ARCOMadrid 2021 Queremos decir ahora

Julio es un mes poco habitual para ciertos encuentros artísticos, aunque en la época que vivimos todo es muy poco habitual. Y, precisamente por eso, tenemos que decir que hay que impulsar la creación y comunicación artística en todas sus facetas, dimensiones y posibilidades.

Tenemos que decir y debemos hacer. Es vital que todas las personas y todas las instituciones que nos dedicamos a la Educacion y a la Cultura, rematemos el esfuerzo necesario para que las nuevas generaciones (de las que depende el futuro no solamente generacional) ocupen un lugar adecuado y comprometidamente solidario aportando la creatividad innovadora que surge del análisis investigador de la herencia cultural recibida y las expectativas que despiertan las posibilidades.

Hemos estado en la Feria internacional de Arte por excelencia (ARCOMadrid 2021 se asoma con arrojo y prudencia a las necesarias celebraciones renovadoras) y hemos podido ver inmediatamente que, junto a los valores de peso (trayectorias consolidadas), se presentaban jóvenes propuestas emergentes que se abren camino con decisión.

Hemos disfrutado, como esperábamos, con la contundente propuesta de galerías habituales, como Rafael Ortiz (imprescindibles Miki Leal y Gordillo, sorprendente Nico Munuera, extraordinaria Inmaculada Salinas,…), de la incombustible doña Juana de Aizpuru (con quien, por cierto, tuvimos ocasión de conversar sobre la exposición ‘Magistral Aguilera’, ya que le hicimos entrega de un catálogo de la misma) y de una considerable cantidad de obras de artistas tan variopintos como Agustín Ibarrola, la entrañable Carmen Laffón o la fantástica Magda Bolumar, por citar una muestra relevante.

Pero lo que nos ha llenado de esperanza y confianza es la pléyade de renovadoras propuestas. No solamente hemos coincidido con realidades potentes y patentes como Rubén Guerrero o Javier Palacios, sino que hemos disfrutado de la presencia de artistas con mucho que decir, como Raquel Serrano, con su trabajo desarrollado para Genalguacil o las singularidades del stand de ‘Iniciarte’ de la Consejería de Cultura (donde se han desvelado los nombres de la selección realizada en la presente convocatoria, en la que también hemos tenido algo que ver). Hemos recorrido todo lo expuesto y cambiado impresiones con nuestra amiga Rocío López Zarandieta, una de las protagonistas de ‘Feminario’ de la Diputación de Huelva, por ejemplo.Tras reconocer la obra de personalidades brillantes y de alto alcance internacional como el mismísimo Bruno Munari, pasamos a otro evento muy significativo: ‘JustMAD’, donde desde la primera galería, con Atauri, encontramos propuestas interesantes y asequibles. Nos atrajeron especialmente las creaciones rigurosamente geométricas de Clara Santos, la profunda belleza de ‘Qantu’, emotivo trabajo de Cristina Huarte sobre la flor sagrada de los Incas, la superposición de tratamientos estéticos de Manuel Domingo Castellanos, las poéticas fotografías de Bernhard Lorenz Müller, el singular esfuerzo reivindicativo y aleccionador (“Abstracto Prehistórico”) de Lilita (Liliana Castillo), el delicadísimo y preciosista trabajo de Anna Åström y, desde luego, la manera de afrontar los Proyectos en 2 y 3 dimensiones de Andrea Rollán. Fátima Conesa (con quien hemos desarrollado recientemente unas ponencias de grabado con el Centro del Profesorado de Jerez) nos cuenta también que la experiencia de la mano de Ulf Larsson ha resultado muy enriquecedora.

En Cibeles asistimos a ‘Panorama 01’ (“Visión de la Actualidad Artística de la ciudad”, en la que se presentan proyectos muy interesantes de galerías como Elvira González o Helga de Alvear y artistas como Óscar Domínguez o Cristina Lucas). Otra muestra curiosa en este “Centro-Centro” es ‘Cuestión de Ambiente’, donde se pone de manifiesto que la creación ha estado siempre sujeta a prejuicios y dificultades.Si toda esta observación te permite encima poder complementar la autoformación con un disfrute estético que empieza en el Palacio de Velázquez con Vivian Suter, sigue en el Círculo de Bellas Artes con Ouka Leele, con Georgia O’Keefe en el Thyssen y en la Calcografía Nacional con Cristina Iglesias,…Entendemos que se trata de apoyar, dotar de reconocimiento y servir como trampolín a artistas que tienen mucho que aportar a la sociedad.

Queda mucho por hacer y hay que incidir en la educación para que nuestra existencia tenga verdadero sentido y plenitud no solamente material y precisamente ahora.

La Historia nos demuestra que las vanguardias artísticas han influido de manera fundamental en el desarrollo pragmático de nuestro habitual devenir, aportando soluciones formales útiles al margen de su aspecto o decoración (solamente tenemos que echar un vistazo a las aportaciones y evolución del Diseño desde movimientos como ‘Arts&Crafts’ al Posmodernismo pasando por la Bauhaus o la Escuela de Ulm…).Queremos decir y debemos hacer.

Queremos decir que es necesario reivindicar acciones artísticas y debemos participar en demostrar su necesidad.

El Arte, es decir, la Vida, se abre paso.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios