Artistas de Jerez

Rocío Cano, esa pintura que descubre la verdad de la creación

Rocío Cano, esa pintura que descubre la verdad de la creación Rocío Cano, esa pintura que descubre la verdad de la creación

Rocío Cano, esa pintura que descubre la verdad de la creación

LINDE. Técnica mixta sobre lienzo. 180 x 146 cm. LINDE. Técnica mixta sobre lienzo. 180 x 146 cm.

LINDE. Técnica mixta sobre lienzo. 180 x 146 cm.

Rocío Cano inició su andadura artística muy joven y con unas expectativas que aventuraban cosas importantes. Surgió en el panorama con un bagaje pictórico muy bien estructurado y un concepto conformado con solidez, razonamiento y sabiduría, dejando ver que sabía muy bien lo que quería en esta difícil profesión.

Su obra, ya, convenció altamente en una mínima comparecencia en uno de los Certámenes de Artes Plásticas convocado por la Confederación de Empresarios de la Provincia de Cádiz. Se trataba de un esencial paisaje, de sutil figuración, muy bien planteado desde poderosos y acertados  gestos formales

En aquellas primeras obras que tuvimos la oportunidad de contemplar ya se adivinaba una artista seria, con muy buenos argumentos para afrontar una carrera que, en ella, se adivinaba con todas las garantías.

Forma parte de esa importantísima pléyade de pintores jerezanos que están dando suma importancia al arte que se hace en nuestra ciudad. Roció Cano, dentro de ese grupo, es artista imprescindible y su obra muy bien considerada por casi todos - en todas las facetas del arte, lo unánime es poco más que imposible, dado el alto grado de divismos, envidias y espurias posiciones -.

La pintura de Rocío Cano se encuadra en los parámetros de la figuración, esa que ilustra la realidad de una manera clara, con argumentaciones formales convincentes, desarrollos expresionistas y posiciones alejadas de las imposturas al uso y de efectismos embaucadores.

Es una pintora consciente, seria y rigurosa en sus acciones; muy crítica - a veces, excesivamente - con sus planteamientos pictóricos y con una formación artística amplia y capaz de llevarla por cualquier ruta por difícil que fuera; lo que le permite ser pintora de muchos y acertados registros.

De esta manera la hemos visto desarrollando muy buenos esquemas paisajísticos; también, dando particular vida a los difíciles desenlaces del retrato. Todo ello, siempre, manifestado con un claro y justo posicionamiento en los rigurosos estamentos de la calidad, de la verdad y de lo que llega, para quedarse, en las retinas de los más exigentes. Porque estoy seguro de ello, tengo que decir que la pintura de Roció Cano se ajusta a los intereses de todas las miradas.

En sus obras no hay gritos discordantes, no existen los fáciles recursos para conseguir empatías; tampoco estructuras ficticias buscadoras de modernismos equivocados. Su pintura es la clara manifestación de un convencido estamento artístico puesto en evidencia desde un proyecto pictórico sabio y comprometido.

La carrera artística de Rocío Cano ha estado muy bien ejecutada y ha ido describiendo etapas que garantizaban una serena evolución correctamente desarrollada. Además, ha ido presentando su obra por espacios expositivos de importancia, recalando en varias ocasiones en salas y galería de Madrid y Sevilla, así como en la The  Brick Lane Gallery de Londres y en la Gallery 29 de Bruselas.

RANCHO VI. Oleo sobre lienzo. 89 x 130cm. RANCHO VI. Oleo sobre lienzo. 89 x 130cm.

RANCHO VI. Oleo sobre lienzo. 89 x 130cm.

Asimismo, su obra ha estado presente en importantes muestras colectivas; siendo una artista necesaria e imprescindible allí donde tenga lugar la presentación de esa página importante que está viviendo la pintura que tiene como escenario nuestra ciudad. Su última comparecencia ha sido en la exposición que inauguraba el proyecto conmemorativo del 25 Aniversario de la Sala Pescadería. 

La pintura de Rocío Cano formula una figuración que ilustra el sentido expresionista de lo real. Éste no se manifiesta desde un punto de vista minucioso, efectista y de posiciones epidérmicas. Representa a la realidad con argumentos claramente pictóricos, formales, de estrictos sentidos plásticos.

La representación de lo real se marca desde coordenadas expresivas; es decir, dejando que cada uno de los elementos de esa realidad, de ese sutil paisaje sabiamente descrito, desarrolle su posición establecida pictóricamente desde incidencias lumínicas, coloristas y expresivas; permitiendo que esa visión inmediata de lo real vaya mucho más allá de lo que pueda ofrecer los exactos puntos de vista ficticios que la mirada abarca.

En esa evolución consciente de la pintura de Rocío Cano hemos ido observando cómo lo procesual va adquiriendo mayor sentido; hay necesidad de dar nueva dimensión a las marcas plásticas; se atemperan los gestos representativos en beneficio de una mayor potencia formal. La figuración suspende muchos de sus valores buscando un desarrollo plástico más intenso, que la textura tenga una mayor incidencia en un proceso que va alcanzando una nueva cota de intensidad creativa.

En definitiva, la pintura de Rocío Cano se ve y se siente con un mayor grado de madurez artística. Estamos ante una de las artistas jerezanas que, con pasos más seguros, ha sabido andar por los complejos caminos de la pintura figurativa. Su obra ya no es la de una joven con abiertas y seguras expectativas; es una pintura sabia y solvente y que se ha posicionado en el difícil estamento de la verdad; el único que convence y satisface a casi todos.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios