sido muy generoso al embarcarse, nunca mejor dicho, en la edición de esta obra coral, donde el vino de Jerez no es el único protagonista, pero sí hay fieldad respecto a su origen, puesto que se recoge su compra en nuestra ciudad, y todo el vino de Jerez estaba certificado por Alonso de Cabra, jurado de Jerez en aquel momento”.

La obra, presentada hace unos días en el Consejo Regulador y dedicada a Santiago Lledó, está dividida en tres partes: la primera y principal, el estudio de la doctora Borrego Plá; la segunda, la detallada y cuidada transcripción realizada por la joven paleógrafa Encarnación Murillo Román; y una última, un cuadro índice con las más de 600 personas que aparecen citadas en el documento, con los datos disponibles en cada caso –nacimiento, procedencia, profesión,…- donde también se recogen las alusiones expresas a las naos y al vino de Jerez, realizada en este caso por la periodista Sonia Arnáiz del Bosque.

El libro puede adquirirse a través del Consejo Regulador del Xerez.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios