Lectores sin remedio

Reverte y la literatura de viajes en España

Javier Reverte Javier Reverte

Javier Reverte

HASTA hace relativamente poco tiempo, nuestro país no se había caracterizado por tener una relevante presencia en la literatura viajera contemporánea. En esto siempre envidié a los maestros británicos, que han seguido manteniendo hasta la actualidad un más que nutrido ramillete de autores, que nos han ido dejando a lo largo de los años libros hoy considerados obras cumbres de la literatura de viajes.

La obra de Bruce Chatwin o Patrick Leigh Fermor, por nombrar dos de los más admirados de entre los contemporáneos, son una pequeña muestra de lo que decimos. Bueno, esto fue así hasta que un aún joven Javier Reverte publica en 1994 'El sueño de África', iniciando una trilogía que dejaría huella entre miles de lectores de todo el mundo y, lo que es más importante, volcándose a partir de entonces a compartir con esos lectores su especial mirada sobre los lugares que visitaba, materializándola con pasión sobre el papel.

Es cierto, no lo negaré, que la literatura española contemporánea también ha dado libros de viaje que trascienden al tiempo, recordemos algunos de los escritos por Blasco Ibáñez ('La vuelta al mundo de un novelista'), Cela ('Viaje a la Alcarria'), Manu Legineche ('Hotel Nirvana') o Julio Llamazares ('El río del olvido') entre otros, pero también hay que decir que ninguno de ellos consiguió acercar a este género literario, que hasta la irrupción de Javier Reverte era poco visible en las librerías españolas, a tantos lectores como él.

Reverte recorrió el planeta viajando solo, como los grandes escritores viajeros, lo que justificaba con estas palabras: "cuando viajas solo la gente te toma por un poco idiota y te protege, así es más fácil hacer amistad y obtener material para escribir" ("Los viajes de Javier Reverte comienzan en las librerías". Juan J. Gómez. El País. 28 de agosto de 2000). Poco a poco fueron editándose más libros suyos de temática viajera, libros que acrecentaban su prestigio al mismo tiempo que iban aumentando los apasionados por la literatura de viajes en nuestro país: 'Corazón de Ulises','‘El río de la desolación’, ‘El río de la luz'…

Reverte tocó también otros géneros literarios, incluso sus novelas sobre la guerra civil tuvieron un importante eco como 'El tiempo de héroes' , 'Banderas en la niebla' o 'Venga a nosotros tu reino', pero sin duda donde deja un hueco difícil de llenar es en un género: el de viajes. Solo nos queda un consuelo momentáneo, disfrutar de ese libro que dejó preparado antes de su fallecimiento, y en el que plasmaría su punto de vista sobre el que ya sería su último gran viaje recorriendo Irán y Turquía, pues como él decía, "Si la literatura de viajes gusta, es porque en ella prima lo subjetivo. El punto de vista del escritor es lo que despierta la emotividad. Si viajas cargado de emoción, la aventura siempre será extraordinaria".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios