Lírica

‘La Traviata’ más “extraña” del Real

  • El jerezano Ismael Jordi regresa “feliz” a los escenarios tras la pandemia con la obra de G. Verdi

El tenor Ismael Jordi, junto a la soprano Lana Kos, el pasado miércoles en el Teatro Real de Madrid. El tenor Ismael Jordi, junto a la soprano Lana Kos, el pasado miércoles en el Teatro Real de Madrid.

El tenor Ismael Jordi, junto a la soprano Lana Kos, el pasado miércoles en el Teatro Real de Madrid. / Javier del Real (Madrid)

Ismael Jordi, durante su interpretación. Ismael Jordi, durante su interpretación.

Ismael Jordi, durante su interpretación. / Javier del Real (Madrid)

“Satisfecho aunque raro”. Es el balance que hace el tenor jerezano Ismael Jordi de su actuación el pasado miércoles en el Teatro Real, con ‘La Traviata’ de G. Verdi, en el papel de Alfredo. Una obra para la que también se han tomado las medidas de prevención de seguridad e higiene frente al Covid-19. Y es que actúan un total de cuatro elencos, entre los que está el jerezano, y una semana previa de ensayos. Jordi se subirá también al escenario los días 11, 14, 17, 26 y 29 de julio.

“Tengo una sensación bonita de esta primera función para nosotros. Fue una muy buena función y había bastante público dentro del aforo permitido, que respondió muy bien. Tuvimos unos ensayos al principio y luego 12 días de descanso, así que ya de por sí no era fácil porque no hay esa continuidad de lo ensayos y luego las funciones”, relata Jordi.

Feliz por volver a subirse a un escenario, sí reconoce que todo ha sido un tanto extraño, “y aunque ‘La Traviata’ es la que más he cantado, pues en estas circunstancias pues ha sido raro. Y es que hay escenas en las que el cuerpo te pide o la partitura acercarte más a ella, a Violetta, (en este caso, la soprano Lana Kos) pero aquí había que estar todo el rato mirando el suelo para no salirte de las cuadrículas que hay pintadas de 2 x 2, para que haya referencia de esa distancia, y a veces se te olvida... También el foso de la orquesta es más amplio y el director está más lejos. No hay decorados y todo es más amplio por lo que la voz se escapa, más difícil. No ha sido fácil pero lo hemos disfrutado porque hemos visto una luz, una esperanza de que todo vuelva a funcionar aunque no de cualquier manera porque hay que adaptarse a lo que hay”.

Tras ‘La Traviata’ en Madrid, el cantante pasará unos días en su tierra y luego cantará el concierto del 26 de septiembre en el Teatro Villamarta para celebrar sus 20 años de carrera profesional, con el piano de Rubén Fernández.

Confía en debutar en el Metropolitan de Nueva York el 22 de enero de 2021, tal como ya estaba previsto. El jerezano protagonizará, de la mano de Yannick Nézet-Séguin, la obra ‘Romeo y Julieta’ de Gounod, donde interpretará el papel de protagonista compartiendo reparto con su la soprano norteamericana Nadine Sierra, que hará de Julieta. El Metropolitan Opera House de Nueva York es, sin lugar a dudas, uno de los espacios escénicos de mayor prestigio a nivel internacional, y de los pocos escenarios que faltaban al jerezano por acudir profesionalmente hablando.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios